Las reválidas ¿Por qué no se escucha a los profesores? 

Ante la huelga de educación contra la LOMCE y sus reválidas… una breve explicación y unas preguntas.

Uno de los aspectos más polémicos que se van a implantar, de la ya polémica LOMCE, son las famosas reválidas. Expliquemos rápidamente.

1344847801_517915_1344849572_noticia_normal

Además de las evaluaciones propias que se realizan en cada curso, algunos han pensado que los alumnos de nuestro sistema educativo deben realizar unas pruebas externas al finalizar 6º de primaria, 4º de secundaria y 2º de bachillerato. Todas las pruebas elaboradas y corregidas por personal externo, no por los profesores que acompañan a los alumnos durante todo el año. Cuestión para nada baladí.

Los resultados de la prueba al finalizar 6ºEPO no impedirán, aunque sean negativos, el pase a la etapa de secundaria. Estos resultados más bien, serán de carácter informativo del proceso de aprendizaje de los alumnos cuando acaban la etapa de primaria.

En cambio, los alumnos que aprueben 4º ESO tendrán que realizar una prueba externa que sí será obligatorio aprobar si el alumno quiere irse con el título de secundaria. El valor de esta prueba externa tiene un peso importante, el 30% de la nota final de la etapa, quedando todo lo realizado durante los cuatro años de secundaria con el valor del 70% final de la nota. Esta reválida, en este curso 16-17 será una especie de “entreno”, ya que es en el curso 2017-2018 cuando sus resultados serán válidos a todos los efectos. La reválida de ESO, en un principio, consistiría en realizar una serie de exámenes durante 3 ó 4 días, de todas las asignaturas troncales, dos optativas y una específica a elegir. Vamos, una especie de selectividad de 4ºESO en toda regla.

La prueba externa de 2º de bachillerato en este curso 2016-2017 tendrá efectos semejantes a la PAU (prueba de acceso a la universidad). A partir del curso 2017-2018, esta prueba debe ser aprobada de manera obligatoria para que el alumno obtenga el título de bachillerato. Y el valor de sus resultados será el 40% de la nota final. Las pruebas suponen exámenes de cinco asignaturas troncales, dos optativas y una específica a elegir. Parecido a la actual selectividad.

De todas formas, serán las comunidades autónomas las que concretarán en forma y fondo la elaboración de estas pruebas extraordinarias. Y ya hemos visto que varios gobiernos autonómicos no están en la misma línea que el gobierno central, por lo que tal vez pueda haber algún tipo de modificación según la comunidad en la que se viva.

La mayor de las polémicas se la lleva la reválida de secundaria. Entre otras cosas, porque aprobar el curso y suspender la prueba extraordinaria y no titular puede llevar a dejar a un alumno, de 16 años,  un curso en blanco esperando próximas convocatorias o acceder del tirón a la FP básica, convirtiéndose ésta en un auténtico cajón desastre.

VkR2D-1N

A todo esto, la inmensa mayoría de la comunidad educativa (alumnos, profesores, sindicatos, asociaciones de padres y madres….) no está a favor de este tipo de pruebas extraordinarias, comprobado en diversos estudios como éste de la UAM.

Con todo, me surgen muchas preguntas. De ellas, me quedo con estas cuatro (sutiles) cuestiones para la reflexión:

¿Tanto se desconfía de los profesionales de la educación, maestros y profesores, por lo que es necesario una prueba externa para ver lo que los alumnos saben?

Si la educación tiende a ser cada vez más personalizada ¿por qué realizar a los alumnos el mismo tipo de pruebas estandarizadas?

Si todo el mundo está en contra de estas pruebas ¿qué “grupo de expertos” ha tenido la idea de hacer estas reválidas?

Y sobre todo ¿por qué para mejorar la educación se sigue sin contar con los que están todos los días en el aula?

