Dissentīre non è dissidēre

Desde el  mes de enero de 2009 publico un artículo  de opinión en la revista 21RS bajo el enunciado genérico de

Dissentīre non è dissidēre

En un máximo de 600  palabras abordo los temas de actualidad que me han llamado la atención en el campo de la información religiosa durante el mes en que la revista ha estado elaborándose.

Dado que algunos seguidores de mi blog “El Trastevere” se han interesado por la posibilidad de acceder a los comentarios publicados en dicha columna, los iré colocando en esta página , con periodicidad mensual tras su correspondiente publicación por 21RS el mes anterior.

Espero que pueda dar así respuesta a las peticiones que me han llegado . Gracias, José Martínez de Velasco

——–

Un simple sello desata la intolerancia 

En cuestiones de creencias e increencias, tan respetables unas como otras, surgen ejemplos de una intolerancia que puede caer en el esperpento. En esta ocasión el fundamentalismo no lo ha puesto de manifiesto ninguna confesión religiosa, sino un grupo de ateos –“activismo ateo gruñón” lo han calificado algunos- que se han opuesto a la edición de un sello dedicado a la Madre Teresa de Calcuta. 

La noticia nos la servía el portal en Internet “Forum Libertas”, a propósito de la campaña organizada por la Freedom from Religion Foundation (FFRF), en los Estados Unidos, que solicita la retirada de un sello dedicado a Teresa de Calcuta porque “Madre Teresa es conocida sobre todo por ser una figura religiosa que dirigía una institución de religiosas”, declaró la portavoz de la FFRF, Annie Laurie Gaylor a FoxNews.com. 

El inocente sello que desató esta polémica debería estar en la calle el próximo mes de agosto con motivo de los cien años del nacimiento de Madre Teresa, reconociendo, según informó el servicio postal de los Estados Unidos, “su labor humanitaria”. 

“Notable por su compasión con los pobres y sufrientes, Madre Teresa, una diminuta monja católica y ciudadana honoraria de los Estados Unidos, sirvió a los enfermos y desposeídos de la India y del mundo durante casi 50 años. Su humildad y compasión, así como su respeto al valor innato y la dignidad de la humanidad, inspiró a gente de todas las edades y trasfondos para trabajar por el bien de los más pobres del mundo”, decía textualmente la nota de prensa que anunció la edición postal. 

A la portavoz de la FFRF estos motivos le parecieron banales, y argumentó también contra el indudable reconocimiento internacional a la figura de la fundadora de Misioneras de la Caridad que al recibir el premio Nobel, Madre Teresa hablaba como católica, incluyendo su discurso “anti-aborto” al recoger el galardón sueco. 

Y para que no faltara nada a esta perla de la intolerancia, Gaylor se refería también a “controversias” respecto a su labor al final de la vida de la religiosa: “Dicen que tenía los medios para atender mejor de lo que hacía…y pienso que mucha gente diría que lo que ella hacía era promover la religión, y que lo que quería era bautizar gente antes de morir, y eso no tiene el propósito secular adecuado para un sello”. 

Sellos en otros paises 

No son los primeros sellos que se han editado sobre Madre Teresa. Lo han hecho en Bhutan, con una monarquía oficialmente budista; lo han hecho en Comores y en Yibuti (religión musulmana), lo han hecho en la India y en Macedonia (ortodoxa) sin considerar que la religiosa era albanesa de nacimiento. 

Si las religiones, demasiadas veces en conflicto y con persecuciones terribles contra los fieles de otra confesión, han sido capaces de superar esas disputas para reconocer los méritos solidarios de Madre Teresa, el último argumento de Annie Laurie Gaylor, aseverando que las dificultades para que se dedique un sello a una personalidad, y se haya editado en este caso, habla “del poder de la jerarquía católica romana”, es sencillamente lamentable. 

Siempre he respetado el derecho de cada uno a creer o no creer, a profesar una religión o a declararse ateo, pero cuando se riza el rizo y se llega al esperpento como en esta ocasión, resulta obligatorio hablar de argumentos fundamentalistas por no calificarlos de estupidez. 

Afortunadamente, otros ateos, calificaron la campaña de la FFRF de “hipócrita” y de “pasarse de la raya”. Yo creo, simplemente, que se trata de una muestra más del sinsentido y de la cerrazón humana. (Publicado en Marzo de 2010)

 

La teología de Dios

El día que la tierra tembló la vida se detuvo para cientos de miles de personas que murieron aplastadas bajo los escombros de sus casas o de sus centros de trabajo. Todas sus miserias de pobres entre los más pobres quedaron enterradas para siempre y el futuro truncado. No les dio tiempo ni a preguntarse por qué. Posiblemente nos les dio tiempo siquiera para rogar a su Dios, el que fuera, para que detuviese la terrible destrucción de las fuerzas desatadas de la naturaleza. 

