Libertad sin ira

PSHace tan solo unos minutos que he escuchado al vencedor en la carrera por la secretaría general del PSOE, Pedro Sánchez, recordarnos a todos los españoles que socialismo es libertad. Se expresa bien el nuevo líder. Su discurso es coherente y parece creíble. Con todo mi respeto por su triunfo en el seno de su partido, le deseo lo mejor en la nueva tarea que asume por el bien de este país que es de todos.

No milito en el partido socialista. Como no lo hago en el PP ni en ninguna otra organización política. Pero como ciudadano de a pie vivo preocupado por las libertades civiles y democráticas. Por eso me interesa su discurso, especialmente en este punto. Porque las libertades no pueden asegurarse solo para los que se identifican con la ideología política que representa el gobernante de turno. Y mucho me temo que – por desgracia -, gobierne la derecha o gobierne la izquierda en nuestro país, se confunden ambos planos. El ejercicio del poder termina imponiendo las propias convicciones a fuerza de votos y mayorías, aplastando a los que no piensan como los vencedores.

¿Qué hará el señor Sánchez en algunos ámbitos de la vida pública con los que hasta ahora el socialismo se ha mostrado beligerante? Pienso, por ejemplo, en el campo de la educación. El partido socialista, si llega a gobernar, ¿garantizará la libertad de los ciudadanos a escoger el tipo de educación que quieran para sus hijos? ¿significará tal posición que la iniciativa social por promover la escuela plural, identitaria y libre será sostenida por el estado con el dinero que aportamos todos los contribuyentes asegurando la no discriminación en razón de las rentas? ¿o es que la escuela concertada no le cuadra a algunos porque se prefiere el “café para todos”? No me puedo creer la libertad si nuestros gobernantes siguen poniendo trabas y dificultades en las diferentes comunidades autónomas a proyectos educativos diferentes y diferenciados para los que siguen habiendo demanda social. No es verdad el discurso de la libertad si los ciudadanos no pueden escoger el colegio que prefieren para sus hijos en igualdad de oportunidades. Entiendo que cuando el señor Sánchez habla de libertad se refiere también a esto.

O bien podríamos preguntarnos ¿qué entiende el señor Sánchez por un estado laico? ¿Se refiere a la proverbial postura anticlerical que ha caracterizado a su partido en tantos momentos? Que nuestro estado sea laico es una afirmación con la que estamos de acuerdo muchos ciudadanos. También yo. Pero si la cacareada laicidad se traduce en negar el pan y la sal a los que profesamos alguna religión condenándonos a vivirla en el ámbito de lo privado ¿de qué clase de libertad hablamos? Yo no soy partidario de ningún privilegio a la Iglesia a la que pertenezco. Pero sí pido el respeto necesario por parte de las instituciones del estado para que, en igualdad de derechos, podamos seguir prestando un servicio al bien común sin tener que recluirnos en las sacristías. Supongo que, al hablar de libertad, el neo-electo secretario general del PSOE se referirá también a una laicidad positiva, no decimonónica, que reconozca el papel fundamental de la experiencia religiosa en las sociedades modernas y defienda los derechos fundamentales de los ciudadanos que libremente profesen su fe sin tener que vivir condenados a vivir y expresar sus creencias en el forro de su privacidad.

