Del valor a la virtud

130530-humildadEducar en la fe, la esperanza y el amor como virtudes que son, es ayudar a descubrir el don de Dios en la vida de las personas. La experiencia de la “vida teologal” es apertura al misterio de Dios que se nos ha revelado en Jesucristo. Es la experiencia del “encuentro” que se inicia en el bautismo y que requiere de un camino, entendido como respuesta al don, hacia la madurez creyente.

Nuestros itinerarios de educación en la fe para jóvenes ¿permiten experimentar el don del Espíritu y abren a la experiencia de la paternidad de Dios? ¿acompañamos a los jóvenes en la experiencia vital de la bondad y de la misericordia de Dios? ¿Proponemos experiencia espirituales (del Espíritu) para ayudar a descubrir la presencia de Dios que alienta y sostiene en el entramado de la existencia? Son “preguntas clave” porque nos permiten percibir la extraordinaria importancia de acompañar la experiencia creyente mucho más allá del consumo de vivencias que motivan emocionalmente comportamientos efímeros o actitudes que necesitarían ser afianzadas con los filtros del entendimiento y de la voluntad para ser asumidas existencialmente.

Porque de lo que se trata, finalmente, no es de vivir estados de euforia ante vivencias más o menos significativas sino de generar actitudes conscientes que configuren experiencias fundantes. La de la fe es una de ellas: conduce al creyente hacia una actitud de abandono en la misericordia de Dios; madura una afectividad centrada en Él como valor supremo; provoca la respuesta de adhesión a su voluntad.

  Las experiencias de la bondad y de la misericordia de Dios fundamentan la fe, sostienen la esperanza y avivan el amor. Solo esta apertura al don hace de ellas una virtud teologal porque anclada solo en Él, no obstante la fragilidad de las personas, la complejidad de la realidad o la oscuridad del dolor en la que a veces se ve envuelta la existencia.

Teniendo en cuenta estos elementos, educar a los jóvenes en la vida teologal es acompañarlos en la experiencia creyente para poder experimentar que Dios es el fundamento de la propia vida. La esperanza se sustenta en la experiencia de la fe y se expresa en compromiso del amor. Al mismo tiempo, la esperanza da a la fe el aliento necesario para perseverar en la adhesión a Dios. El amor aprende de la esperanza a vivir en la tensión de la paciencia y la fortaleza. La pastoral con jóvenes debería saber también proponer procesos así: itinerarios que transiten los senderos que van del valor a la virtud, que abran al don de Dios y estimulen el camino de todo aquel que anhela mayor plenitud en la propia vida. 

One Response to “Del valor a la virtud”

  1. Very insightful and thought-provoking.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)