Se hacía difícil mantener la mirada ante las hileras de cadáveres, ante las manos o piernas que entre los escombros indicaban que un cuerpo estaba enterrado. Las imágenes dantescas que llegaban de Puerto Príncipe sólo reflejaban tragedia, desesperación y abandono en los rostros de los que, supervivientes pero todavía enajenados, demandaban a gritos ayuda para rescatar a sus seres queridos. 

El día que la tierra tembló en Haití fue inevitable preguntarse ¿dónde está Dios?… Yo también me hice la misma pregunta desde mi cómoda posición frente al televisor de mi casa. ¿Por qué siempre les toca a los mismos, a los que menos tienen? Y por que se les había robado hasta los sueños en una situación mejor para sus hijos. 

Eran preguntas duras, inevitables ante tanta impotencia. No valían los argumentos teológicos para responder al por qué de tantas víctimas, de tantos inocentes muertos. Sólo una reiterativa pregunta ante la sensación total de vacío y desesperanza, que sólo llevaba a una respuesta: ¿por qué, si existes, permites esto?. 

Olvidaron sus diferencias 

Superados los primeros momentos de desconcierto el mundo se movilizó, empezó a organizarse la ayuda humanitaria, a programarse los vuelos para trasladarla… y los países olvidaron sus diferencias. Por unos días sólo existía una idea común, un objetivo único y solidario: llegar cuanto antes, ayudar con todos los medios posibles, recuperar la vida donde no había más que cadáveres, dar esperanza donde no existía más que desolación. 

Las imágenes ofrecieron los primeros signos de que todavía existía una tabla de salvación a la que asirse: los equipos de rescate habían recuperado, milagrosamente tras dos días enterrada, una vida inocente de entre los escombros, una niña que ante tanto horror había encontrado al fin un vínculo al que aferrarse. Una nueva esperanza para el fututo y un motivo para superar la desesperación. La vida emergía de nuevo. 

Dios estaba allí, en aquella niña, en aquel equipo de rescate que había encontrado un significado para su entrega, en cada una de las personas que se afanaban en recuperar vida, en sanar heridas de cuerpo y alma, en las gotas de agua que se vertían con mimo en los labios de los que aún seguían atrapados. Dios se mostraba real, cercano. No estaba en los recursos teológicos, ni en las disquisiciones filosóficas sobre el bien y el mal, sino que se hacía visible en la actuación solidaria de tantas personas que creyentes o no, pecadores o no, ejercían la caridad y el amor aunque ellos lo llamasen solidaridad. El mundo, por unos días, se había empapado de Dios y todos los hombres y mujeres se hicieron uno. 

Hizo falta que la tierra temblase, que cientos de miles de personas perdieran prácticamente lo único que tenían, su vida, para que la humanidad olvidara sus absurdas y muchas veces artificiales e interesadas diferencias, para que todos recordáramos que existen países, seres humanos, que viven bajo los límites de la supervivencia. Y que Dios, razón, fuerza y esperanza en el futuro, estaba en cada uno de los hombres independientemente de su raza u origen, de sus creencias o increencias. (Publicado en Febrero de 2010)

 

Cuestión de estética

 A veces una sonrisa, una mano tendida, una muestra de interés, un gesto de atención o los pequeños detalles pueden hacer milagros en un mundo tan necesitado de ellos y pueden acabar con muros y barreras. Por el contrario, la arrogancia, el envanecimiento, el menosprecio o la indiferencia, consiguen el fenómeno contrario y llevan a la división, a la incomprensión y al enfrentamiento. 

Parece como si una parte de nuestros prelados se hubiesen empeñado en mantener a la sociedad en la crispación permanente, y no sólo a ésta sino también a la institución misma. Qué pensar sino cuando la mayoría de los párrocos guipuzcoanos descalifican a su obispo sin darle tiempo siquiera a tomar posesión. 

Ciento treinta y un religiosos de la diócesis San Sebastián, entre ellos 85 de los 110 párrocos de Guipúzcoa y 11 de los 14 arciprestes, han hecho público su malestar por el nombramiento de José Ignacio Munilla como sucesor de Uriarte mediante una carta firmada con nombres y apellidos, en la que  consideran que “en modo alguno es la persona idónea para desempeñar el cargo de obispo” de la Diócesis. 

A nadie se le oculta que la Diócesis tiene problemas y que muchos de sus curas comulgan con el nacionalismo -lo que, a priori no debería llevar a nadie a rasgarse las vestiduras-. Pero, que este nombramiento no parece la mejor solución, a la vista está. ¿Resultaba imposible buscar un candidato que no se convirtiese en un elemento más para atizar el fuego?. 

