La esclavitud del siglo XXI: el trabajo forzado crece por la crisis y la pobreza

  • La OIT revela que las ganancias ilegales provenientes del trabajo forzoso de alrededor de 21 millones de personas ascienden al triple de las estimaciones anteriores
  • Más de la mitad de las víctimas del trabajo forzoso son mujeres y niñas, principalmente en la explotación sexual comercial y el trabajo doméstico, mientras que los hombres y los niños son sobre todo víctimas de la explotación económica en la agricultura, la construcción y la minería.

 

OIT ganancias actuales por víctimas de trabajo forzoso por sector de explotación webMadrid, 24 de mayo de 2014 (Por Trastevere).-  El trabajo forzoso en la economía privada genera ganancias anuales ilegales de 150.000 millones de dólares, alrededor de tres veces más de la cifra estimada anteriormente, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

 

El informe de la OIT, “Ganancias y Pobreza: Aspectos económicos del Trabajo Forzoso” (Profits and Poverty: The Economics of Forced Labour), señala que dos terceras partes del total estimado de 150.000 millones de dólares, es decir 99.000 millones, provienen de la explotación sexual comercial, mientras que 51.000 millones de la explotación forzosa con fines económicos, que abarca el trabajo doméstico, la agricultura y otras actividades económicas.

“Este nuevo informe lleva nuestro conocimiento sobre la trata, el trabajo forzoso y la esclavitud moderna a un nivel superior”, declaró el Director General de la OIT, Guy Ryder. “El trabajo forzoso es nocivo para las empresas y para el desarrollo, pero sobre todo para sus víctimas. Este informe añade un nuevo carácter de urgencia a nuestros esfuerzos para erradicar cuanto antes esta práctica altamente rentable pero fundamentalmente nefasta”.

Las nuevas cifras se basan en los datos de la OIT publicados en 2012 que estimaban el número de personas víctimas del trabajo forzoso, de la trata y de la esclavitud moderna en 21 millones.

Mujeres y niñas, y explotación sexual

Es importante destacar que las nuevas estimaciones indican que más de la mitad de las víctimas del trabajo forzoso son mujeres y niñas, principalmente en la explotación sexual comercial y el trabajo doméstico, mientras que los hombres y los niños son sobre todo víctimas de la explotación económica en la agricultura, la construcción y la minería.

El reparto de las ganancias generadas por la explotación forzosa con fines económicos es la siguiente:

  • 34.000 millones de dólares en la construcción, la industria, la minería y los servicios
  • 9.000 millones de dólares en la agricultura, incluyendo la silvicultura y la pesca.
  • 8.000 millones de dólares ahorrados por los hogares privados que o no pagan o pagan menos de lo debido a los trabajadores domésticos sometidos al trabajo forzoso.

El informe identifica las crisis de los ingresos y la pobreza como los principales factores económicos que empujan a los individuos hacia el trabajo forzoso. Otros factores de riesgo y de vulnerabilidad comprenden la falta de educación, el analfabetismo, el género y las migraciones.

“Mientras se están registrando progresos en la reducción del trabajo forzoso impuesto por el Estado, debemos dirigir ahora nuestra atención sobre los factores socieconómicos que hacen las personas vulnerables al trabajo forzoso en el sector privado”, señaló Beate Andrees, Directora del Programa Especial de Acción para Combatir el Trabajo Forzoso de la OIT.

Andrees instó a adoptar una serie de medidas dirigidas a reducir la vulnerabilidad al trabajo forzoso, que incluyen:

  • Reforzar los pisos de protección social a fin de evitar que los hogares pobres contraigan préstamos abusivos en caso de una pérdida imprevista de los ingresos;
  • Invertir en la educación y en la formación profesional para incrementar las oportunidades de empleo de los trabajadores vulnerables;
  • Promover un enfoque de la migración basado en los derechos a fin de prevenir el trabajo clandestino y los abusos contra los trabajadores migrantes;
  • Apoyar la organización de los trabajadores, incluso en los sectores e industrias vulnerables al trabajo forzoso.

“Si queremos producir un cambio significativo en las vidas de los 21 millones de hombres, mujeres y niños víctimas del trabajo forzoso, debemos adoptar medidas concretas e inmediatas”, declaró el Director General de la OIT. “Esto significa colaborar con los gobiernos para reforzar la legislación, las políticas y su aplicación, con los empleadores para fortalecer la diligencia necesaria contra el trabajo forzoso, incluso en sus cadenas de aprovisionamiento, y con los sindicatos para que representen y capaciten a las personas en situación de riesgo”.

Apuntes sobre el trabajo forzado

La información presentada en este informe se basa en la definición de trabajo forzoso estipulada en el Convenio sobre trabajo forzoso, 1930 (núm. 29), adoptada en 1930. La definición abarca todas las formas de trabajo o servicio, bien sea formal o informal, legal o ilegal. El trabajo forzoso implica un elemento de coacción (amenaza de una pena) para distinguirlo de la explotación laboral más amplia. El consenso libre e informado de los trabajadores a través de la relación de trabajo es otro elemento importante de la definición.

