La misa

tve_la2_Yo no soy de los que ven la misa en la 2 de televisión española. Aunque sé que cada domingo son muchas las personas que se sientan ante la pantalla para seguir el rito de la Eucaristía y sentirse en comunión con Cristo y con su Iglesia a pesar de estar impedidos, enfermos o simplemente al abrigo de un día en el que las inclemencias del tiempo les dificulta desplazarse por razones de edad o problemas de movilidad. Mis padres, sin ir mas lejos, son parte de esta audiencia.

Podemos ha movido las aguas estos días con su proposición de ley para que RTVE elimine el programa de la parrilla dominical. Las razones de tal sinrazón: el discurso vano de la laicidad, la aconfesionalidad del estado o el desplazamiento de lo religioso del espacio público. Lo que Podemos no dirá nunca es el verdadero motivo: su ideológica miopía.

Creo, en efecto, que los motivos de su desvarío son ideológicos. Y bien es sabido que la ideología convierte en miopes a los que la practican porque solo ven por el tamiz del pensamiento único que distorsiona la realidad y la pliega a los propios intereses, cueste lo que cueste.

¿A quién molesta la misa de la 2? Solo a aquellos que quieren arremeter contra la Iglesia católica por un enconamiento atávico e irracional y que sueñan con hacernos arder al grito de soflamas de otros tiempos. O de ayer. No hace mucho Rita Maestre – hoy portavoz del gobierno municipal de Madrid donde gobierna Podemos – las coreaba a pecho descubierto en la Complutense.

La miope ideología les impide pensar más allá de brazos en alto y arengas pseudo-revolucionarias vociferando eslóganes manidos. La Iglesia es tenebrosa e incita al odio, dicen. ¿Se puede ser más sectario? Puede que lo que les moleste sea la libertad. ¿Tan difícil es entender que el cristianismo, aún con errores y límites, ha aportado muy decisivamente al desarrollo de las sociedades modernas impulsando libertad, justicia, cultura y democracia? ¿Tan complicado es aceptar la evidencia de una presencia eclesial que contribuye notablemente al bien común? ¿No será que el cristianismo apuesta por la libertad hasta las últimas consecuencias y esto les da vértigo?¿De verdad nos quieren dar a los cristianos lecciones de libertad?

Lo de la laicidad ya es de traca. La laicidad no significa “café para nadie” porque a mí no me gusta el café. Esa es su versión de una laicidad casposa y decimonónica. Yo también soy partidario de la laicidad. Pero un estado moderno, plural y libre, propio de democracias avanzadas deja espacio – también público – para que los ciudadanos expresemos lo que somos y vivimos sin necesidad de escondernos en el forro de la privacidad. ¿Por qué ha de molestar menos a los de Podemos el desfile del día del Orgullo Gay que una procesión de Semana Santa? ¿Por qué tanto odio a los sentimientos religiosos de ciudadanos libres que no pretenden imponer nada a nadie? ¿Por qué impedir – por ejemplo – que miles de ciudadanos escojan el tipo de educación que quieran para sus hijos en buena lid y sin cortapisas económicas? ¿Por qué es más susceptible de subvención pública el cine de Almodóvar que las actividades de la Iglesia católica? Y eso que a la Iglesia no la financia el Estado – como muchos engañosa y torticeramente argumentan -, sino la aportación libre y voluntaria – vía IRPF – de millones de contribuyentes.

Llevan en el ADN ideológico lo del opio del pueblo. Pero se han quedado ahí, en una especie de anclaje “novecentesco” incapaces de percibir que la cultura en occidente transita hacia nuevos paradigmas en los que la ideología tiene los días contados. Moderno, demasiado moderno, parafraseando a Nietzsche. Nada sospechoso, el profeta de la muerte de Dios, de ser un ingenuo creyente; aunque si que fue un pensador post-ideológico y post-moderno.

Preferiría que la misa siguiese emitiéndose mientras tenga audiencia porque presta un servicio público a muchos ciudadanos. Aunque confieso que no me rasgaré las vestiduras si se cae de la parrilla. Pero lo que verdaderamente me incomoda es que en una democracia como la nuestra siga percibiendo a menudo el tufillo ideológico de un laicismo rancio y decadente que tiene miedo a la libertad. Precisamente de parte de los que enarbolan la bandera del progreso y frivolizan con la revolución social. Necios.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)