Templar y mandar 

El cardenal Rouco, y algunos dirigentes de nuestra Iglesia católica deberían darse cuenta –y hablo en términos taurinos aprovechando la polémica por la fiesta en Cataluña- que a la larga es mucho más eficaz templar antes que mandar. 

Se trata simple y llanamente de una cuestión de estética: de sustituir la soberbia por la humildad, el imponer por el convencer, la condena y la descalificación por el respeto y el interés por escuchar las razones del otro intentando siempre agotar el diálogo en busca del consenso. Eso es lo que contribuye a construir una sociedad mejor para todos y una Iglesia participativa en la que quepan todos. 

¿O no es también una cuestión de estética el evitar los símbolos franquistas en la misa celebrada en Paracuellos del Jarama por los mártires de la Guerra Civil, y en la que ofició Juan Antonio Reig, titular de la diócesis de Alcalá de Henares, bajo la enseña preconstitucional. 

El obispo Reig, está centrado ahora en preparar la misa concentración de las familias (en este caso con presencia europea) el 27 de diciembre en Madrid y en la que Kiko Arguéllo y su Camino Neocatecumenal aspira a recuperar el protagonismo que, por prudencia, se le quitó el pasado año. 

En aquella ocasión Rouco estuvo lúcido en la prudencia. Ahora sus colaboradores están preocupados por preservar su imagen pública que los últimos acontecimientos están deteriorando. 

Esperemos a ver los titulares. La templanza y la estética -sin que esto signifique renunciar a los principios y creencias propias- deberían presidir el desarrollo del acto eucarístico porque ya no tenemos al Nuncio Monteiro para suavizar las relaciones con el Gobierno delante de un “caldito”, y su sustituto Renzo Fratini todavía no ha presentado cartas credenciales e ignoramos, por el momento, si le gustan ese tipo de cenas. (Publicado en Enero de 2010)

 

 Tender puentes 

Hoy quiero tender puentes. Por ello no voy a hablar de la foto del cardenal Rouco –la segunda ya- con lo más granado del empresariado español para conseguir ayudas para la Jornada de la Juventud el 2011; ni tampoco voy a hacerlo de la entrega por Mendoza de la Universidad Católica de Murcia a la FAES del PP y Aznar, y ni siquiera voy a romper una lanza a favor del Instituto Borja de Bioética a pesar de que los de siempre quieren cerrarlo. NO, hoy sólo toca hablar de tender puentes, y no de herejías y excomuniones. 

La XVI Asamblea de la Conferencia de Religiosos ha abordado con decisión y esperanza la renovación de sus cargos. El mensaje del Vaticano, en palabras de Hernández Sola, Delegado del Cardenal Franc Rodé, fue claro: “afronten sus trabajos con gran apertura al Espíritu, dejándose invadir por su luz, por su paz y por su ansia de comunión” y recuerden que “siempre, pero hoy especialmente, España necesita una Iglesia unida, convencida de la misión importante que tiene con su pueblo”. 

Tampoco se perdió por las ramas el obispo de Jaca-Huesca, Jesús Sanz: “cada año que vengo aquí me viene de pronto la necesidad mientras os miro, de desmentir palabras que otros ponen en mis labios, o intenciones que otros colocan en mis manos. Y tanto a mí como a mis hermanos Obispos, nos dibujan como si fuéramos una especie de caciques conspiradores que tienen en el punto de mira a la vida religiosa a la que ni aprecian ni la dejan vivir, cuyo máximo objetivo es tenerla bajo control…”.

…“Pero en lugar de desmontar lo que increíblemente otros inventan desde sus plumas envenenadas, desde sus mentes calenturientas, desde sus guerras y barricadas, me parece más sencillo deciros una vez más que la Iglesia en los ojos de los sucesores de los Apóstoles os mira con esperanza, con gratitud, sabe brindar con vuestros gozos y sabe entristecerse por aquello que os daña. La ayuda que podáis necesitar para superar dificultades o aguardar pacientemente el don de Dios, no pasa por desmarcaros de vuestros pastores, de mirarnos con recelo como si fuéramos sospechosos del síndrome del gran gendarme”. 

En comunión 

Como no podía ser de otra manera, la Asamblea respondió de nuevo con esperanza de diálogo y de comunión. Y así quedó meridianamente claro en la intervención del provincial de los jesuitas en España, Elías Royón, elegido nuevo presidente de CONFER: …”Hemos de reconocer que, a pesar del camino recorrido, estamos todavía escasos de palabras ‘puente’, de signos, de actitudes, de diálogo confiado que conviertan en constructiva la tensión normal, presente en ocasiones, a causa de la doble dimensión, jerárquica y carismática, que constituye la comunión eclesial”. 

