Epifanía

21RSTodavía es de noche cuando comienzo a escribir estas líneas. Aún no ha amanecido este día seis de enero con tantas resonancias en el corazón de nuestro pueblo y en la memoria de nuestra infancia. Lo he pasado muy bien pensando los regalos para los chicos en estos días y preparando todo para la llegada de los Reyes Magos. Disfruto con la madrugada de una jornada en la que inevitablemente evoco la emoción de cuando era niño y me desvelo bien pronto. Como entonces.

Está oscuro ahí fuera. Sé que saldrá el sol en unas horas y me imagino un día esplendente coloreado con las sonrisas de los mas pequeños en calles y plazas. Y sin embargo, echo en falta la luz. Por la persistente y dramática crisis económica que afecta a los más vulnerables y se ceba con los débiles. Por la amenaza de la violencia terrorista, la guerra sin fin, el interminable éxodo de los refugiados, los muros infames, la desoladora travesía de quien busca el paraíso o el drama de la pobreza extrema en la que viven millones de personas en nuestro mundo. Esta es la tiniebla que cubre nuestra tierra.

Luz, más luz. No cambiarán nuestro corazón los excesos de fiestas interminables o el alarde de quién más tiene y engañosamente nos hace creer que es afortunado. No nos alumbra la frivolidad de quien nos vende un mundo maravilloso brindando con cava en transparencias imposibles. No hay señales verdaderas en la pedrería de salón en una noche de evanescencias pasajeras. Necesitamos otras luminarias que orienten y den sentido a este tránsito.

La Epifanía nos recuerda que hay otra estrella. Ésta si, brillante y verdadera. La fiesta de los Reyes Magos nos invita a levantar la mirada porque nos ha visitado el sol que nace de lo alto. Ya no hay oscuridad ni tinieblas que sean definitivas para quien cree en el amor misericordioso de Dios revelado en su Hijo. Esta es la estrella que precede el amanecer y ha roto en dos la opacidad de la noche rasgando la historia para que la luz nos habite.

Como cuando éramos pequeños, necesitamos recuperar la mirada ilusionada de la noche de Reyes. Entonces porque los Magos de Oriente nos dejarían el regalo más deseado. Ahora porque la luz que viene de lo alto es más potente que cualquier oscuridad y el nuevo día nos habla de esperanza. Hemos visto su estrella y seguiremos buscando la luz, como aquellos sabios de antaño, procurando no equivocar las señales.

Seguimos en la brega. Amanece. El día se presenta cálido y amable en estas tierras del sur. Habrá regalos en el salón y nos reiremos compartiendo la alegría de la fiesta y el gozo de estar juntos. Mientras, no perderemos de vista la estrella porque no queremos perder el camino. Luz, más luz.

 

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)