Estoy contigo en la batalla de la vida

En el día del DOMUND, con un recuerdo agradecido hacia tantos misioneros que día a día le dan la vuelta a la realidad y le ponen rostro a la esperanza

Togo

Hace ya algún tiempo recibí una carta que me llenó de alegría y me tocó las entrañas. Espero que Tètouwala, mi joven amigo togolés, no se enfade conmigo por compartir con vosotros parte de su historia. Le pedí hace tiempo que me contara cuál había sido su experiencia con los Salesianos, especialmente con José Antonio Rodríguez Bejarano, quien lo acogió en el Foyer Don Bosco (Kara – Togo) cuando, siendo sólo un niño, había sido expulsado de su familia acusado de brujería. He aquí parte de su testimonio:

“Hacía dos años que vivía en la calle. Mi propia familia me había abandonado después de la muerte de mi mamá. Mi querida mamá me dejó el 17 de junio de 1990, dos años después de la muerte de mi papá. Acusado de brujería, decidieron que no podía seguir viviendo con nadie y me echaron de casa (…) Pero una nueva página de mi vida se abría cuando otras se habían cerrado. El hombre abandona al hombre, pero Dios nunca lo abandona: el 14 de noviembre de 1992, el P. Antonio se cruzó en mi vida y me llevó a una casa donde vivían muchos otros chavales. En medio de ellos me di cuenta de que su situación era muy semejante a la mía (…).

Tuve la ocasión de retomar los estudios y la paternidad y el afecto que necesitábamos los recibíamos de los salesianos (…) El día a día nos hacía constatar que hay hombres en el mundo que piensan en el bien de los demás y se olvidan de sí mismos. ¡Era un descubrimiento magnífico y maravilloso…! Y lo mejor es que, en medio de aquella situación, me sentía – particularmente – el más querido por el P. Antonio. Yo sabía muy bien que él estaba siempre con los chavales, pero cuando estaba conmigo me transmitía todo el afecto que yo necesitaba. Así nació también mi cariño por él y se hizo grande. Él se convirtió para mí en un padre, en mi papá.

Un día me di cuenta de que no era yo sólo el que era amado así. Todos los compañeros con los que hablaba se creían los más queridos. P. Antonio había llegado a ser el papá personal de todos, de cada uno en particular (…). Me hizo la promesa, como a todos mis compañeros, de que estaría siempre con nosotros en nuestra batalla por la vida y que nos sostendría todas las veces que hiciera falta. Pero el buen Dios tenía otros planes…”

Hasta aquí el relato de Tètouwala.  José Antonio murió por un paludismo cerebral en 1995. Como el grano que cae en tierra y se rompe para dar fruto, su vida fue para muchos chicos togoleses, una palabra de parte de Dios que les hizo entender cuánto les quería. Hoy, mi amigo Tètouwala ha terminado la licenciatura en sociología en la Universidad de Lomé, tiene una familia estupenda y sigue luchando por ser feliz:

“¿Quién lo hubiera creído… ni siquiera yo mismo; yo que sólo era un niño de la calle.. Las obras de P. Antonio continuarán fructificando por los siglos. Creo, y lo piensan también muchos de mis compañeros, que P. Antonio pronunció una bendición sobre todos nosotros,  sus muchachos…”.

A José Antonio, dijeron los médicos, le quedó intacto el corazón, sólo el corazón. No podía ser de otra manera: corazón grande, corazón del Buen Pastor, corazón salesiano, corazón apasionado hasta el final. Uno de los nuestros.

7 Responses to “Estoy contigo en la batalla de la vida”

  1. Te he encontrado causalmente. No sé si te acordarás de mi. Después de seguir otro blog católico, alguno que otro que se siente cigueña en lo alto de la torre, me siento en un remanso de paz, de tolerancia y de frescura. Lo mismo que quiere el Papa Francisco a quienes nos sentimos creyentes. No dejes de escribir porque haces mucho bien a la fe. Un saludo.

  2. Por supuesto que te recuerdo. No podré olvidar los años de Cádiz y tantos momentos compartidos. Gracias por tus palabras. Son un aliento a seguir trabajando en el anuncio de la Buena Noticia de Jesús desde la mesura y con la frescura de su propuesta para la vida y la esperanza de las personas. Un abrazo y mis deseos de que todo te vaya bien. Pepe

  3. ¡Qué gran Hombre! y que pequeña me siento al leer estas palabras tan llenas de amor. ¡Gracias Pepe y Tètouwala, por campartirlo! Un abrazo.

  4. Muchas gracias por compartir la historia de Tètouwala y de su experiencia con los salesianos. Una historia de amor y esperanza que hace bien al corazon y renueva el deseo de ser instrumentos de ayuda para los demàs.

    p.d. Espero haberlo escrito bien…soy italiana!

  5. This article is great. I like it very much. Thank you.

  6. Thank you for making me realize this. It’s great.

  7. I am often to blogging and I really appreciate your content. The article has really piqued my interest. I am going to bookmark your site and keep checking for new information.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)