Valdocco

PinardiDía de Todos los Santos en Turín. No se me ocurre mejor lugar para celebrar la fiesta de todos los cristianos, llamados a vivir con pasión el Evangelio y a centrar la vida en Dios. ¿Sabéis por qué?

Porque Valdocco es tierra de santos. Es un lugar privilegiado, una eclosión del Espíritu, una atalaya desde la que respirar el aire puro de la autenticidad evangélica y divisar horizontes anchos hacia los que caminar con el alma henchida por una espiritualidad sencilla y comprometida. Aquí la santidad está hecha de cotidianidad, pintada de alegría y preñada de esperanza.  Aquí nació un manantial. Aquí está la fuente y el agua es más fresca y más pura. Aquí se cree en los milagros porque se multiplica el pan y nunca falta el vino de la fiesta.

Porque Valdocco es la periferia del mundo. El extraradio de cualquier ciudad por donde se pasea a menudo la desesperanza y donde los sueños se truncan a fuerza de realismo. Un lugar en las afueras de la historia donde Dios se subió por los andamios y fue, para los pequeños y los pobres, puerta abierta, pan partido y un futuro tocado con la punta de los dedos.

Porque en Valdocco se acercó un poco más la tierra al cielo. En su descampado, el viento suave del Espíritu cicatrizó heridas y devolvió dignidad a los pobres hijos del pueblo. En medio de la noche, una tenue luz alumbró la esperanza en el corazón de los olvidados y el calor del hogar abrigó sus soledades. Dios se hizo abrazo paterno y materno a la vez para que sus hijos no olvidaran que hay siempre un manto cuajado de estrechas bajo el que cobijarse cuando aprieta el frio.

Porque en Valdocco hubo un hombre enviado por Dios, cuyo nombre era Juan. Hizo de aquel prado su casa y del arrabal su compromiso por transformar el mundo. Su corazón, grande como las arenas de las playas, cobija aún hoy a miles y miles de jóvenes del mundo entero a los que se les siguen humedeciendo los ojos si alguien les cuenta que, de veras, las castañas no se acabaron aquella noche del uno de noviembre de hace muchos años cuando, en un lugar perdido de las afueras de Turín, Don Bosco fue bendición para todos sus muchachos.

Fiesta de Todos los Santos en Turín. Un regalo. Un compromiso.

3 Responses to “Valdocco”

  1. Ciertamente, Valdocco lugar de Santidad. Y que suerte compartir unos días allí con cientos de jóvenes en un Campobosco…..”Donde empiezan los sueños”……

  2. Its really good information, i like your blog post. Thanks for sharing

  3. I agree with your opinion .Hope you share many things.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)