Domingo en tiempos de pandemia

DSLa familia salesiana celebra hoy, seis de mayo, la fiesta de Santo Domingo Savio. Estoy absolutamente convencido de que su figura y su legado son de los mejores tesoros que nos ha dejado Don Bosco a la Iglesia, a los salesianos y a los jóvenes.

De él dijo el propio Don Bosco cuando lo conoció con solo doce años en 1854 que tenía un corazón “grande y transparente”. Quedó maravillado el buen sacerdote “de como lo había enriquecido la gracia de Dios a pesar de su tierna edad”.

Pidió estudiar. Viendo que había buen paño, lo llevó consigo al Oratorio de Turín y recorrió junto a él un camino de autenticidad evangélica que le condujo hacia una santidad sencilla, cotidiana y alegre. Domingo respiró el mismo aire que Don Bosco en tiempos de una extraordinaria eclosión del Espíritu como fueron aquellos primeros años en el Valdocco de la década de 1850, donde se acuna el carisma salesiano.

No se encerró Domingo en un misticismo petulante ni quedó atrapado en formas estereotipadas de religiosidad devocional. Por el contrario, Don Bosco supo inculcar en él una espiritualidad recia que hundía sus raíces en Dios y se expresaba a través de una amistad profunda con Jesús y con María. Muy pegada a la cotidianidad, el santo sacerdote transmitió a Savio Domenico una propuesta de santidad sencilla y realista. Cumple con tu deber. Procura estar siempre muy alegre porque Dios te ama. Echa una mano a tus compañeros, en especial a los que más lo necesitan. He aquí la fórmula de un proyecto de vida luminoso y certero que roturó la tierra de un corazón tocado por la gracia y que le llevó a identificarse cada vez más con el Señor Jesús.

Era el alma de los recreos. De él decían sus amigos que era bondadoso y amable. De mirada serena y limpia, supo hacer del compromiso evangélico una presencia cercana y estimulante para todos los que caminaron junto a él. Como recuerda Juan Cagliero, joven seminarista y educador de Domingo, “era un muchacho estupendo”. El propio Cagliero, que formará parte del primer grupo de salesianos años más tarde, reconocerá que “Don Bosco, hablando con nosotros, decía que en el Oratorio había jóvenes tan queridos de Dios que hacían verdaderos milagros. Yo estaba persuadido de que hablaba de Domingo Savio”.

Cuando en el invierno de 1854 arreciaba la epidemia del cólera en Turín, quiso sumarse al grupo de 14 muchachos de Don Bosco que asistían a los enfermos por las calles. Un gesto sin precedentes por el que Don Bosco aseguró la protección del cielo a los chicos que quisieran solidarizarse con las víctimas aún a riesgo de contagiarse. María Auxiliadora los cobijó bajo su manto y ninguno de los chavales se infectó. A Domingo no le dejaron ir por ser demasiado pequeño, pero aprendió en la escuela de la solidaridad y decidió vivir con la mano tendida, sin dar rodeos, implicándose en la vida maltrecha de los más vulnerables. Condujo a Don Bosco a la casa de algún enfermo, se preocupó por los golpeados por la epidemia pidiendo cuidados para los que acababan abandonados en las calles, se conmovió ante tanto dolor suplicando a Don Bosco comprometerse más y no pasar de largo ante el sufrimiento.

Domingo, en tiempos de pandemia, nos enseña a vivir de otra manera; a cultivar una mirada buena y limpia sobre las personas; a modelar nuestro corazón desde la bondad y la amabilidad; a cultivar una interioridad que se adentra en la espesura de la amistad con Dios; a alimentar la vida con la Eucaristía y a espejarnos en la transparencia de María Inmaculada; a salir de nosotros mismos al encuentro con los demás desde una sonrisa abierta y franca; a ser dueños de nuestra voluntad atendiendo a nuestras responsabilidades con entereza y esfuerzo cotidiano; a tender la mano y abrir puertas a los que más lo necesitan sin especular con nuestras posibilidades y actuando con generosidad.

Estamos más cerca de vencer al virus. Como sociedad y como iglesia hemos de salir reforzados de esta crisis sabiendo que es posible (y necesario) ver las cosas de otra manera. No bastan los aplausos ni canciones que nos invitan a sobrevivir, por muy estimulantes que hayan sido en estas semanas. Es necesario cambiar el corazón. Mirar de otra forma. Emplear de manera diferente nuestro tiempo. Poner primero lo primero. Abrir puertas y ventanas para que el viento (el del Espíritu, ese que nadie sabe de donde viene ni a donde va pero que transforma todo a su paso) airee nuestro modo de vivir.

Hoy estamos de fiesta. Domingo significa “del Señor”. Pues eso. No solo hay que salir después del confinamiento, hay que dejar que entre.

3 Responses to “Domingo en tiempos de pandemia”

  1. Your posts are very meaningful, the content is quite interesting and impressive, I hope in the near future you will have many good and meaningful articles to bring to readers.

  2. It’s very good post which I really enjoyed reading. It is not everyday that I have the possibility to see something like this.

  3. It’s great to be here with everyone, I have a lot of knowledge from what you shared, to say thank you, the information and knowledge here helps me a lot.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)