Imagino que el señor Sánchez piensa también en otros muchos campos en los que luchar por las libertades. Pero si una de sus preocupaciones, como ha expresado en la campaña que le ha llevado a la elección como secretario general de su partido, es la inmediata derogación de los acuerdos Iglesia-Estado, mal empezamos. Sobre todo porque con tales prioridades deja escapar – sin querer o queriendo – ese tufillo comecuras que tanto gusta a determinados sectores de la izquierda más caduca. Es como un “tic” que se repite periódicamente y que algunos les parece tan excitante. A ver cuando se enteran algunos que los tiempos han cambiado y que la Iglesia, en un estado moderno, plural y democrático, se ha posicionado de otra manera. Los cristianos sabemos bien donde nos situamos en nuestra sociedad de derechos y libertades. Somos ciudadanos de bien y contribuimos al bien común. Como tratado internacional que es, renuévese lo que haga falta en los acuerdos con la Santa Sede. Pero dejen de airear viejas proclamas y tómense en serio, de una vez por todas, lo que significa la aportación de los católicos a la construcción de una sociedad mejor. Nosotros también buscamos – como muchos otros en este país -, la justicia y la igualdad, el bienestar y el progreso, el respeto a todos y el entendimiento, la atención a los excluidos y la solidaridad con los empobrecidos, la aportación a la construcción de un mundo diferente y una realidad mejor. Me gustaría, de veras, que el señor Sánchez nos tomara más en serio. Más allá de cualquier sesgo ideológico y por encima de un laicismo del que, cuando en España andamos todavía con rancias soflamas, muchos países civilizados y con democracias consolidadas vienen de vuelta.

Me gusta que el nuevo líder del PSOE hable de libertad. Libertad sin ira. También para los que no pensamos como el señor Sánchez ni militamos en su partido. Confío en que su discurso siga siendo coherente más allá de la euforia del vencedor. Enhorabuena.

3 Responses to “Libertad sin ira”

  1. Buenas tardes,
    otra cosa de la que no ha hablado el Señor Sánchez es de la relación que tienen miembros del PSOE con las clínicas del aborto. Claro, se le dice a la mujer que su libertad está en juego, cuando la realidad es que lo que está en juego, ya no es ni siquiera la VIDA, sino los beneficios de un núcleo de socialistas. Evidentemente se dejarán llevar por los sones de trompeta que desde la izquierda más radical nos quieren imponer una sociedad sin alma y, por supuesto, sin rosarios; la saca de los votos está vacía y, contentar al votante de izquierda para incluirlo en el nuevo PSOE, va a traer un daño irreparable a nuestra sociedad. Ya está bien de que la izquierda se apropie de conceptos que, por historia (véase URSS, Corea del Norte, Venezuela, Cuba, Camboya y otras mancias), no le pertenecen. Libertad, ¿dónde está la libertad en acabar con vidas que no se pueden defender sin ningún criterio del tipo que sea? Que expliquen los 200.000 abortos en España durante la última década pero, que lo hagan relacionándolo con la libertad, ese concepto que han prostituido hasta el infinito. Me gustará ver cómo al intentar explicarlo se les vea la “patita” y enseñen su verdadero rostro. Claro, es muy sencillo hablar de libertad en vez de asesinato, pura semántica para ellos. Y, querido profesor, ese canto comecuras que resuena en vuestros cogotes, es en cierto modo bien merecido. La desafección de la sociedad con nuestra Iglesia no ha surgido únicamente por cambios morales, a muchos, los habéis empujado al laicismo más radical. Quizás yo también haya empujado a muchos a ese anticlericalismo. Y ahora dirán que soy un fascista o un nazi pero, me quedo con que cuando les pregunte: ¿por qué?, terminarán su reflexión diciendo que, soy un fascista porque no pienso como ellos.
    Lo más grave es que han desposeído de significado la palabra libertad, convirtiéndola en una suerte de eufemismo, despojándola de su auténtico significado. José Miguel, polémico, lo eres un rato. Bendita polémica. Dios te bendiga por tu valentía casi centenaria. Necesitamos sacerdotes valientes, y tú, lo eres. Recibe un cordial saludo.

  2. Ojalá muchos ciudadanos de a pie leyeran estos artículos. Animo autor a seguir escribiéndolos con tanta, claridad, libertad y valentía. Sin prejuicio ni presión, con coherencia y conocimiento de causa. ¡Animo! Me comprometo a darlo a conocer

  3. Me gusta que el nuevo líder del PSOE hable de libertad. Libertad sin ira. También para los que no pensamos como el señor Sánchez ni militamos en su partido. Confío en que su discurso siga siendo coherente más allá de la euforia del vencedor. Enhorabuena.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)