Los derechos de las mujeres siguen siendo la gran asignatura pendiente en el siglo XXI

  •  En el Día Internacional de la Mujer la igualdad de género protagoniza los mensajes y las reivindicaciones.
  • La ONU llama a los hombres y niños a promover la igualdad de género.
  • Persiste la segregación laboral basada en el sexo y la brecha salarial por motivos de género.
  • Los dispositivos que permiten tanto a hombres como a mujeres conciliar las responsabilidades profesionales y familiares, en particular servicios públicos de calidad para el cuidado de los niños, no existen o son inasequibles para muchas familias.
  • Erradicar la pobreza de las mujeres conlleva una reducción significativa y fundamental de la pobreza extrema en todo el mundo.
  • Frente a la injusticia que afronta la mitad de la población mundial necesitamos dar pasos más grandes y valientes. Ha llegado el momento.

Día de la Mujer, foto ONU web

(Foto: ONU)

Madrid, 8 de marzo de 2014 (Por Trastevere).– Bajo el eslogan “Igualdad para las mujeres progreso para tod@s”, la igualdad de género es hoy la protagonista de las reivindicaciones y mensajes que se han realizado con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer o Día de la Mujer Trabajadora. Junto a la igualdad, otras reivindicaciones reclaman una justa remuneración para el trabajo doméstico y la defensa de los derechos sexuales y reproductivos.

“Hemos logrado un progreso importante” en esta cuestión en los últimos 20 años, señaló Hillary Clinton ayer durante el acto institucional que celebró la ONU para conmemorar el Día Internacional de la Mujer, pero –agregó- “los derechos de las mujeres siguen siendo la gran asignatura pendiente en el siglo XXI…. Ningún país en el mundo, incluido el mío, Estados Unidos, ha logrado una participación completa (de las mujeres). Las mujeres y las niñas siguen siendo la mayoría de los que no tienen acceso a la salud, a una alimentación adecuada y a un trabajo remunerado”.

Esta cuestión ha sido también abordada por Phumzile Mlambo-Ngcuka, Secretaria General Adjunta de las Naciones Unidas y Directora Ejecutiva de ONU Mujeres: Hoy nos unimos a las personas de todo el mundo para celebrar el progreso conseguido a favor de los derechos de las mujeres, el empoderamiento de las mujeres y la igualdad de género. Por otra parte, observamos que el progreso ha sido lento, desigual y, en algunos casos, las mujeres y las niñas se enfrentan a nuevas y más complejas dificultades. Por ello, el Día Internacional de la Mujer también es un día para renovar nuestro compromiso de trabajar más intensamente por la igualdad de género, junto con mujeres, hombres, jóvenes y líderes de naciones, comunidades, religiones y empresas.

En esta línea de renovar el compromiso y en abordar la situación actual se centra el mensaje de Phumzile Mlambo-Ngcuka quien recalca que: “Si actuamos con decisión sabiendo que el empoderamiento de las mujeres y las niñas y el apoyo a su plena participación pueden resolver los retos más importantes del siglo XXI, encontraremos soluciones duraderas a muchos de los problemas que tiene el mundo actualmente. De esta manera, se abordarían sustancialmente desafíos importantes como la pobreza, la desigualdad, la violencia contra mujeres y niñas y la inseguridad”.

Bienestar y crecimiento

Las mujeres, agrega Phumzile Mlambo-Ngcuka, dedican la mayor parte de sus ingresos al bienestar de su familia, sus hijas e hijos. Una mayor participación de las mujeres en el mercado laboral implica más crecimiento económico. Erradicar la pobreza de las mujeres conlleva una reducción significativa y fundamental de la pobreza extrema en todo el mundo.

Si conseguimos que las niñas permanezcan en la escuela más tiempo con una educación de calidad, lograremos que las mujeres jóvenes desempeñen plenamente su función en la sociedad y creen familias, comunidades y democracias más sólidas.

Si fomentamos la igualdad de oportunidades y eliminamos las barreras estructurales que impiden el empoderamiento económico de las mujeres, reduciremos la desigualdad y potenciaremos un crecimiento económico inclusivo.

Si apoyamos una representación equitativa de las mujeres en puestos líderes en procesos de negociación de la paz, en comunidades, en la política, en las empresas y en instituciones religiosas, lograremos un mundo más justo, pacífico y seguro.

Si trabajamos con hombres y niños, y unimos nuestras fuerzas, implicaremos a toda la humanidad en un objetivo que es responsabilidad de todas y todos.

