Infectados

ebola-580x321Nos hemos despertado esta mañana con la buena noticia de la progresiva mejoría de Teresa Romero, auxiliar de enfermería infectada de ébola, que se recupera muy lentamente de la terrible enfermedad. Dentro de la prudencia, pienso que esto sea lo más importante en la llamada “crisis del ébola” en nuestro país que ha puesto en jaque al Gobierno, ha desatado la ira de la oposición pidiendo dimisiones y ha desencadenado una serie inagotable de comentarios y lindezas de grueso calibre en todas las redes sociales por parte de muchos ciudadanos.

Yo no he escrito nada al respecto hasta ahora ni pretendo decir la última palabra en estas líneas. Reflexiono en voz alta, asombrado por las reacciones desmesuradas que he percibido en esta última semana en medios de comunicación y en la red de redes. No alcanzo a comprender por qué extraño sortilegio se desatan todos los demonios interiores en algunas personas opinando a tiempo y a destiempo desde la visceralidad o desde la banalidad más absolutas. Todos tenemos derecho a hacerlo, faltaría más, pero me ha parecido que muchos han vulnerado el más mínimo sentido de la decencia y abandonado el más común (o no tanto) de lo sentidos. Se han atravesado algunas líneas rojas y, a mi juicio, se ha desenfocado el tema anteponiendo miradas distorsionadas a lo que realmente importan: las personas. Es lo que tiene mirar ideológicamente la realidad, hacerlo pretendiendo llevar siempre el agua a mi molino desde posiciones que se erigen como verdaderas o queriendo repartir certificados de eticidad.

Por no hablar de la politización de todo lo que ocurre en este país, gobierne quien gobierne. Si patética puede ser la actuación y las opiniones de algunos responsables del gobierno central o de la comunidad de Madrid, igualmente patética es la intervención de la oposición pidiendo dimisiones a troche y moche. Es verdad que algunos no se van ni con agua caliente, hagan lo que hagan. Pero resulta vomitiva hasta el hartazgo la pesca en el río revuelto que algunos se empeñan en rentabilizar cuando hay en juego otras cuestiones más serias que unos cuantos votos o una deseada crisis gubernamental.

A mi juicio, en la crisis del ébola se nos olvida que hay seres humanos que se debaten cada día entre la vida y la muerte, aplastados por la falta de medios y víctimas de un sistema en el que solo unos cuantos tienen la suerte de vivir en el norte. Todas las personas merecemos el mismo sagrado respeto y todas valemos más que un puñado de dólares o unos intereses farmacéuticos (por aquello del bien de la humanidad, naturalmente). Lo que pasa es que algunos pueden tratarse en Dallas con fármacos de última generación y otros se descomponen en las calles en medio de la mierda. Esa es la diferencia. Me parece sencillamente obsceno que formemos la que se ha montado en tertulias que ensayan disparar la audiencia y en corrillos de peluquería, perdiendo la perspectiva y frivolizando con comentarios de mal gusto en la red de turno por muy animalistas que seamos. Más bien algunas opiniones que he leído estos días me han parecido bestiales.

Todos estamos infectados. En ocasiones nos ataca un virus llamado “polititis” que nos deforma la realidad; a veces es la “sinrazón” la que nos descoloca y nos hace perder la perspectiva; puntualmente, hay un brote de “visceralidad” que nos hincha el hígado y nos hace segregar bilis que esputamos a los demás. Y mientras, la gente se sigue muriendo a chorros porque no hay medios cuando se nace unos centímetros más abajo en el mapa.

Lo dicho, la única buena noticia de esta mañana es que Teresa Romero está ligeramente mejor. Porque por el sur siguen a vueltas con su dignidad envuelta en un virus llamado ébola que mata a las personas. Y Dallas les pilla lejos. O Madrid, qué más da.

One Response to “Infectados”

  1. Muy de acuerdo en todo lo que dices, lleno de sentido común y de humanidad.
    Yo apenas he escrito nada, más que nada por asco ante cómo se maneja todo este problema.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)