Epifanía

amanecerHace unos días, al comienzo del nuevo año, publiqué mi felicitación en una de las redes sociales diciendo algo así: “Tenemos razones para la esperanza; sobran motivos para seguir dándole la vuelta a la realidad; Dios nos bendice siempre. Feliz año nuevo”. Celebrando hoy la Epifanía, han vuelto a mi memoria aquellas palabras anhelando que la luz nos alumbre el camino.

Los primeros rayos del sol nos anuncian el día, tan faltos como estamos de claridades. La luz es la que disipa las tinieblas de una noche que –en ocasiones – se hace insoportable. Sobre todo cuando las pesadillas del sin sentido, de la falta de expectativas o del miedo a un presente incierto ahogan las posibilidades de tantas personas. Necesitamos luz. Es urgente adelantar amaneceres en la vida de quienes andan en el desamparo de inviernos prolongados.

A veces parecemos indolentes ante la intemperie que sufren las personas. Damos rodeos, casi instintivamente, cuando nos toca proveer posada y cabalgadura a quien apalearon en el camino. Y se prolonga nuestra noche con la misma negrura que el desconsuelo de quien se sintió abandonado a su suerte. Luz, necesitamos más luz para reconocernos a nosotros mismos insuficientes y mínimos cuando pasamos de largo ante el dolor ajeno fingiendo estar atareados en nobles causas que justifican nuestra ausencia.

Hoy es un día de luz. Hoy es una jornada de sol que disipa las nieblas matutinas del mes de enero en el que las razones para esperar son más vivas cuando contemplas el cielo enrojecido preludiando un mañana mejor. Es la claridad que nos visita cuando la historia parecía más perdida. Es la luminosidad de un niño recién nacido que espeja a Dios en su rostro y balbucea misericordia entrañable.

Hay razones para esperar. Hay camino por aquí y muchos estamos empeñados en avanzar por él. Son los senderos de la solidaridad, de la humildad, del servicio, del olvido de uno mismo, del abrazo sincero, de la mirada limpia, de la mano tendida. Quien pasó entre nosotros haciendo el bien, sanando y liberando, nos ha prometido bienaventuranza.

Hay motivos sobrados para seguir dándole la vuelta a la realidad. Los hermanos y hermanas que nos encontramos por el camino son epifanía de Dios. Los más sufrientes y abandonados gritan la carne dolorida de Cristo. Es el momento para implicarnos más, para no pasar de largo, para redescubrir que nos bastan las personas, que lo demás no nos interesa, que no hay más porqués que la urgencia del Amor.

Nos alumbra la sed. La luz que nos habita dentro hace latir apasionadamente el corazón. Hoy es la Epifanía del Señor, del sol que nos ha visitado de lo alto disipando las sombras y señalando caminos de paz. Dios nos bendice. Feliz año nuevo lleno de luz.

One Response to “Epifanía”

  1. It’s great to be here with everyone, I have a lot of knowledge from what you share, to say thanks, the information and knowledge here helps me a lot.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)