Inasequibles al desaliento, los Legionarios de Cristo piden ayuda económica para la formación de seminaristas

No tiran la toalla. A pesar de la que tiene encima, la Legión de Cristo sigue impertérrita, inasequible al desánimo y como si el futuro apareciera sin ninguna nube en el horizonte. Realizan ordenaciones multitudinarias en Roma. Siguen sin reconocer la pederastia de su fundador, por la que Marcial Macel fue condenado por la Santa Sede. […]