Consagrado

Profesión perpetua“Dios Padre, tú me consagraste a ti el día de mi bautismo…”. Hace treinta años pronuncié públicamente por primera vez estas palabras. Tenía veinte años y mucha ilusión por vivir mi fe y mi experiencia evangélica con el estilo de Don Bosco para toda la vida. Fue un dieciséis de agosto de mil novecientos ochenta y tres. Hacía un calor infernal. Era Sevilla. Yo, un joven entusiasmado.

He vivido intensamente estos treinta años. Creo poder decir, sin ambages, que he hecho mío este proyecto de vida hasta el punto de no reconocerme de otro modo que salesiano, siempre salesiano. No es que se haya tatuado en mi piel este modo de vivir, es que me ha configurado el alma. Mi experiencia creyente ha madurado teñida con el tono evangélico que Juan Bosco nos ha transmitido plasmado en el carisma, don de Dios a la Iglesia, a los jóvenes, al mundo.

Ha pasado tiempo suficiente como para que mi vivencia vocacional haya cristalizado en una experiencia religiosa más equilibrada que comienza a dejar, en el atardecer, posos de madurez. He atravesado experiencias que me han ido forjando. Algunas han sabido más a desierto. Otras han dejado sentir la dureza de la cruz. Muchas han dado espesor y hondura a mi ser creyente. Todas han contribuido a perfilar al religioso y al sacerdote que hoy soy.

Lo más decisivo ha sido, sigue siendo y lo será siempre, la fidelidad inquebrantable de Dios sin la que nada tendría sentido. En él he aprendido a respirar y a reconocer que “no hay brisa si él no alienta” ni “soledad en la que él no se haga fuerte”. Lo mío ha sido caminar. Lo suyo, sostenerme en el camino. Mi aprendizaje, centrarme cada vez más en él. Su actitud para conmigo, la paciencia tenaz de quien es amor incondicional, ternura y misericordia.

No he sido yo quien ha elegido. Ha sido Dios quien me ha consagrado, me ha reservado para sí, sin mérito alguno que no sea el de su liberalidad. En libertad he querido decir también yo “aquí estoy” y adherir mi corazón a la Vida que se nos ha revelado en Jesucristo. Hoy sigo experimentado que es el Camino por el que quiero andar y la única Verdad en la que quiero gastar mi vida.

Como el Maestro, me siento enviado en nombre de Dios a sanar, vendar heridas, abrir prisiones injustas, alentar la esperanza de las personas. Los jóvenes más pobres son la opción preferencial de mi proyecto vital. La obediencia, la pobreza y la castidad el anhelo de vivir con corazón maduro y libre, mirada transparente y manos abiertas. La fraternidad, el modo de compartir lo que soy y lo que tengo.  El estilo salesiano la herencia recibida. Con estos ingredientes, el libro de mi vida está lleno de nombres de personas a las que quiero, con las que he compartido un tramo del sendero y a las que debo el haberme acogido, aceptado, cuidado, abrazado. Me siento feliz por ello, aunque soy consciente de que algunas cosas podría haberlas hecho de otra manera. También aquí descubro motivos para seguir en la brecha, peleando cada día por ser un poco mejor.

Han pasado treinta años. Hoy soy alguien diferente, un corredor de fondo que ha aprendido la fuerza de la debilidad cuando se ha sentido llamar amigo y no siervo; que ha experimentado que no hay más senda que la de la humildad y el servicio; que se ha convencido, después de muchos pasos errados, que solo puede exclamar cada mañana al despertar: “Tú eres mi Dios, fuera de ti no tengo ningún bien”.

2 Responses to “Consagrado”

  1. Hermoso testimonio. Mil gracias por compartirlo.

  2. Thank you for sharing this useful article information. I am really impressed with the article you provided.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)