Nuestros alumnos, nuestra razón de ser

En educación, como en otros campos de la vida, a veces lo importante no es lo primero. El cansancio y la rutina llevan a muchos docentes a dejarse ir. No quiero decir que no se haga lo que hay que hacer (que en algún caso, como en todos los trabajos, puede pasar), pero sí que muchas veces uno no piensa en qué, porqué y cómo está haciendo las cosas. Es cuando muchos profesores caemos en el activismo olvidándonos del sentido último de nuestro labor, tener a los chavales como centro de nuestra acción educativa.

Todo el trabajo de programaciones, unidades didácticas, adaptaciones curriculares, preparación de clases, corrección de ejercicios, trabajos y exámenes, elaboración de proyectos… no tendría sentido si no somos conscientes de para qué sirve y a quién ayuda. Estamos agobiados y no les escuchamos…

Sé que la docencia desgasta. No es fácil estar en un aula siendo la referencia de 30 chicos y además la intensa burocracia que el docente está obligado en paralelo a realizar no ayuda. Cada día comprobamos como lo urgente gana terreno a lo importante. Estamos ocupados y no les escuchamos…

Los profesores somos personas y como tales tenemos nuestra vida personal, asuntos familiares, personales, económicos que tenemos que dejar fuera del aula, a veces se consigue y otras no. Pero no son nuestros alumnos los que tienen que pagar ningún plato roto. Estamos enfadados y no les escuchamos…

La falta de reconocimiento profesional, de prestigio social de nuestra labor diaria es manifiesta. En exceso se pone en duda nuestro trabajo ya sea por cuestiones pedagógicas o métodos de evaluación… Tenemos pocas o ningunas posibilidades de crecer profesionalmente, por ello muchos docentes acaban buscando en redes sociales cubrir su cuota de ego. Somos egoístas y no les escuchamos…

Pero todo esto no podemos pagarlo, consciente o inconscientemente, con nuestros alumnos. Chavales que no tienen culpa de un sistema educativo defectuoso, ni de que haya políticos irresponsables, ni de los vaivenes ideológicos a los que está sometida la educación. Es difícil ver el fruto de nuestro trabajo, y eso muchas veces, frustra a los profesores. Pero de eso tampoco tienen la culpa los chavales.

Por ello, si queremos no perder el norte, tenemos que recordarnos siempre el sentido de lo que hacemos. Que el cansancio, la desidia o la indignación no nos impidan escuchar a nuestros alumnos, porque nos necesitan. Porque ellos son lo primero y último de nuestro trabajo como educadores.

                                                                               “Una #Educación mejor es posible” @candilenelpatio

 

 

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)