El frio del invierno

Corría el año 1845. Don Bosco y unos cuantos sacerdotes se ocupaban en Turín, desde hacía meses, de un numeroso grupo de jóvenes con los que dieron inicio al catecismo y al propio Oratorio de San Francisco de Sales. Estos primeros momentos del oratorio constituyeron un auténtico éxodo. Tras la apertura del Ospedaletto a principios […]