Con la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, recordamos y honramos a aquellas mujeres, quienes, guiadas por mujeres sindicalistas, un día como hoy hace más de un siglo alzaron su voz para reivindicar mejores condiciones laborales, paz y alimento. Sus aspiraciones siguen vigentes hoy en día.

Puesto que el progreso es lento y desigual, continuamos luchando por el cambio. También rendimos homenaje a las innumerables mujeres de todo el mundo que día a día logran transformar la realidad con su quehacer cotidiano, dice la Secretaria General Adjunta de las Naciones Unidas y Directora Ejecutiva de ONU Mujeres.

Casi 20 años después de la Conferencia sobre la Mujer celebrada en Beijing y 15 años después de la Cumbre del Milenio, constatamos con orgullo los logros alcanzados. Hay más mujeres trabajando. Hay más niñas que van a la escuela. Hay menos mujeres que mueren durante el embarazo y el parto. Y hay más mujeres en puestos de liderazgo.

Pero ningún país del mundo ha logrado la igualdad entre mujeres y hombres ni entre niñas y niños, y las violaciones de los derechos de las mujeres y niñas siguen siendo un ultraje. Por ello, tenemos que aprovechar las lecciones aprendidas y la certeza de que la igualdad a favor de las mujeres conlleva el progreso para todas y todos. Tenemos que avanzar con determinación y coraje hacia el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio y la elaboración de una nueva agenda para el desarrollo posterior a 2015.

A estas alturas, no podemos permitir que la mitad de la población se quede atrás. El siglo XXI tiene que ser diferente para todas las mujeres y niñas del mundo. Una niña debe saber que el mero hecho de haber nacido niña no implica tener que sufrir una vida de penurias y escasez. Nuestros esfuerzos deben garantizar que:

ELLA está a salvo de la violencia de género.
ELLA tiene derechos humanos que se respetan, incluidos los derechos reproductivos.
ELLA consigue el empoderamiento económico y en otros ámbitos a través de la educación y la igualdad de oportunidades, participación y liderazgo.

Pido vuestro compromiso en estas tres causas a favor de ELLA.

Demos la vuelta a la historia, apostemos por la justicia.

Hoy, y todos los días, ONU Mujeres defiende firmemente los derechos de las mujeres, el empoderamiento de las mujeres y la igualdad de género.

La igualdad para las mujeres es el progreso para tod@s, concluyó.

Día de la mujer llamada a hombres y niños por la igualdad de género foto ONU webHombres y niños por la igualdad

(Foto: ONU)

Por su parte, el Secretario General de la ONU hizo ayer un llamamiento a los hombres y a los niños de todo el mundo para que promuevan la igualdad de género y los derechos de las mujeres, al tiempo que subrayó que persiste la discriminación contra ellas y las niñas. Ban Ki-moon participó en un evento, en vísperas de conmemorarse este 8 de marzo el Día Internacional de la Mujer, en el que recordó que el próximo año finaliza el plazo para diseñar la agenda de desarrollo para después de 2015 y que los derechos de las mujeres, el fortalecimiento de ellas y la igualdad de género son parte esencial del debate sobre esa agenda, así como los derechos reproductivos y el cese de la violencia de género.

“Es una conversación para todos. Por eso hago un llamamiento especial a los hombres y niños en el mundo para que nos acompañen. Llevad ese mensaje adelante en vuestras casas, lugares de trabajo, escuelas y en vuestras comunidades. Donde los hombres y las mujeres tienen igualdad de derechos, las sociedades prosperan”, señaló Ban en su discurso.

Explicó que ha habido importantes avances en algunos aspectos, como en una mayor presencia de niñas en las escuelas y de mujeres en los parlamentos pero, añadió, “el progreso ha sido demasiado lento y desigual”.

Subrayó que las niñas nacidas hoy seguirán afrontando discriminación y desigualdad en cualquier sitio en que vivan pero, agregó, el mensaje para ellas y para todas las mujeres “es que los derechos humanos no son un sueño”, sino un deber por el que hay que trabajar hasta que se cumplan de manera universal.

En el mismo evento, que coincidió con el lanzamiento de la campaña “El por ella”, el presidente de la Asamblea General de la ONU, John Ashe, resaltó el papel crucial que juega la mujer para lograr un desarrollo sostenible y erradicar la extrema pobreza.

“Ha quedado demostrado en numerosas ocasiones que invertir en las mujeres beneficia a la sociedad por entero”, dijo Ashe y subrayó que la igualdad de género beneficia a todos y que conseguir esa equidad no es una lucha sólo de ellas. Por esto, animó también a hombres y niños “a decir alto y claro que las mujeres tienen iguales derechos y que la violencia de género es inaceptable”.