“CONFER desea responder a estas llamadas del Espíritu con sencillez pero con decisión. Quiere comprometerse a tender puentes y a ser mediación en el interior de la Vida Consagrada…., e igualmente fomentar la comunión eclesial entre todos sus componentes…”. 

Tendemos puentes. La Iglesia, la sociedad española y el mundo lo demandan con urgencia. Los próximos meses se ocuparan de demostrar si las intenciones responden a los hechos por parte de todos… Por qué me queda el convencimiento de que los puentes, necesariamente en la diversidad, siempre los tienden los mismos y terminan desmoronándose por el mismo pilar. (Publicado en diciembre de 2009)

 

¿Hemos limpiado ya nuestra casa común? 

Silvano Tomasi, observador del Vaticano ante la ONU, nos ha sorprendido con una declaración desafiante y provocativa, incluso cínica, emitida tras una reunión del Consejo de Derechos humanos de las Naciones Unidas en Ginebra: “Nosotros ya hemos limpiado nuestra casa, que otros limpien la suya”. 

El ilustre representante de la Santa Sede aludía a los casos de pederastia en la Iglesia católica, sugería a las demás religiones que hiciesen lo mismo e informasen a los medios de comunicación, e introducía una hermosa perla para los anales del malabarismo en la oratoria: “no se debería hablar de pedofilia, sino de efebofilia, es decir, de relaciones entre varones adolescentes que se atraen entre sí”. 

No quiero extenderme en una cuestión sobre la que ya tiene bastante la Iglesia de Pedro con la visita apostólica a los Legionarios de Cristo y con otras investigaciones pendientes, pero la afirmación sobre la higiene de “nuestra casa” me ha trasladado a la “limpieza” de los disidentes a la que estamos asistiendo en nuestra santa, católica y romana casa para recuperar las viejas, en muchos casos trasnochadas, esencias de la ortodoxia. 

Cuando cierro esta crónica está a punto de celebrarse una nueva concentración contra la reforma de la ley del aborto propuesta por el Gobierno. La mayoría de nuestros pastores han expresado públicamente su apoyo, han animado a participar en la misma y alguno como D. Demetrio Fernández, obispo de Tarazona, ha advertido de que con la legalización del aborto se desata “un verdadero desastre ecológico” que hace de Europa “un continente enfermo de muerte”. 

No pretendo defender la nueva ley y desearía que ninguna mujer se viese abocada a tomar la decisión de poner fin a su embarazo. Pero, dicho esto, creo que la radicalización de las posiciones sólo conduce a agravar el problema, a dañar más a las que se quiere proteger, y a cerrar las puertas a un debate cada vez más necesario en una sociedad que demanda con urgencia más alternativas y soluciones y menos gritos y crispación. 

Condenar al silencio 

Muchos de los que convocan a estas manifestaciones han presionado para que se silencie y se reconduzca a la benedictina Teresa Forcades que une a su condición de religiosa la de doctora en Teología y en Salud Pública, especialista en Medicina Interna por la Universidad de Nueva York. 

Son los mismos que presionan para que se silencie al jesuita Juan Masiá, teólogo y experto en Bioética. Son los que arremeten contra los teólogos y teólogas de la Juan XXIII, los que desprecian al colectivo de Redes Cristianas, y los mismos que han presionado para que Dolores Baigorri, concejala independiente en el Ayuntamiento de Ablitas (Navarra), “haya sido invitada por coherencia a abandonar su iglesia“ por oficiar bodas civiles en el ayuntamiento en razón de su cargo. 

Pensamiento único y uniformidad. Gritos y manifestaciones. Mi verdad única frente a la de los demás. Esa es la Iglesia que estamos construyendo. ¿Hemos limpiado de verdad nuestra casa?, ¿por qué los que gritan no convocan, aunque sólo sea una vez, una manifestación contra la pederastia?. No se trata de una opinión distinta, ni de una cuestión de relativismo o heterodoxia, ni de una nueva ley del Gobierno de turno. Se trata, al margen de consideraciones éticas y morales, de un delito que, a pesar de Silvano Tomasi, no se ha limpiado de la casa.  (Publicado en noviembre de 2009)

 

Nuevo curso con viejas cuestiones

Todo vuelve, y con el regreso a la rutina tras las vacaciones veraniegas, suenan otra vez tambores de conflicto entre la Iglesia y el Gobierno. La reforma de la ley de Libertad Religiosa será el principal escollo de un año que nos deja huérfanos de diálogo con la marcha del Nuncio Monteiro de Castro. 