                                                    “Una #educación mejor es posible” @candilenelpatio
 Artículo escrito como colaboración para Linkterna

 

No por más deberes mejor se aprende

Y8NT8ult

No, no es uno de los principales males de nuestro sistema educativo. Hay cosas mucho más importantes que arreglar en el proceso de enseñanza y aprendizaje de los alumnos (metodología, evaluación, inestabilidad legislativa, inversión económica…) Pero aún así, el tema de los deberes sí es un tema que hiere sensibilidades en la actualidad.

Nos lo dice hasta Ikea,  “menos deberes y más cenas en familia” y en parte, razón no les falta. Comienza un nuevo curso, se reabre el debate. Profesores, familias y alumnos se convierten en protagonistas y sufridores.

Mientras que en los años 80 aún podíamos disfrutar de la calle, del ocio y hasta teníamos tiempo para poder aburrirnos, hoy en día parece que los deberes (y sobre todo las actividades extraescolares) dejan poco tiempo para que los niños sean lo que tiene que ser, niños. Raro es el día que cualquier alumno de primaria no trae a casa más de una ficha para hacer. Ejercicios que ya se han hecho en clase, pero claro, para aprenderlo mejor hay que repasar en casa. Y así, varias asignaturas. Tareas repetitivas y poco motivadoras. Y por supuesto, ejercicios nada personalizados. Todos haciendo lo mismo, no lo que cada uno necesita.

Muchos padres se angustian intentando ayudar a sus hijos, aclarando dudas y ejerciendo de profesores en sus propias casas. Los grupos de whatsapps de padres y madres echan humo pidiendo deberes o intentando resolver dudas. Otros, los que pueden, pagan clases particulares y academias a sus hijos, bien porque no tienen tiempo para ayudarlos, bien porque no saben cómo hacerlo. El tema de los deberes desborda a los progenitores.

Pero los docentes no van a examinar a los padres, sino que evaluan a sus hijos. Por lo que me permito dar un consejo a las familias: no hagan las tareas con sus hijos. No les ayuden. Enséñenles a ser responsables. Que sus hijos se equivoquen. Que en clase corrijan sus errores con la ayuda del docente. Y estimados maestros y profesores, dejemos de penalizar los fallos, pues es la fuente de todo aprendizaje.

¿Pero es que los profesores no piensan lo que suponen tantos deberes en casa? ¿qué hacen en clase? se podría preguntar más de una madre agobiada. Y sí, ahí está uno de los grandes problemas de este asunto. Se aprende y se enseña en el aula, no en casa. Porque, principalmente, es en la relación entre el docente y el alumno y con el resto de compañeros donde se debe producir el verdadero proceso de enseñanza y aprendizaje. Es en el aula donde deben hacerse los deberes, pues es donde está el profesional que sabe de ésto, que recibe un sueldo para ello y el que puede explicar, guiar y ayudar al alumno en su aprendizaje. Seamos más productivos en clase. Dejando sólo para casa el repaso personal que pudiera necesitar el alumno.

ifemzr-r

Sí, somos los maestros y profesores los responsables de esta situación, al menos en gran parte.

– Porque los docentes, en su mayoría, estamos sometidos a un currículo desfasado, inflexible, caduco y poco significativo para el alumno pero que parece que hay que acabarlo por encima de todas las cosas.

– Siguiendo todo el despropósito, nos guiamos por unos libros de textos a los que nos agarramos para facilitarnos en teoría la enseñanza pero que, a la vez, nos hacen perder a los docentes toda la iniciativa personal y creatividad a la hora de enseñar.

– Y rematamos todo mandando tareas a casa muchas veces de manera desproporcionada y sin sentido. Ejercicios que, en muchos casos, no tienen significatividad para nuestros alumnos. Provocando en ellos la desmotivación por el aprendizaje.

Y así nos va.

                                                    “Una #educación mejor es posible” @candilenelpatio

Si no es para formar mejores personas, ¿para qué educamos?

Los profesionales de la educación nos quejamos mucho del currículum y sus contenidos. De su rigidez, de la poca actualización y la falta de conexión con la realidad de nuestros alumnos y del mundo. Por ello, son imprescindibles proyectos educativos como este de Maestros con los niños de Siria u otros como ABPRefugiados que nos dan con la realidad en la cara y que surgen por iniciativas de educadores preocupados por las necesidades de los demás.