El Convenio núm. 29 exige a los Estados miembros que el trabajo forzoso sea objeto de sanciones penales, en consecuencia la demanda de trabajo forzoso no es una violación menor de la ley del trabajo, sino un acto criminal. Como tal está estrechamente relacionado con el concepto de trata de seres humanos definido por el Protocolo de las Naciones Unidas para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y niños que complementa la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Transnacional Organizada. El Protocolo tipifica como delito criminal la trata de personas. Todos los fines de explotación de la trata están incluidos en la definición de trabajo forzoso de la OIT, a excepción de la trata con fines de extracción de órganos.

La esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud están definidas por la Convención de las Naciones suplementaria sobre la abolición de la esclavitud, la trata de esclavos y las instituciones y prácticas análogas a la esclavitud (1956) también están tipificadas en la definición de la OIT de trabajo forzoso, con algunas excepciones como el matrimonio forzado, a menos que no de lugar a una situación de trabajo o servicio forzoso.

Las ganancias generadas por el trabajo forzoso son ilegales por definición. Este estudio presenta una nueva estimación mundial de las ganancias producidas a costa de las millones de víctimas del trabajo forzoso hoy día. En 2005, la OIT presentó la primera estimación de las ganancias del trabajo forzoso utilizando los datos sobre el valor añadido en el sector agrícola. La atención se centró en el sector agrícola y en la explotación sexual comercial ya que se partió del supuesto de que la mayoría de las víctimas de trabajo forzoso se encontraban en esas actividades económicas. Las ganancias fueron definidas como la diferencia entre el valor económico añadido promedio y la suma del gasto en pago de salarios y los consumos intermedios. Se estimó que, a nivel mundial, las ganancias anuales obtenidas gracias al uso del trabajo forzoso eran de al menos
44.000 millones de dólares, de los cuales 32.000 millones eran generados por la trata de seres humanos.

Más información sobre el informe de la OIT: 

http://www.ilo.org/global/topics/forced-labour/publications/WCMS_243422/lang–es/index.htm

http://www.ilo.org/global/about-the-ilo/newsroom/news/WCMS_243308/lang–es/index.htm

http://www.ilo.org/global/about-the-ilo/multimedia/video/video-interviews/WCMS_243348/lang–es/index.htm

3 Responses to “La esclavitud del siglo XXI: el trabajo forzado crece por la crisis y la pobreza”

  1. Semana de votaciones al Parlamento Europeo, Noticias, informaciones como estas tendríamos que tenerlas presentes a la hora de ejercer nuestro derecho democrático al voto. Hablas con la gente y es como si diera lo mismo. A la vez que crecen las cifras de la explotación, las cifras de la pobreza real frente al beneficio de otros, crece geométricamente la desidia, la falta de ilusión a la hora de apostar por un partido o por una ideología cercana a algún partido que realmente pretenda abordar con la seriedad que se precisa estas cifras desgarradoras. Mañana habrá una gran abstención, con ello creo, es mi opinión personal, no favorecemos a los mas necesitados. Entiendo que lo que vemos a diario genere una gran incredulidad en el sistema de partidos, pero cambiarlo requiere participación y compromiso. Confío en que vayamos sensibilizándonos suficientemente para afrontar un futuro muy incierto. ¡¡¡Ánimo¡¡¡¡

  2. Querido Pepe: la pena es que los ricos han disminuido un 1% su riqueza y los que no llegamos a fin de mes, somos un 33% más, según noticias recientes que escuchamos en RTVE…

  3. Queridos Mariano y Sra. Flowers, estoy preparando un pequeño post sobre las elecciones al Parlamento Europeo. El debate da para mucho tanto en Europa como en España tras los resultados electorales.

    Como adelanto: El parlamento europeo ha cambiado pero los extremismos han entrado peligrosamente en él. La desesperación de la gente por la falta de trabajo y de salarios dignos, junto con el recorte de derechos sociales, propiciado por la troika, el poder financiero y los Gobiernos con la gestión de la crisis nos ha llevado a ello. El caso de PODEMOS es emblemático (ya veremos si tiene futuro) y su también su proyección en España. Pero el hecho indudable es que en el Parlamento Europeo o cambia la política de los grandes partidos o se tornará ingobernable. El caso de Francia con los partidarios de Le Pen es terrorífico y un claro y urgente aviso a navegantes, como lo es que hayan entrado también en el Parlamento partidos que claramente están en contra de las instituciones europeas.

    En España la alta pérdida de votos por el PP (previsible por el desgaste de gobierno) aunque haya ganado las elecciones, el desplome casi definitivo del PSOE como alternancia clara, la llegada de PODEMOS, la fractura de la izquierda y la situación de Cataluña con una evidente fractura mas o menos por la mitad de la sociedad catalana por la soberanía y el debate independentista auguran momentos complicados. Dicen que de las crisis surgen nuevos caminos y soluciones, pero no tengo claro si nuestros “popes” de la política se han dado cuenta ya, definitivamente, que no se puede seguir así y que estamos hartos, y que nos estamos jugando todo lo que habíamos avanzado en democracia. Un momento preocupante y apasionante…..a un año y pico de las elecciones.

Discussion area - Dejar un comentario