No parece que el nuevo curso vaya a cambiar el tono y el fondo del debate sobre las cuestiones que quedaron vivas, más o menos aparcadas, con motivo de las vacaciones veraniegas. 

La Secretaria de la Provincia Eclesiástica de Madrid y miembro del Consejo Escolar del Estado, María Rosa de la Cierva, regresó de sus vacaciones y, sin dar tregua a un cambio de chip escalonado, denunció la “obsesión del Gobierno de querer erradicar la religión católica y todo lo que tenga que ver con ella” de esta España que algunos todavía añoran como confesional. 

En la entrevista, y según la versión del portal Análisis Digital (portavoz oficioso del arzobispado de Madrid), De la Cierva calificó de “ignorantes” las declaraciones del ministro de Justicia, quien había hecho referencia durante el mes de agosto, al referirse a la reforma de la ley de Libertad Religiosa, a que la idea del Gobierno es que en los colegios públicos no exista ningún símbolo religioso. 

La poderosa mano derecha del cardenal Rouco hizo alusión a la Constitución y concretamente al artículo 16.3 que hace referencia a las relaciones del Estado con la Iglesia católica, y en ese contexto invitó al ministro de Justicia, Francisco Caamaño, a realizar una visita a cada una de las aulas de una escuela pública, ya que en cada una de ellas hay objetos y símbolos que tienen que ver con la materia que se imparte. ¿Acaso en la clase de religión tienen que estar las paredes vacías?, se preguntó. 

“El ministro de Justicia, el de Educación y el presidente del Gobierno deben velar para que los principios de libertad religiosa se cumplan”, señaló. “No se puede tomar la postura de atacar y suprimir cualquier opción religiosa, eso no es laicidad, es un ataque exagerado”, denunció. 

Tras recordar que España es un país con mayoría católica y que más del 80 por ciento de los padres piden la religión y moral católica para sus hijos, afirmó que “el Gobierno no sólo no fomenta la libertad religiosa, sino que quiere erradicarla”… 

Previamente a las declaraciones de la religiosa, algunos obispos habían venido alertando ya sobre la reforma, a pesar de que la Conferencia Episcopal ha afirmado que no conoce el texto que se está elaborando. El titular de la diócesis de Almería, Adolfo González Montes, había denunciado que “cuando se pretende igualar las religiones, como si todas tuvieran el mismo significado histórico y social en la génesis y desarrollo de un pueblo, se evidencia la falacia de un igualitarismo de falso cuño democrático”. 

Para el prelado la intención de igualar las religiones “desplaza el significado histórico y social de la religión hacia el limbo de una sociedad sin historia y sin cultura”. 

Nos dejó huérfanos de diálogo el Nuncio Manuel Monteiro por su traslado a Roma: Pero ante el invierno en puertas, la crisis y la gripe, les recomiendo como antídoto, de vez en cuando, un moriles con un caldito compartido con la familia y los amigos. Seguro que nos lo merecemos.¡Feliz regreso a todos!. (Publicado en octubre de 2009)

 

En situaciones de crisis… decir siempre la verdad 

En marzo fue nombrado director de Comunicación de la Jornada Mundial de la Juventud Madrid-2011. Licenciado en Derecho, Doctor en Filosofía por la Universidad de Navarra, Máster en Comunicación Institucional por la Universidad Pontificia de la Santa Cruz y director del IESE en Madrid.

Se trata de Yago de la Cierva y con este currículo, decisión y savoir faire se dispone a vender para el mundo la JMJ. Los rigores del verano reunió a la Asociación de Periodistas de Información Religiosa (APIR) con el flamante director de la JMJ en torno a una mesa, no en El Trastevere, sino en el local amigo de la c/Amnistía que regenta con simpatía y buen hacer nuestro amigo Cristóbal. 

La velada informal fue rica en información “off the record” sobre la comunicación y la Iglesia católica. Yago de la Cierva, “rara avis”, habló con franqueza, de forma directa y con buen humor. Algo a lo que los informadores religiosos estamos cada día menos acostumbrados. 

Sobrino de María Rosa de la Cierva –su “augusta tía”- como él la denomina, su nombramiento despertó recelos, pero su elección –dice- vino de mucho más arriba. No le asustan los periodistas y está demostrando que sabe metérselos en el bolsillo. Cuenta con ellos y así lo dejó meridianamente claro, al igual que lo ha venido haciendo en entrevistas personales desde su llegada. Su teoría es muy simple “cuando surge una crisis, la respuesta no es el silencio ni la ocultación, sino decir la verdad”.

Sus armas para la JMJ muy claras: un proyecto participativo y audaz –que ya ha presentado-, medios para sacarlo adelante, mucha profesionalidad, decisión y no dejarse amilanar por las circunstancias adversas y las zancadillas. Lo tiene difícil pero puede lograrlo.  