Hay muchos motivos para trabajar la crisis de los refugiados sirios en el aula. Podemos utilizar este conflicto para hablar y estudiar los flujos migratorios en Geografía, sus causas, sus tipos, sus consecuencias… Podemos en las clases de Matemáticas aprender sobre fracciones o porcentajes a partir del número de población en Siria antes y después de esta guerra. Podemos en Historia hablar de la guerra y tomar como ejemplo Siria, así veremos de primera mano el origen, las causas, el desarrollo y las consecuencias de un hecho histórico tan devastador. Incluso en esas clases de tutoría que hay en algunos cursos podemos trabajar la crisis siria. Qué decir de asignaturas como Ética o Educación para la Ciudadanía.

Foto de @fabbio_buccia Fuente: @Marodriguez71

Foto de @fabbio_buccia Fuente: @Marodriguez71

Pero no. No me gustaría trabajar en clase la desgracia ajena, la muerte, el abandono, la violencia, la miseria, el hambre o la pérdida de seres queridos porque pueda formar parte de un currículum. Tenemos que trabajarlo por DIGNIDAD y HUMANIDAD. Y porque nosotros, maestros, profesores y educadores tenemos una obligación para con el mundo, porque estos estudiantes y alumnos que tenemos ahora serán los ciudadanos del mañana.

No quisiera que mis hijos o mis antiguos alumnos fueran grandes sabios en matemáticas o historia y magníficos científicos o grandes literatos si después, como personas, son egoístas, insensibles e insolidarios con las necesidades de los demás.

Foto de @Samuel_Aranda_ Premio Nikon 2015 Fuente: @Marodriguez71

Yo no doy clase simplemente para dar unas asignaturas y que mis alumnos aprendan unos contenidos. Sí, llamadme iluso. Como profesor y educador creo firmemente que la educación puede transformar el mundo.

Porque si no es para formar mejores personas, ¿para qué educamos?

                                          “Una #educación mejor es posible” @candilenelpatio  

 

Artículo escrito como colaboración en el proyecto “Maestros con los niños de Siria”

Carta de un docente a los Reyes Magos

carta-reyes-magos

Queridos Reyes Magos:

Sabéis que me gusta mucho mi trabajo, aunque me queje (muchas veces por vicio). Me siento afortunado de tener un trabajo digno y bien remunerado. Ser profesor es una tarea muy bonita (y muchas veces dura). Pero también sabéis que no soy perfecto y que muchas veces cometo errores, soy humano.

En mi carta os pido algunas cosas para que en este 2016 pueda ser un mejor docente, un mejor educador:

Fuerzas, para ser fiel a mi vocación a pesar de las dificultades de mi trabajo. No es mejor profesor el que más conocimientos tiene, sino el que más se cree lo que está haciendo.

– Dame un poquito de sencillez y humildad. Tocando tierra me doy cuenta mejor del alumno que más me necesita…

– Más justicia. Para valorar a cada uno por cómo es. Sin prejuicios, sin estereotipos, sin etiquetas. Aceptando al chaval con sus miserias y con sus grandezas…

Empatía. Me ayudará a ser más comprensible. A recordar que yo también fui alumno…

Capacidad para asumir el fracaso. Mi trabajo conlleva la incomprensión, la ingratitud y el rechazo, pero tengo que saber que mi labor educativa no se basa en el prestigio ni en el éxito, sino en el servicio a los chavales…

Ganas de formarme. Sin formación no puedo ser buen profesor. Cada día es una oportunidad para saber más… y sólo sé que sigo sabiendo muy poco y quiero seguir aprendiendo.

Fe en la educación. Para seguir creyendo que con la educación se puede cambiar el mundo…

Tiempo para acompañar a los chavales. Porque estando, compartiendo, aconsejando, escuchando… se puede hacer mucho más que explicando…

Coherencia. Porque no se puede educar(bien) sin predicar con el (buen)ejemplo… y porque se escucha más a gusto a los que dan testimonio que a los que enseñan.