La gran asignatura pendiente

La antigua Secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Rodham Clinton, que también participó en el acto, recordó la Conferencia sobre la Mujer que se celebró en Beijing hace 20 años y en la que, enfatizó, quedó claro que los derechos de las mujeres son desde luego derechos humanos.

“Hemos logrado un progreso importante”, señaló Hillary Clinton en otro momento de su intervención pero, añadió que los derechos de las mujeres siguen siendo la gran asignatura pendiente en el siglo XXI.

“Ningún país en el mundo, incluido el mío, Estados Unidos, ha logrado una participación completa (de las mujeres). Las mujeres y las niñas siguen siendo la mayoría de los que no tienen acceso a la salud, a una alimentación adecuada y a un trabajo remunerado”, dijo Hillary Clinton.

La directora ejecutiva de ONU Mujeres, Phumzile Mlambo-Ngcuka, manifestó en el acto conmemorativo que el Día Internacional de la Mujer es una ocasión para celebrar los avances logrados, incluido el que las mujeres ahora viven más, aunque reconoció que quedan aún muchos retos por superar.

“Frente a la injusticia que afronta la mitad de la población mundial necesitamos dar pasos más grandes y valientes. Ha llegado el momento”, señaló la responsable de ONU Mujeres.

Dia Mujer derechos_mujer_8_marzo Entreculturas webLa mujer y el mundo laboral

(Foto: Entreculturas)

El Director General de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Guy Ryder ha valorado en su mensaje la situación que vive la mujer actualmente en el mundo laboral.

La información de que disponemos, señala, nos presenta un panorama muy heterogéneo. Se ha avanzado mucho en el ámbito de la legislación nacional, y la mayoría de países han incorporado en sus textos legislativos los principios de igualdad y no discriminación. Muchos gobiernos han adoptado unas políticas activas del mercado de trabajo para luchar contra la discriminación de que son víctimas las mujeres y cada vez son más las organizaciones de empleadores y de trabajadores que aplican iniciativas sobre igualdad de oportunidades y de trato. Algunas mujeres han conseguido progresar y romper el “techo de cristal”.

Al mismo tiempo, sigue existiendo una brecha a menudo profunda y que se resiste a desaparecer. Según nuestro informe Tendencias Mundiales del Empleo 2014, la participación de la mujer en el mercado de trabajo ha aumentado de manera desigual. Así, en las economías desarrolladas, se prevé que las mujeres se beneficien menos de la tímida recuperación prevista a mediano plazo, de forma que de aquí a 2018 su tasa de desempleo se reduciría progresivamente hasta alcanzar el 8,2 por ciento, frente a un 7,6 por ciento en el caso de los hombres. En el África septentrional, la tasa de participación de la mujer en el mercado de trabajo en 2013 apenas era del 25 por ciento, y en Oriente Medio no llegaba al 20 por ciento.

Persiste la segregación laboral basada en el sexo y la brecha salarial por motivos de género. Las mujeres están sobrerrepresentadas en la economía informal, el trabajo precario y los empleos mal remunerados. En la región del Asia Sudoriental y el Pacífico, por ejemplo, la precariedad del empleo afectaba al 63,1 por ciento de las mujeres frente al 56 por ciento de los hombres. En la economía formal, el porcentaje de mujeres que ocupan puestos de dirección sigue siendo bajo, pese a que muchas están calificadas para dichos puestos.

Conciliación familiar

Los dispositivos que permiten tanto a hombres como a mujeres conciliar las responsabilidades profesionales y familiares, en particular servicios públicos de calidad para el cuidado de los niños, no existen o son inasequibles para muchas familias, destaca Guy Rider. En consecuencia, siguen siendo principalmente las mujeres y las niñas las que deben asegurar estos cuidados. Además, una gran mayoría de mujeres sigue sin tener acceso a cuidados de salud maternoinfantil y a otras medidas de protección de la maternidad, lo que las penaliza efectivamente por su función reproductiva.

Los riesgos y las oportunidades para la mujer a menudo varían en función del color de la piel, la religión, la extracción social o el nivel de competencias. Las mujeres no son un grupo homogéneo. Por lo tanto, es importante analizar tanto la situación de los distintos grupos de mujeres en el mercado de trabajo como la manera en que estos grupos, y las mujeres en general, se comportan en comparación con sus homólogos masculinos.

A menudo, los derechos de las niñas y las mujeres se subordinan a los de los hombres; la contribución económica y social que aportan las mujeres está por lo general infravalorada y la percepción de que no reciben el mismo trato que los hombres se ve en ocasiones como un hecho inmutable.