En octubre me veo de nuevo con uds., y la APIR con Yago de la Cierva, en esta segunda ocasión para trabajar ya en la comunicación de la JMJ. Suerte para Yago y feliz verano para todos. (Publicado en agosto de 2009)

 

Dos imágenes y una sola Iglesia

Miles de personas de todos los credos y de todas las clases sociales, han desfilado estos días ante el cuerpo sin vida del cooperante Vicente Ferrer para darle su último adiós durante su velatorio en Anantapur (India). 

Pocos días antes del fallecimiento del exjesuita, el cardenal y arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco, se fotografío con los grandes banqueros y empresarios que el pasado mes de marzo pusieron en marcha “Madrid Vivo” para  combatir la raíces morales de la crisis económica y contribuir a que la capital de España sea la ciudad de los valores de cara al 2011. 

Father Ferrer, multiplicando los peces y los panes de la solidaridad y liberando de la ceguera del egoísmo a miles de personas -en palabras del P. Ángel García- , permanecerá vivo en la memoria de todos porque su vida incardinada con los más pobres ha transformado millones de otras vidas condenadas al olvido y la miseria, irradiando el auténtico Evangelio de Cristo desde Anantapur al resto del mundo. 

¿Por qué tengo la impresión de que la imagen de las riadas humanas para agradecer su obra a Vicente Ferrer constituye el mejor testimonio de la entrega y del Amor con mayúsculas? y ¿por qué tengo la sensación de que la foto del cardenal Rouco con los poderosos del mundo económico pretende cambiar el mundo para dejarlo de nuevo como está en manos de unos pocos?. 

¿Será porque, como dice el Foro de Curas de Madrid, las instituciones y entidades financieras representadas en “Madrid Vivo” mantienen unos dogmas económicos neoliberales y unas prácticas financieras que están en el origen de la crisis y no tienen en cuenta las orientaciones de la Doctrina Social de la Iglesia?.   Ambas imágenes hablan de la misma Iglesia, pero son dos formas distintas de aplicar el Evangelio. (Publicado en julio de 2009)

 

Legionarios de Cristo… una de cal y otra de arena 

En su reciente viaje a Tierra Santa, Benedicto XVI bendijo la primera piedra del Magdala Center (un futuro hotel para peregrinos) de la Legión de Cristo a orillas del mar de Galilea. El Servicio de Información del Vaticano (VIS) sólo informó de pasada de este hecho, sin apuntar siquiera que el centro pertenece a los Legionarios de Cristo. 

La sencilla y emotiva ceremonia, en palabras del servicio de información de la LC, se llevó a cabo al finalizar el Papa su visita al Instituto Pontificio Notre Dame de Jerusalén cuya gestión, desde hace cuatro años, está también encomendada a la Legión de Cristo. 

En la ceremonia estuvieron presentes el Cardenal Tarcisio Bertone, Secretario de Estado de la Santa Sede; el Patriarca de Jerusalén, Mons. Fouad Twal; el Nuncio de Su Santidad en Israel, Mons. Antonio Franco, así como el P. Álvaro Corcuera y el P. Luis Garza Medina, director general y vicario general de los Legionarios de Cristo, respectivamente.

 Se da la circunstancia de que el P. Luis Garza Medina estuvo al lado de Maciel prácticamente desde que este iniciara la fundación de la Legión de Cristo, que se habló de él como posible sustituto y que ha sido acusado por las víctimas de Maciel de ser uno de los encubridores de las actividades por las que el fundador fue condenado por la Santa Sede. 

Los centros de la congregación religiosa que fundara Marcial Maciel junto con el Regnum Christi reciben en estas semanas a los “visitadores” para que “superen las dificultades existentes” tras la investigación realizada por la Santa Sede por las acusaciones de pederastia contra el fundador y la reciente confirmación de que tuvo una hija. 

Ante esta situación, llama la atención que el Papa haya participado directamente en este acto, dando así oxígeno a una congregación desde hace tiempo, pero más ahora con la visita apostólica, “bajo sospecha”. (Publicado en Junio de 2009)

 

 

A los obispos no les gusta el Reiki

En nuestra Iglesia del no ya se ha abierto otro frente de batalla. Los obispos estadounidenses han hecho públicas las “Directrices para la evaluación del Reiki como terapia alternativa”, declarándola contraria a los principios cristianos.  

Ignoro si el problema viene de que Obama la practica o de que algún colectivo de médicos católicos se ha quejado porque les quita clientes. El caso es que el Reiki resulta inaceptable para las instituciones sanitarias católicas.  

