A contracorriente

Contracorriente 2Sueño con una vida consagrada capaz de interrogar, desde actitudes profundamente evangélicas,  la cultura y la realidad social en la que vivimos. Anhelo para mi comunidad un estilo de vida marcado por la alegría del evangelio y la pasión por el Reino: hombres con experiencia de Dios y con los pies en el suelo, capaces de dar razón de la esperanza que llevamos en el corazón desde una existencia sencilla, auténtica, íntegra; con el compromiso de la búsqueda de las periferias y los desiertos de nuestros hermanos más abandonados tatuado en nuestra piel creyente.

Vivir a contracorriente hoy nos hace significativos. Cuando emerge a nuestro alrededor el individualismo feroz y el sálvese quien pueda, la fraternidad es una alternativa creíble. Tenemos por delante el reto de construir comunidades en las que se aprende a pasar del yo al nosotros poniendo por delante el bien del hermano a mis intereses y necesidades. Hemos de asumir la responsabilidad de abrir espacios de acogida y diálogo que ayuden a restañar heridas desde la incondicionalidad de unas relaciones maduras y sanadoras. Es necesario el compromiso claro por humanizar la vida común para superar soledades y multiplicar la misericordia. En un mundo agresivo y violento, la apuesta por el perdón y la paz como opciones vitales hace creíble nuestro modo de vivir y nítidamente evangélico nuestro anuncio. Este es el reto: ser ungüento que ayude a cicatrizar las heridas de los vencidos en la batalla.

La comunidad ha de vivir un movimiento centrífugo. El servicio generoso y desinteresado es hoy una opción a contrapelo en la realidad que nos envuelve. La vida del consagrado es un grito contra el egoísmo y la auto-referencialidad: se trata de salir al encuentro de las necesidades de los demás desde la realidad de nuestra vida pobre y solidaria. Nuestra clausura es el mundo y la plegaria nuestras manos alzadas para devolver dignidad a quienes les fueron pisoteados sus derechos como hijos de Dios libres y felices. Por eso no hay reservas de energías, ni tiempo para mis cosas, ni búsqueda de intereses personales: hay totalidad, dedicación, manos y puertas abiertas. Tenemos por delante un éxodo que nos alcance otra tierra, mil veces prometida: la de los más abandonados y empobrecidos. Allí encontraremos nuestro Tabor.

No pretendemos ser mejores que otros. Ni aspiramos a reconocimientos públicos. Tampoco a que muchos nos entiendan o aplaudan. Queremos ser tan solo una alternativa en nuestro modo de vivir denunciando un sistema que olvida a los que más fatigan para salir adelante y no protege a los más débiles. Somos hombres de nuestro tiempo, inmersos en la cultura de nuestros días, con brazos arremangados y mirada despierta que quieren sumar al esfuerzo de muchos por darle la vuelta a la realidad.

Y si alguien nos pregunta ¿por qué lo hacéis? Responderemos en libertad que Dios llena nuestra vida y su amor desbordante brama porque el hombre viva y su plenitud sea su gloria.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)