La vieja sirena

Sampedro 2Hace unos años que sucedió. Mi amigo Javi, compañero de camino a quien tanto quiero y con quien comparto muchas aficiones culturales, hacía footing un día por las calles de Santa cruz de Tenerife cuando le pareció ver sentado en un banco a José Luis Sampedro. Al caer en la cuenta de que era el personaje en cuestión, ni corto ni perezoso volvió sobre sus pasos y se puso a hablar con él. Le comentó que había leído algunas de sus obras y que tenía un amigo cura que era un ferviente admirador de su pensamiento y su literatura. El maestro le espetó con cara de asombro: “¡Un cura que lee mis obras! … ¿Y dices que le gustan?”. Javi sonrió y le aseguró que había sido precisamente yo, su amigo, quien le había introducido en sus últimas novelas. Sonrió también el viejo, no sé si pensando en el punto erótico que había dado a sus últimas creaciones o simplemente en que no era muy habitual que la “gente de Iglesia”, según su imaginario, comulgara con sus tesis políticas y económicas.

He sabido esta mañana que Sampedro ha muerto la noche del pasado lunes. Tenía 96 años y era previsible que sucediera un día de estos. Pero más allá de lo sorpresivo o no de la noticia, quiero, a través de estas líneas darle las gracias por el legado que nos ha dejado. He leído casi todo lo que ha escrito en los últimos veinte años. Me ha fascinado su pensamiento y me ha cautivado su literatura. De una extrema sensibilidad, sus relatos rezuman humanismo y belleza, saben de bondad y erotismo, hablan de nuevas oportunidades y de vidas que buscan plenitud en medio de la incertidumbre cotidiana. De un extraordinario realismo, su pensamiento busca las profundidades sin olvidar lo cotidiano, busca la luz si perder el punto de compromiso social y político, escucha el clamor de la injusticia sin crispar la lucha por un mundo más equilibrado y con más oportunidades para todos.

De entre todas las novelas, me quedo con “La vieja sirena”. Nadie me ha sabido expresar con tanta belleza y con tanta intensidad la luminosidad del amor. Pocos relatos me han removido las entrañas como este. En raras ocasiones he podido visualizar una historia en mi imaginario personal con tantos matices, lirismo y color. Puede que algunos prefieran “La sonrisa etrusca” o bien “Octubre, octubre”. Quizás otros señalen “El amante lesbiano” o escojan la vertiente más política de los últimos escritos sobre la economía global. Yo me quedo con este relato de amor de quien confiesa la belleza y la pasión como caminos transitables para los que buscan, sencillamente, vivir.

Javi le preguntó si podía firmarle un libro para su amigo. Le contestó que sí. Fue corriendo a su casa, no lejos de allí, y volvió con un ejemplar de bolsillo de “La sonrisa etrusca”. Lo encontró en el mismo banco esperando con paciencia. Sonriente, cogió un bolígrafo y garabateó unas líneas en la primera hoja en blanco del pequeño volumen: “A José Miguel, probablemente el único cura que ha disfrutado con mis obras. Con afecto, José Luis Sampedro”. Guardo todavía el calor de su recuerdo. Gracias, maestro. Pero que sepas que somos muchos más los que te hemos admirado. Seguro que no te habrá sorprendido la eterna belleza del abrazo de Dios.

One Response to “La vieja sirena”

  1. A Don José Luis Sampedro seguro que no le ha sorprendido la eterna belleza del abrazo de Dios porque ya pudo conocerla en su obra. Pues como dice la cita al inicio de La vieja sirena:

    “La eternidad está enamorada de las obras del tiempo”. William Blake.

    Un saludo de un viejo amigo.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)