Se trata de una terapia de sanación puesta en práctica en Japón por Mikao Usui, en torno a 1920. Parte de que la enfermedad es la manifestación de algún tipo de desequilibrio en la energía vital del individuo, y para corregirlo el maestro coloca sus manos en determinadas posiciones sobre el cuerpo para facilitar el flujo de esa energía universal. 

Aunque algunos estudios científicos dicen que el Reiki carece de eficacia y de una explicación científica, sus adeptos crecen y su técnica se utiliza ya en clínicas y hospitales del mundo, como en el Ramón y Cajal de Madrid, donde se esta comprobando su eficacia en pacientes, principalmente de cáncer. 

Los obispos contraatacan con que el Reiki es diferente de la curación divina, y explican que el poder de curación del médico Reiki está a disposición del ser humano, mientras que para los cristianos el acceso a la curación divina se hace a través de la oración a Cristo como Señor y Salvador. Tras esta aseveración científica declaran el problema insoluble y añaden que un católico que ponga su confianza en el Reiki “estaría actuando dentro del ámbito de la superstición, esa tierra de nadie que no es ni fe ni ciencia”. 

Siempre en la disidencia, voy a probar el método para superar la angustia espiritual que me produce tanto no. Prometo que si el Reiki no devuelve la paz a mi espíritu, volveré a la terapia de la confesión para recobrar mi equilibrio interior. Les tendré informados. Mientras tanto, recomiendo a algunos prelados el Yoga o alguna otra técnica de relajación oriental. (Publicado en mayo de 2009)

 

Excomunión…¿sí?¿no?… ¿En qué quedamos?   

El caso de la niña violada por su padrastro y a la que le ha sido practicado un aborto legal en Brasil, ha introducido una polémica más en esta Iglesia convulsa –algunos dicen que afronta una crisis de autoridad y otros, que se debate en permanente contradicción- ante la excomunión lanzada contra la madre y los médicos que practicaron la operación. 

En plena polémica, monseñor Rino Fisichella, nada más y nada menos que el presidente de la Academia Pontificia para la Vida, publicó un artículo en la portada de L’Osservatore Romano en el que, dirigiéndose a la niña, decía: “Son otros los que merecen la excomunión y nuestro perdón, no los que te han permitido vivir y que te ayudaron a recuperar la esperanza y la confianza“. 

Para el arzobispo italiano, el caso de esta niña violada es una historia más de la violencia cotidiana que ha llegado a los medios “sólo porque el arzobispo de Olinda y Recife se movió apresuradamente para declarar la excomunión” y, como consecuencia, “se ha resentido la credibilidad de nuestra enseñanza, que a muchos les ha parecido insensible, incomprensible y privada de misericordia“. 

Confieso que tras los últimos exabruptos en torno al mal denominado “bebe medicamento” de Sevilla, o el caso Eluana, estas palabras me abrieron a la esperanza de que mi Iglesia católica olvidaba por un momento el no, y cambiaba el juicio negativo por la acogida, la caridad, la cercanía y la esperanza. 

No era así, como se preocupó de recordarme el arzobispo Fisichella cuando seguí leyendo su artículo: “El aborto no espontáneo siempre ha sido y continua siendo condenado a la excomunión, que es automática. No era necesaria, a nuestro juicio, tanta urgencia en dar publicidad a un hecho que se da de manera automática”.  

Así estamos. Con publicidad o sin ella, y a pesar de Fisichella, seguimos igual de anatematizados.  (Publicado en abril de 2009

  

 

Predicar y no dar trigo 

Magistral la ponencia del  portavoz del Vaticano,  Federico Lombardi, en Madrid sobre “Los medios de comunicación católicos: la experiencia comunicativa de la Santa Sede”. Toda una lección teórica de lo que debe ser la relación entre la Iglesia y los comunicadores.  

En la sede de la Conferencia Episcopal, ante la Asamblea anual de responsables de medios diocesanos, desgranó las premisas claves de lo que debe ser una política de comunicación de la Iglesia hacia el exterior: credibilidad, que se basa en “decir siempre la verdad”, incluso ante preguntas difíciles; abandonar la actitud “temerosa y de prejuicio negativo”, buscar la cercanía con los profesionales y conocerlos, cuidar la presencia en los medios “no es un lujo sino un deber”, transmitir el mensaje con “lenguaje claro y comprensible”; informar en tiempo real, sin olvidar la inmediatez de Internet, y, si es posible, “dar la noticia los primeros, antes de tener que correr tras una información incorrecta”. 

Y la advertencia de un experto: “no hay nada peor que pensar que se puede mejorar una situación de crisis faltando a la verdad”. Hay que dar una respuesta rápida, con los datos concretos y verificados de que se disponga, porque el “escabullirse y la reticencia generan desconfianza y sospecha”.

