Entre la urgencia y la justicia

Caritas 3Una vez más, el informe anual de caritas sacude la conciencia de los ciudadanos poniendo negro sobre blanco en la situación social que vivimos en España. Acercándonos a los tres millones de personas en situación de pobreza severa, los datos nos revelan una realidad todavía muy alejada de los datos macroeconómicos que maneja el gobierno. El observatorio de la realidad social desde el que Caritas otea el horizonte contempla una segunda oleada de empobrecimiento y exclusión social que la maldita crisis está generando; como si un tsunami, con epicentro en los más desfavorecidos, estuviese arrasando la vida y el futuro de miles de familias que no saben como salir a flote.

La presentación del informe 2012 de Caritas, el jueves pasado en Madrid, es una ocasión para seguir pidiendo a nuestros gobernantes que necesitamos otras políticas sociales. Hemos de reivindicar una economía más solidaria que no discrimine siempre a los que menos tienen y enriquezca cada vez más a los más poderosos. Los ciudadanos no podemos contentarnos con las alabanzas del Banco Central Europeo o el beneplácito del Fondo Monetario Internacional hacia las reformas que devuelven competitividad a nuestra economía, por importantes que éstas sean. Hay una realidad social que exige intervenir más decisivamente para que no queden por el camino tantas familias que hoy se encuentran al borde del abismo. Eso es lo que Caritas nos recuerda y dice bien claro a nuestro gobierno y a la sociedad civil.

Pero además de gritar bien alto la necesidad de un cambio social, creo que el informe nos pone de relieve otra realidad que no siempre se tiene suficientemente en cuenta. Hemos recordado a Caritas y a su inmensa labor, reconocida por toda la sociedad, en momentos tan complicados como los que vivimos. Pero, como alguien ha escrito estos días en algún artículo de opinión, la verdad no necesita reivindicarse. Caritas habla una vez al año en los medios. El resto del tiempo habla de otro modo, desde el silencio, desde la acción, desde la generosidad de miles de personas que cada día aportan su tiempo, su buen hacer, su entrega a los más desfavorecidos con sencillez y desde el más absoluto anonimato.

Por eso, estas líneas son para ellos: los voluntarios y voluntarias de Caritas que cada día hacen posible la multiplicación de panes y peces para que siga habiendo para todos, a pesar de que algunos se empeñar en que solo caigan al suelo las migajas de la mesa del señor. Ayer no pude evitar, escuchando a Sebastián Mora (secretario general de Caritas), recordar a las centenares de personas que he conocido en estos años visitando decenas de parroquias por toda España. Me vinieron a la mente nombres y rostros, comunidades y proyectos que se están llevando adelante con creatividad y no poco sacrificio en tantas partes de nuestro país.

Vosotros hacéis creíble Caritas y de vosotros depende el rostro más solidario de nuestra Iglesia en todos los lugares donde estáis actuando. Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis – nos recuerda el Maestro. Estáis poniendo carne a las palabras de Francisco, invitándonos a salir a las periferias, a despojarnos de privilegios, a compartir con la gente sencilla la vida y la esperanza. Detrás de la organización y de las estadísticas, estáis vosotros. No dais un rodeo ni apretáis el paso ante la necesidad. Pagáis posada y ungís con aceite y vino tantas heridas. La solidaridad tiene nombre, y es el tuyo. Sin renunciar a hacer palanca para provocar el necesario cambio social, gracias por recordarnos que hay otra manera de vivir, más fraterna y más amable, que sale al encuentro de la urgencia cuando la justicia tarda en llegar.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)