Clérigos e ideologías

UnknownSigo el día a día de la información social y política de nuestro país. No me son ajenas las turbulencias provocadas por la situación de Cataluña – y por ende en el resto de España – e intento separar el polvo de la paja ante tanto ruido mediático. No pretendo tener razón ni crear opinión y solo expreso en estas líneas la perplejidad que me causa la toma de postura de algunos clérigos de la Iglesia catalana ante la diatriba política sobrepasando, en mi opinión, la línea roja de la comunión eclesial y del bien común que hemos prometido no romper al comprometernos a trabajar por la sociedad y en el servicio desinteresado a todo el pueblo de Dios.

Mis argumentos, muy brevemente, son fundamentalmente tres. En primer lugar, soy de los que piensan que las ideologías tienden a tergiversar la realidad y crean un mundo a su medida para quienes las profesan. Instalarse en la ideología es negar la posibilidad de otros puntos de vista en busca de la razón y la verdad. La razón es nuestra – parecen decirnos – y los demás son adversarios a los que combatir y vencer llevando, finalmente, el agua a nuestro molino. Hay ideologías que se revisten de democracia y otras que se quitan la careta sin disimulo emprendiendo una deriva hacia el radicalismo y la exclusión. Sean del signo que sean, las ideologías son miopes. Comparto en este punto el pensamiento de G. Vattimo, filosofo italiano contemporáneo, comprometido social y políticamente desde los postulados de la izquierda revolucionaria que tras una larga trayectoria afirma que las ideologías en nuestra cultura tardo-moderna tienen los días contados. En mi opinión, no le falta razón al filósofo, aunque la modernidad y sus luchas ideológicas se resistan a desaparecer en este tránsito de un paradigma cultural a otro. Creo que la cuestión catalana tiene mucho de moderna y poco de paradigma cultural.

En segundo lugar, considero que el Evangelio está más allá de cualquier ideología. Y lo está sencillamente porque no busca enfrentar ni dividir, sino proponer en libertad un nuevo modo de vivir en el que la única dignidad compartida es la de ser hijos de Dios. La propuesta de Jesús cambia el corazón de la persona y nos libera de cualquier tentación de supremacía, rechazo o segregación por la razón que sea. La tradición cristiana en occidente ha contribuido, de este modo, al avance de las sociedades democráticas y al impulso de conceptos como solidaridad, justicia, fraternidad o derechos humanos. Por otro lado, los intentos históricos de manipular el mensaje de Jesús identificándolo con una causa política – sea del signo que sea – han desembocado siempre en un completo fracaso, liquidando a los adversarios en nombre de una verdad de la que la propia ideología se apoderaba identificándola con la verdad evangélica. Escuchar estos días que el Evangelio justifica el referendum ilegal o la lucha política de un pueblo, que goza de un alto nivel de bienestar en una democracia, totalmente descentralizada, de la Unión Europea, no es más que un ejemplo de cuanto digo.

En tercer lugar, el ministerio ordenado está al servicio de todo el pueblo de Dios, no al servicio de una causa política. Es un servicio de comunión, de encuentro, de búsqueda compartida; y no un ministerio en la defensa de mis convicciones políticas convenientemente justificadas desde la distorsionadora ideología. Hacer uso público de un posicionamiento político en nombre de mi identidad sacerdotal (hay que recordar que el manifiesto firmado estos días en Cataluña se hace desde la pertenencia a la Iglesia) afecta no solamente a la persona sino a toda la comunidad a la que se sirve. ¿O es que el sacerdote solo sirve a los que están posicionados ideológicamente con él? Invocar los derechos del pueblo para justificar la propia postura es negar a la otra mitad que no piensa como él su derecho a ser pueblo. Una decisión pública de este calado vulnera, en mi opinión, la comunión eclesial, fractura la unidad de cualquier institución eclesial y divide a la sociedad.

El pronunciamiento público de un nutrido grupo de clérigos a favor del referéndum ilegal posicionándose ideológicamente es un flaco servicio al bien común, cuando de la Iglesia se esperaría su capacidad de diálogo sin exclusiones, su mediación en la tarea de acercar posturas y su servicio a la causa de la libertad sin demagogias ni supremacías ideológicas.

3 Responses to “Clérigos e ideologías”

  1. Estoy de acuerdo con el contenido de este artículo. Es verdad que no soy catalán, pero he vivido en muchos lugares donde su sensibilidad y su identidad propias son muy fuertes y no he encontrado este posicionamiento tan explícito de clérigos de pertenecen a una institución. Es más lo que nos une que lo que nos separa. Tenemos que ser instrumentos de concordia y entendimiento. Gracias.

  2. Querido Pepe,

    Sabiendo que estamos prácticamente de acuerdo, hay algo que me chirría. Comprendo que la Iglesia es universal, me siento más cristiano que español y en muchas cosas importantes tengo más puntos en común con un cristiano de otras latitudes que con mi vecino del tercero. Deberíamos tender hacia el internacionalismo, además bien sabemos el daño que hace las fronteras. Pero (y la parte importante va siempre después del pero), a mí me parece genial que los clérigos (sean uno o 400) se metan a opinar en este tema. Porque si coarto su capacidad de opinar en este tema impilcaría que no podrían opinar cuando una monja lucha en EEUU contra la pena de muerte (Sis Hele Prejean) o un obispo en Marruecos clama contra las fronteras que matan (Santiago Agrelo) o el Padre Ángel monta los saraos que monta por ayudar a los sintecho.

    Ya me gustaría que 400 clérigos de mi diócesis se uniesen para gritar por muchas cosas. Y de alguna estaré en contra y en otras estaré a favor, pero siempre con libertad para expresarlas (estén o no equivocados).

  3. Hola José Miguel. Comparto la argumentación que indicas. Tan solo te faltó incluir, no sólo a clérigos sino también a organizaciones educativas, incluidas las concertadas. Puedes ver manifiestos de la fundacion escuelas jesuitas de cataluña, la salle, algunos centros salesianos, etc.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)