La teoría, ¡chapeau!, de manual.  ¿Por qué, si se saben tan bien la letra, la música no suena igual? ¿Por qué el desastre informativo durante la presencia de Bertone en Madrid. ¿Por qué los medios parecen siempre el enemigo?, ¿por qué el error siempre está en ellos y no en las fuentes?, ¿por qué se abusa del comunicado y nunca de la entrevista o de las declaraciones?, ¿por qué eludimos siempre las respuestas?.  ¿Por qué ante la disyuntiva artificial de buenos o malos, no abandonamos la desconfianza y el recelo, y añadimos la letra a la música?  Nos falta trigo y nos sobran prédicas. (Publicado en marzo de 2009) 

 

Con Tintín y en autobús  

 

 Cada vez envidio más a esas personas que salen a la calle con sus cascos a modo de discretas orejeras, escuchando su música o el curso de idiomas pasados de decibelios. Es una costumbre que cada día se muestra más sana –salvo la previsible pérdida de audición- para encerrarse en su mundo y evitar padecer con polémicas artificiales, absurdas o estériles.

“Probablemente Dios no existe, deja de preocuparte y disfruta de la vida”, nos dicen colectivos ateos desde los autobuses. “Disfruta de la vida con Dios”, “Dios sí existe. Disfruta de la vida en Cristo”, responden obispos, abades, pastores evangélicos y colectivos católicos.

Si Dios creador existe, ¡maravilloso!; si Darwin tenía razón en su teoría sobre la evolución de las especies,¡perfecto!. Estoy seguro de que Dios y Darwin, la divinidad y el hombre pueden coexistir y convivir sin problemas, que es lo mismo que apostar por la convivencia en paz y respeto de creyentes y no creyentes.

Reivindico mi derecho a seguir disfrutando de mi rutinario y duro viaje en autobús sin abrumar mi cabeza y mi conciencia con cuestiones teológicas o metafísicas difíciles de demostrar. Existen otros momentos del día y de la existencia para ello. Pero en el autobús, tras unas escasas horas de sueño, sólo me caben ya la agenda del día y mi libro con Tintín, Milú y el capitán Haddock. 

No se empecinen también en otra polémica absurda sobre si el joven reportero de Hergé es gay o no, como debaten ahora el psiquiatra francés Serge Tisseron en L’Observatore Romano y el ex diputado conservador británico Matthew Parris en el Times. Evítennos polémicas absurdas y ocupémonos, con seriedad y celeridad, de parar la masacre de Gaza.

Esta sí que no es una polémica estéril y que requiere el esfuerzo de todos. El pueblo palestino y la humanidad en su conjunto, nos lo agradecerán. Si Dios existe, sonreirá con ello, y si no, al menos –que no es poco-, nos sonreirán las madres y los niños palestinos e israelíes. (Publicado en febrero de 2009

 ¿Qué polémica?… Lombardi dixit 

 Hemos conmemorado el 60 Aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y son muchos los que opinan que si hubiese que firmarla hoy no habría consenso posible.

 Imagínense si a la lista actual sobre el papel -aunque las más de las veces el papel esté mojado o borroso- decidiésemos colarle algún “derechito” más, aunque sólo fuese para ponernos al día después de 60 años: adiós Declaración.  

Algo similar ocurre con la propuesta francesa para despenalizar la homosexualidad. Celestino Migliore, representante de la Santa Sede ante la ONU, afirmó en Nueva York que “una declaración política de ese tipo crearía nuevas e implacables discriminaciones”, y, a la vez, “pondría en la picota a los países que no consideran matrimonio las uniones homosexuales”. Pero eso sí, recordó, el Catecismo de la Iglesia “es partidario, desde hace tiempo, de evitar toda marca de injusta discriminación contra las personas homosexuales”.  

Desatada la polémica, el portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, respondió rápido y claro: el documento no ha sido presentado, “por tanto, me parece que no hay motivo para desencadenar polémicas sobre un texto del que todavía no se conoce oficialmente el contenido”  La Santa Sede, puntualizó, no está a favor de “una legislación que penaliza la homosexualidad”, pero “se opone a que se añadan otras cláusulas que lleven a decir que todas las orientaciones sexuales deben ponerse al mismo nivel en todas las situaciones y en relación a todas las normas”.  

Pues a ver cómo resuelven el acertijo: o votan a favor de la despenalización y paralelamente se oponen en el texto al matrimonio homosexual (derecho legal en algunos países) -menuda paradoja-, o votan en contra y niegan la mayor. ¿Los DERECHOS son iguales para todos?… ¿Ampliamos la lista o la dejamos como está?.  (Publicado en Enero de 2009)