Os podría pedir más cosas, pero entonces sería egoísta. Prometo que todo lo que me regaléis sabré utilizarlo. Gracias de antemano.

Alejandro.

                                                      “Una #educación mejor es posible” @candilenelpatio

Los alumnos no son números

0b242dd5a6f3b60d9c07a5d96a2bc449_L

Entré en secretaría y vi una foto de un antiguo curso con su tutor. Era mi tutoría de 1º y 2º de ESO. Van pasando los años y cada vez me cuesta más situar a los antiguos alumnos con sus respectivos compañeros y con su clase. Algunos de esa promoción abandonaron al llegar los 16 años. Otros acabaron 4º y fueron a bachillerato, otros con el título marcharon a un ciclo formativo… Cuando un curso se marcha del colegio después de años dándoles clases se te vienen al recuerdo muchas anécdotas.

Pedro era un estudiante al que no le gustaban los libros. Hablaba yo con la madre en tutoría y ella no sabía muy bien cómo motivarlo y hacerle ver lo importante que era para su futuro los estudios. Pero él pasaba de curso raspando casi siempre. Ya de mayor, en último curso, estaba un poco más pasota. Era buen chaval, solo que no quería estar en el colegio y no veía el momento de irse. Le quitaba el móvil en clase cada dos por tres, pero él se las ingeniaba para hacerse con otro. Muy querido por sus compañeros… y en el fondo por los profesores. Porque a veces, el alumno que más llama la atención y más requiere de tu tiempo, al que tienes que reñirle más, acaba siendo normalmente de los más apreciados por parte del docente.

Ensayando los cantos, el día de la fiesta de despedida del colegio de su curso, bromeaba con él por un colgante de oro que tenía en el cuello. Hora y cuarto después, Pedro moría en un accidente de moto, con 16 años. (más…)

El acoso escolar, de Cobardes

El acoso escolar también conocido como bullying, es una lacra que existe actualmente, en mayor o menor medida, en nuestro sistema educativo. ¿Siempre ha existido? pues posiblemente. Pero desde luego, las nuevas tecnologías, la falta de formación emocional y la crisis actual de valores de nuestra sociedad han hecho que el acoso escolar nunca debiera ser considerado un asunto menor.

Muchas veces, no todo es lo que parece. Más de una vez he visto como a algún que otro padre se le caía los palos del sombrajo (como se dice por aquí, por el sur) al enterarse como el tierno, dulce y buen niño que creía tener es realmente un mal compañero, acosador nato y de hábitos pocos saludables. Y es que no hay más ciego que el que no quiere ver.

images-1
Determinadas actitudes de niños y adolescentes no surgen por generación espontánea. Y seguimos sin enterarnos que los jóvenes son auténticas esponjas, repitiendo actitudes que observan en los adultos que les rodean, que detrás de cada acción o comportamiento de un niño siempre hay un porqué…y después pasan las cosas que pasan. (más…)

11 Claves para un docente novel

Ñ

Estimada Elena.

Tú que, tras estudiar Historia del Arte, te planteas qué futuro profesional vas a tener. Tú que, sin tener claro cómo es la situación actual de la educación, ves que dar clases puede ser una salida. Tú, Elena, que estás haciendo las prácticas del MAES (Máster de formación del profesorado de Educación Secundaria) y que te ha tocado que un servidor sea tu tutor durante más de dos meses… Ahora que te estás dando cuenta que ni los alumnos, ni los profesores, ni la educación de hoy se puede comparar a lo que era hace 10, 20 o 30 años…

Me gustaría que, tras esta experiencia que estás teniendo, te quedaras con estas claves educativas que intento (lo mejor que puedo) llevar a cabo en mi aula. Así entiendo la educación, así intento enseñar, así sigo aprendiendo todos los días.

