No pervertirás el nombre de Dios

UnknownAsistimos estos días, entre impasibles y horrorizados, a cuanto está sucediendo en Nigeria con el secuestro, violación y trata de niñas cristianas por el grupo terrorista islámico Boko Haram. No es la primera vez que este colectivo radical y violento entra en escena acumulando, desgraciadamente, un largo historial de muerte y desolación.

Más allá de cualquier postureo, vaya por delante la más radical condena de los hechos y la manifestación pública del dolor por tanto horror. A uno se le queda la cara de tonto ante la pasividad del mundo civilizado frente a semejante barbarie. La ONU reaccionando tarde y mal; Estados Unidos o la Unión Europea están a otra cosa. Cuando salta la noticia a los medios nos rasgamos las vestiduras pero poco más. Son escasas las voces relevantes que se han alzado en el panorama internacional para denunciar el hecho y menos aún las fuerzas políticas o sociales que se han movilizado. La pregunta es tan necesaria como cínica: ¿Qué ocurriría si las niñas secuestradas fueran europeas o americanas y hubiera más claros intereses económicos en juego?

La Iglesia viene denunciando sistemáticamente estas agresiones intolerables y abominables. Pero el problema debe ser afrontado a nivel global y con las contundencia de las respuestas internacionales porque estamos ante una situación de más largo alcance. El solo hecho de la violación de derechos humanos reclama una pronta intervención del mundo civilizado. Pero es que, además, en este caso se está atacando con la más abyecta estrategia, el martirio de una niñas indefensas, a las raíces cristianas de occidente. Boko Haram quiere decir “la educación occidental es pecado”. Esa es su enloquecida lucha.

Escuché en un programa de radio ayer a un misionero de larga experiencia de trabajo en África que Nigeria es un país de convivencia intercultural e interreligiosa. No es el problema la religión. No es el problema ser musulmán o judío o cristiano. El problema es usar el nombre de Dios en vano. El verdadero problema es pervertir el nombre de Dios haciendo de él una caricatura violenta y sedienta de sangre que justifica la locura y la fanática lucha para imponer mi ideología.

Podemos dirigirnos a Dios, a Yahveh o a Alá. En las religiones reveladas, la auténtica experiencia religiosa es fuente de solidaridad, de paz y de reconciliación entre los pueblos. Pero cuando la idea de Dios se pervierte, se convierte en la más oscura tiniebla al servicio del maligno. En estos días el mal se ha encarnado en el fanatismo religioso de unos enloquecidos. Y la comunidad internacional debería defenderse con contundencia ante el sufrimiento injustificado de los más pequeños y la mirada perdida de los dirigentes de su país.

One Response to “No pervertirás el nombre de Dios”

  1. ¿Hasta cuándo deberemos soportar la integración de la religión del odio en nuestra sociedad? ¿Por qué abrirle la puerta a una confesión que incita a romper la paz de todas las zonas en las que se ha ido insertando? ¿Hasta cuándo seguiremos sin actuar mientras hermanos cristianos son asesinados en el mundo islámico? Sin reciprocidad es imposible, si desean respeto, que fomenten el respeto en sus comunidades. Sólo entonces podremos tratarnos como iguales. Ahora hablan de la Mezquita de Córdoba,…cuando abran la Basílica de Santa Sofía al culto cristiano podremos empezar a dialogar.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)