El costado abierto de Jesús

Sin títuloMirad el árbol de la cruz… donde estuvo clavada la salvación del mundo. Mirad la desnudez de un cuerpo machacado, la libertad de un hombre crucificada, el amor desarmado hasta el extremo. Mirad el árbol de la cruz… y en él a nuestro Dios clavado.

Mirad al que atravesaron… mirad el costado abierto de Jesús… Es el dolor del mundo atravesado por el pecado y la iniquidad, por todo aquello que vulnera al hombre y no le deja ser persona según el corazón de Dios.

Hoy son el costado abierto de Jesús los pequeños a los que una mirada adulta y turbia arranca de cuajo su infancia; los que ahogan su estrecho sueño en una patera al reclamo del paraíso engañoso y embustero; las mujeres que han cambiado el amor por los oscuros golpes de un embrutecido bebedor; los que sufren la injusticia y el desamparo porque nadie se ocupa de ellos, los débiles; los que son condenados por la historia a vivir en la miseria porque han nacido en el sur del sur; los que deben abandonar su tierra por cuestiones de raza, credo o ideología; los que, junto a nuestra casa, viven solos y abandonados; los jóvenes atrapados por la maraña de la droga y los sin escrúpulos que comercian con la muerte…

Todos son el costado atravesado del Señor. Todos son el cuerpo de Cristo. Todos están clavados con él en el madero, todos abrazados por el padre en un único abrazo salvador entre el cielo y la tierra, en el pacto definitivo de una alianza eterna hecha promesa: el dolor y la muerte no tendrán la última palabra.

Del costado de Cristo brotan agua y sangre, del cuerpo de Cristo brota la salvación. Son el agua de un mundo nuevo que Dios hará brotar algún día y la sangre del amor desarmado y crucificado que abren el camino del Reino. Dios, en el Resucitado hace justicia a todos los vencidos de la historia. Porque la cruz es un alegato contra todo aquello que está atravesado por la lanza punzante de una libertad envenenada y maldiciente; un alegato contra el dolor, la violencia, el sufrimiento y el desgarro de la humanidad…

Son el agua y el vino de la vida. El agua y el vino que serán la sangre del Señor ¡Qué bien entendemos ahora la Eucaristía! Comprometedora Eucaristía, subversiva memoria del crucificado-resucitado que no nos deja indiferentes. Cuando celebramos la memoria del Señor, cuando comemos su cuerpo y bebemos su sangre, besamos su costado abierto… besamos a los perdidos, a los atravesados por la lanza en nuestro mundo, a los que – con Jesús – están desnudos, machacados y clavados al madero… besamos su costado abierto. Y nuestra vida se hace memoria subversiva, arriesgada y comprometida de Jesús. Y ya nada puede ser igual en nuestra historia.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)