No es sorprendente que el trabajo de las mujeres también sea, simplemente, invisible —físicamente invisible, tal y como sucede, por ejemplo, con las trabajadoras domésticas que trabajan a puerta cerrada—, o que, sencillamente, no figuren en las estadísticas, situación que perpetúa la desigualdad.

Es hora de que cambien las cosas.

Es especialmente importante, sostiene el Director General de la OIT, “ocuparse de las cuestiones que acabo de mencionar en un contexto marcado por una economía mundial cada vez más interdependiente, unos mercados de trabajo que evolucionan a gran velocidad, la incidencia de la migración, y en el que el carácter universal de los derechos y las normas se ve amenazado”.

La OIT -explica en su mensaje- está redoblando los esfuerzos para establecer una sólida base de datos que sirva de referencia común para orientar futuras medidas. Disponer de unos conocimientos sólidos que permitan sustentar los argumentos empíricos contribuirá a que tanto las declaraciones como las políticas sobre igualdad de género tengan más posibilidades de mejorar la vida de muchas más mujeres trabajadoras. Y sabemos que esto también significa unas familias y unas comunidades, y en última instancia unos negocios y unas economías, más fuertes.

Hoy reconocemos la valiosa e indispensable contribución de la mujer al mundo del trabajo. Unimos nuestros esfuerzos a los de todas aquellas personas que luchan por la igualdad de género: juntos, debemos hacer frente al reto común que consiste en coordinar nuestra acción para que no se detengan los avances en la consecución de ese objetivo.
Con todos aquellos que luchan…, concluye el mensaje de Ryder.

Remunerar el trabajo doméstico

El propósito de fortalecer en lo económico a la mujer será una ilusión si no se tiene en cuenta el trabajo no remunerado que hacen en sus hogares, alertó también ayer la relatora de la ONU sobre pobreza extrema, Magdalena Sepúlveda.

Esta experta chilena recordó que en la mayoría de los países, las mujeres, especialmente aquellas que viven en la pobreza, trabajan más horas que los hombres cuando se tienen en cuenta las tareas de cocinar, lavar y cuidar a los niños y ancianos. Sepúlveda subrayó que esas responsabilidades siguen siendo una enorme barrera para la igualdad de género y obstaculizan el ejercicio por parte de las mujeres de sus derechos a la educación, al trabajo decente y a la salud, entre otros.

Esos cuidados deberían ser una responsabilidad social colectiva apoyada por los Estados, en vez de recaer sobre las mujeres, afirmó la relatora, quien -con motivo del Día Internacional de la Mujer- llamó los responsables de diseñar políticas públicas a que se reconozca ese aporte y a tomar medidas para reducirlo y redistribuirlo.

Día de la mujer Logo MI vida, mi salud, mi cuerpo, mis derechos  webAcceso a anticonceptivos

(Foto: Amnistía Internacional)

También con motivo de esta jornada, la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha divulgado hoy una guía para ayudar a los países a facilitar a las jóvenes, a las mujeres y a las parejas la información y los servicios necesarios para evitar embarazos no deseados.

Se calcula que unas 222 millones de mujeres y adolescentes que no desean quedar embarazadas o quieren retrasar su próxima maternidad no usan métodos anticonceptivos.

La OMS señaló el día 6 en un comunicado que todas aquellas mujeres que lo deseen deberían tener acceso a información y a una variedad de servicios de planificación familiar.

En la guía también se sugieren programas de educación sexual orientados a los jóvenes con información científica fehaciente sobre las relaciones sexuales.

La OMS destacó que los adolescentes deberían tener acceso a anticonceptivos sin necesidad de pedir permiso a sus padres o tutores, del mismo modo que las mujeres deberían poder adquirir esos productos sin el permiso previo de sus esposos.

La falta de anticonceptivos pone a 6 de cada 10 mujeres en los países de ingresos bajos en riesgo de embarazos no deseados, explicó la OMS. Las complicaciones en el embarazo y el parto están entre las principales causas de mortalidad en jóvenes de entre 15 y 19 años en países con escasos recursos y los fallecimientos de infantes en la primera semana de vida son un 50% superiores en el caso de madres de menos de 20 años.

El acceso a anticonceptivos permite a las parejas espaciar los embarazos y limitar el tamaño de la familia si así lo desean, precisó la OMS y agregó que algunos datos sugieren que las mujeres que han alumbrado más de cuatro hijos tienen más riesgo de morir por complicaciones en el embarazo o el parto.

 

One Response to “Los derechos de las mujeres siguen siendo la gran asignatura pendiente en el siglo XXI”

  1. MIl gracias, capitán, por tus solidarias palabras.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)