¿Por qué la cruz?

         cruz Nunca lo había pensado. Y siempre lo había visto tan normal. La cruz de Cristo, o mejor dicho, Cristo crucificado, preside por todas partes, y es el signo más claro del cristianismo. Recuerdo que de niño teníamos un catecismo (Astete o Ripalda) en el que había una pregunta que decía: ”¿cuál es la señal del cristiano?” Y respondía: ”la santa Cruz”. Digo que siempre me ha parecido normal. Lo aceptaba de una manera natural, sin que apareciera ningún tipo de objeción.

         Fue en la capilla de mi comunidad, durante la oración. También allí estaba el crucifijo. Esta vez iluminado por un foco. Tal vez me vino la idea por estar meditando en la Pascua de Resurrección.

         Y esta fue la pregunta que me hice a mí mismo, o que surgió sin más: ¿Por qué la Cruz? ¿No sería más lógico, con más sentido, el sustituir al “crucificado” por el “resucitado”?

 Puestos a buscar razones, las hay para las dos cosas. Pero puestos a dar sentido a nuestra fe, creo que tiene más fundamento la resurrección que la muerte, aunque no se da la una sin la otra. Como se ha dicho: No puede haber mañanas de resurrección, sin tardes de Viernes Santo.

         Lo que hizo reaccionar a los apóstoles, no fue  la muerte de Jesús, sino su resurrección; el saber que estaba vivo. Como dice el Apóstol: “si Cristo no hubiera resucitado, vana sería nuestra esperanza”. Por otra parte, la Iglesia mantiene como fiesta principal en su calendario litúrgico, la Pascua de Resurrección.

       ¿Por qué no “el resucitado”, en vez del “crucificado”?  Ciertamente que uno y otro son el mismo. Pero también es el mismo el Jesús de la vida oculta, el de la vida evangélica, y el de la vida crucificada. Y sin embargo hemos destacado el Jesús de la vida crucificada. Tal vez haya intervenido  en ello, aunque inconscientemente, el carácter un tanto masoquista del ser humano.

        Hasta muy recientemente, los desfiles procesionales de la inmensa mayoría de nuestras ciudades, terminaban con la muerte de Jesús: el Santo Entierro. Ni un atisbo de resurrección. Esa falta de sentido pascual se subsanó, dando paso a la procesión con el Resucitado, la mañana del domingo de Resurrección.

Sin embargo, como signo cristiano más destacado y difundido, ha quedado el Cristo muerto en la cruz. Sigue faltando lo más significativo, lo más importante, que es la Resurrección. Creo que un Cristo resucitado, en vez de un Cristo crucificado, tendría mucho más sentido como signo cristiano.

                                                                                                         Félix González ss.cc.

2 Responses to “¿Por qué la cruz?”

  1. Cuando muere el Hijo del Hombre, queda subvertido el orden del universo porque muere el Justo.
    Los palos de la Cruz son el cruce de un orden a otro. Muere El que vive, revienta la Justicia y surge un big bang de Misericordia.
    “El amor apasionado de Dios por su pueblo, por el hombre, es a la vez un amor que perdona. Un amor tan grande que pone a Dios contra sí mismo, su amor contra su justicia. El cristiano ve perfilarse ya en esto, veladamente, el misterio de la Cruz: Dios ama tanto al hombre que, haciéndose hombre él mismo, lo acompaña incluso en la muerte y, de este modo, reconcilia la justicia y el amor.” (Encíclica, Deus Caritas Est)
    Cruz y Resurrección se suceden si son contempladas inmersas en el tiempo pero son atemporales. Los palos de la Cruz son una misma asíntota que culmina abrazando a la humanidad y trayéndola de vuelta.
    Por eso, la “Cruz y Resurrección”, porque: “Mira: He aquí que todo lo hago nuevo” (Ap 21,5).”

  2. Susana: muy acertada tu reflexión. Lo de la “misma asíntota” no deja de ser una buena imagen, pero creo que un tanto difícil de interpretar, para mucha gente, al ser un término poco usado. Saludos

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)