Para la vida y la esperanza de las personas

jesus-de-nazaretJesús de Nazaret pasó haciendo el bien, denunciando y combatiendo todo lo que suponía una amenaza para la vida de las personas, para su dignidad y su libertad. Nos habló de su Padre, de su ternura y su misericordia. Su rostro nos reveló el rostro de Dios. Su vida fue mensaje liberador para los que aguardaban un gesto salvador del Dios de la promesa. Nos propuso una manera diferente de vivir.

La suya, fue una propuesta desestabilizadora que inquietó a los que se sentían demasiado seguros de sí mismos y de sus convicciones excluyentes. El encuentro con Jesús alentó la esperanza en los corazones de cuantos vivían atenazados por la penumbra de una realidad mezquina y anhelaban una nueva situación en la que poder recuperar el futuro que el mal, la historia y los poderosos les habían arrebatado.

Aquél que dijo de sí mismo que había venido para que tengan vida y vida en abundancia (Jn 10, 10), se dejó la vida en el surco del camino por amor y en libertad. Su muerte fue la expresión radical de una entrega generosa hacia la que apuntaban ya sus gestos liberadores: los ciegos ven, los cojos andan, recobran la palabra los mudos, a los pobres se les anuncia la buena nueva, ¡Dios está de nuestra parte!
La muerte de Jesús en la cruz no tendría sentido sin su vida y ésta – a su vez – sólo podía ser refrendada con la coherencia hasta el final de quien sabe que el grano de trigo, si no cae en la tierra y muere, no puede dar fruto.

Pero Dios ha estado grande resucitando a Jesús de entre los muertos. Arrancándolo de los lazos del abismo, Dios da la razón a su Hijo y a su mensaje de liberación. ¡Cristo Vive! Y en él sabemos que el mal no puede prevalecer sobre el bien; que la muerte no puede aplastar a la vida; que el egoísmo ciego y destructor no es más poderoso que la solidaridad y la entrega. Su corazón, solidario con el hombre hasta el final, nos compromete a seguir poniendo carne y huesos a su mensaje liberador. Hoy, como ayer, los cristianos estamos convocados en el descampado, en la periferia, en la cuneta desde la que gritan millones de hombres y mujeres de nuestro mundo porque se les ha arrebatado la vida.

Los seguidores del Maestro no podemos perdernos en excusas o en demagogias. Nuestro modo de vivir y nuestro anuncio deben ser liberadores. Para la vida y la esperanza de las personas. Aturdir el mensaje del Evangelio es ofuscar la misma salvación de Dios que en Jesucristo ha abrazado al mundo para que todos sus hijos tengan vida. La misión de la Iglesia deberá poner siempre en primer plano que el Mesías ha sido enviado para abrir las prisiones injustas y anunciar la Buena Noticia a los pequeños y a los pobres. Este es el vuelco que ha de dar nuestro corazón si quiere latir como el de Jesús.

One Response to “Para la vida y la esperanza de las personas”

  1. Raise awareness of isolation and self-isolation upon returning from epidemic areas to limit the spread of covid-19 to the community.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)