  • Cuida el ambiente de la clase

Fundamental para un buen proceso de enseñanza-aprendizaje es intentar que en el lugar donde se desarrolle la acción educativa se respire el mejor ambiente posible. Las buenas formas, el respeto mutuo, la ausencia de gritos y sobre todo el buen humor son claves para ello.

  • El error como fuente de aprendizaje

De los fallos se aprende. Algo obvio, pero que muchos docentes no lo tienen en cuenta. Penalizar el error de los alumnos es algo muy común en el profesorado. Sin caer en la cuenta que es cuando corregimos lo que hacemos mal cuando más aprendemos. Por lo que habría que reflexionar qué tipo de evaluación realizamos.

  • La pregunta, como proceso clave

Generar la duda y provocar el interrogante en el alumnado supondrá que éstos se cuestionen prejuicios, conocimientos previos, limitaciones… y sobre todo, conseguiremos que los alumnos abran el camino para entender y comprender lo nuevo. Haz lo posible para que tus alumnos te lo pregunten todo.

  • Prioriza la comprensión y la relación de ideas

La memoria es importante, pero efímera. Por ello, cuanto más trabajemos la comprensión y la relación de ideas, más estaremos haciendo porque lo aprendido sea verdaderamente asimilado y recordado en el tiempo. Igual que la velocidad sin control no sirve de nada, sin comprensión la experiencia de aprendizaje es más que limitada.

Ñ

  • Aprendiendo de y con los demás

Las personas somos seres sociales, es por eso que cuanto más desarrollamos la capacadidad de compartir más desarrollamos nuestra capacidad de aprendizaje. Porque de todo y de todos se aprende. Así que intenta potenciar en lo posible el trabajo cooperativo y colaborativo en las clases. (más…)

Aprender tiene que ser un placer #EABE15

Hace mucho que no escribía en el blog. A veces, aunque uno no quiera, le faltan fuerzas, ganas o voluntad para poner por escrito lo que educativamente está viviendo. Necesitaba un aliciente, un chute de energía que pudiera darme ese empujón que uno necesita en los momentos en los que la rutina se convierte en tu peor enemigo. Y entonces llegó el #EABE15.

Hacía tiempo que quería vivir la experiencia del EABE. Esta séptima edición se ha celebrado en Córdoba, los días 17 y 18 de abril. Por fin pude disfrutar de ese espíritu educativo que transmite este Encuentro Andaluz de Blogs Educativos. Unos 300 profesores, maestros, formadores, padres y estudiantes se han reunido pensando que hay otra manera de enseñar y de aprender en la escuela. El lema del encuentro “¿Te atreves a soñar otra escuela?” ya lo dice todo.

En el PhotoCall junto a J.L. Gamboa, Marina Tristan, Joan Felizz y Juan Antonio.

En el PhotoCall del EABE15 junto a J.L. Gamboa, Marina Tristán, Joan Felizz y Juan Antonio.

Que es necesario un cambio educativo en España es una evidencia tan innegable que no hace falta remitirse a ningún informe internacional para afirmarlo. Y como muestra de que ese cambio está ya en marcha tenemos el espíritu que impregna los encuentros del EABE.

La puesta en común de buenas prácticas educativas que ya se están haciendo, la inclusión de las emociones en la tarea educativa, el interés de muchos docentes en querer aprender de otros, la necesidad de compartir proyectos, inquietudes, dudas e ilusiones….son pilares de ese cambio educativo que ya ha empezado y que no hay quien lo pare. Y mucho de todo esto lo vivimos en el #EABE15.

Impresiones en 3-D con Diego García

Impresiones en 3-D con Diego García

Muy presente siempre el trabajo de las emociones en todo el EABE15

Muy presente siempre el trabajo de las emociones en todo el EABE15

De este par de días me quedo con la gran organización, espectacular trabajo que refleja el compromiso de unos docentes con su pasión por la educación. Y sobre todo me quedo con las personas que he podido conocer. Desvirtualizaciones de compañeros a los que conocía por las redes sociales y con los que he pasado momentos divertidos y muy agradables. (más…)