3º Perdonarme, perdonar y pedir perdón

Perdonar 2

Introducción

Mateo 18, 21-35

Relato mi experiencia vivida de perdón y la comparto:

  • Recuerda situaciones de personas o grupos de personas, a las que como sociedad tendríamos que pedir perdón…
  • Recuerda personas a las que la limitación, ignorancia o inconsciencia hayan podido causar algún mal al bien común…
  • Acepto mi pequeñez, y confiando en la misericordia de Dios Padre, ¿De qué me doy cuenta que necesito perdonarme y acoger el perdón, para seguir creciendo en humanidad?

Plegaria

One Response to “3º Perdonarme, perdonar y pedir perdón”

  1. Comienzo por reconocer el alto grado de civismo de la gran mayoría de la población ante las restricciones que hemos tenido que soportar en este año de pandemia. Creo sinceramente que la pandemia ha sido una oportunidad para reflexionar respecto a lo que realmente es importante, pero, también es cierto, que ha sido un tiempo en el que nos hemos enfrentado a nuestras propias vulnerabilidades. Necesitamos de la misericordia para comprendernos y apoyarnos.

    Como parte de la sociedad…
    Pido perdón por las personas que inesperadamente han muerto víctimas del coronavirus. Los medios de comunicación y los responsables políticos, con nuestro silencio, han ocultado la dimensión profundamente humana de la muerte, presentando a la baja una fría cifra de muertos. Se me quedó gravado en el corazón las 50 “ataúdes” de una morgue que nadie reclamó. La imagen de la muerte que se ha dado es como el final de una biología, un cuerpo que llegue a su fin y no como el final de una biografía, el fin de una vida que se ha fraguado en el trabajo, en las luchas de cada día, en las ilusiones, sufrimientos y esperanzas compartidas… que demanda el acompañar en esa última etapa, escuchando, cuidando para vivirla con dignidad.
    Por eso extiendo la petición de perdón, como parte de la sociedad, a los familiares que no han podido acompañar a sus seres queridos en su trance final. No basta un acto para honrar a los compatriotas que han perdido la vida. Es necesario recordar los hechos, los fallos, la tristeza, el dolor para poder ayudarles a hacer el duelo.

    Pido perdón a todas las personas de la sanidad, que ha estado en primerísima línea, intentando salvar vidas. Pedir perdón, porque hemos vuelto a fracasar como sociedad, porque hemos vuelto a poner todo el sistema sanitario al borde del colapso, con lo que supone poner en riesgo también sus familias y amistades. Hemos fracasado porque sabiendo lo que teníamos que hacer, hemos actuado como si todo fuera una pesadilla.

    Pido perdón por lo acontecido en bastantes residencias de ancianos. Casi la mitad de las personas fallecidas han sido de personas mayores que vivían en residencias, en circunstancias penosas, sin ninguna ayuda médica y de profesionales sanitarios, en la más absoluta soledad, sin la compañía y el abrazo de sus seres queridos. Una generación que había tenido una infancia y juventud nada fácil en los años de la posguerra, que con mucho trabajo y esfuerzo sacaron adelante sus familias; que hicieron la “transición” de manera ejemplar y generosa…

    Como sociedad y como persona singular tenemos que comprender y perdonar a todas aquellas personas, o grupos de personas, que durante la pandemia han expresado o se han manifestado en contra de la situación de alarma, los confinamientos, horarios, hasta los que niegan la existencia del virus o se oponen a la vacuna. A más de uno puede chocar esta petición de perdón a estas personas o grupos, pero esto ocurre porque solemos mirar los sucesos con una mirada superficial, pero si se contempla desde dentro las cosas se ven de otra manera. La alarma prolongada que se estableció por los dirigentes políticos, por supuesto justificada, han creado una situación tan extrema e inhumana, que yo me he planteado estas cuestiones: ¿Quién no ha sentido rebeldía, rechazo, condena (interiormente, se suele decir) antes las imposiciones? ¿Acaso estas personas, que se rebelan, no hacen más que expresar de forma exterior lo que sentimos muchas personas dentro de nosotros mismos? ¿En cierta medida pedirles perdón no será una ocasión para reconocer que yo también sentía eso? ¿No tendré que perdonarme yo también en esta situación, y por tanto, perdonar a otras personas? No olvidemos que la reconciliación será siempre suma de lo diverso, del bien y del mal, luz y sombra…

    También tengo que perdonarme a mí mismo, para poder perdonar. Esto no quiere decir que el origen del perdón está en mí, sino en la experiencia de ser perdonado por Dios y por personas concretas, esa es la fuente del perdón. Mi resistencia a perdonarme radica en el miedo de hacerme consciente de mis debilidades y de que no soy perfecto. Esta situación de pandemia me está ayudando a reconocer mis errores y dejar de justificarme o de culpabilizar a otras personas.
    Por eso me perdono de haberme cuidado y protegido tal vez demasiado. Me perdono por no haber escuchado mejor a mis emociones y valorar su sabiduría. Me perdono por mis perfeccionismos, mis exigencias a otras personas. Me perdono por no haber sabido valorar lo que soy y lo que tengo, lo estoy haciendo un poco tarde. Me perdono por haberme dado cuenta demasiado tarde de que todos aquellos errores, equivocaciones y pérdidas forman parte de mi vida, del mismo modo que mis éxitos y mis alegrías…, He abrazado todas estas experiencias y las he asumido en esta etapa final de mi vida en paz y esperanza.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)