La impiedad

Enfrente de mi casa han escrito sobre el muro “Cuánto dolor, por un puñado de miserables”. Soy nuevo en el lugar y no puedo decir ni quiénes forman el “puñado de miserables” ni a qué dolor se refiere, aunque teniendo en cuenta la geografía y los sucesos, podría intentar imaginarlos. Pero no puedo negar que, al leerlo, me ha impresionado la fuerza sentimental que trasmite. No creo que se pueda decir tanto con tan pocas palabras.

En algún lado leí que al dolor humano hay que acercarse con reverencia; forma parte de esos misterios de la vida que se dan en tierra sagrada que uno no puede pisotear de forma inocente.  Los graffiti son a menudo como gritos que se aplastan contra una pared. De todas formas no me gusta ver los muros pintarrajeados, ni tampoco disfruto con el griterío, pues creo que sobre todo son  producto del miedo o de la ira, que, por cierto, suelen ir unidos de la mano. Afirmo que la palabra es la articulación de la idea y del sentimiento que nos permite a los humanos comunicarnos como es debido. El miedo y la ira nos sepultan en el silencio o nos traicionan en el grito, pero en definitiva nos quitan la palabra. A pesar de lo que acabo de decir, parece que no es fácil prescindir de los gritos ni de la ira en la sociedad española que nos toca vivir. Basta escuchar ciertas tertulias radiofónicas o televisivas para ver cómo muy a menudo el que levanta la voz o se manifiesta más airado es el que se suele llevar la atención y el tiempo de lo que debería ser una conversación entre diversas personas que comparten o discrepan en opiniones sobre la actualidad. He estado muchos años fuera de España y, si bien he procurado seguir por diversos medios la actualidad de mi país, al regresar e instalarme de nuevo aquí, he sentido con fuerza un sentimiento muy extendido que es la crispación. Con mucha facilidad se manifiesta la indignación ante sucesos, acontecimientos, noticias…Este fenómeno me parece lo suficientemente complejo como para que no podamos explicarlo por un solo elemento. Sin embargo me voy a permitir apuntar a uno de ellos y lo hago acudiendo a un maestro, Ortega y Gasset, que decía: “el hombre piadoso contrae, cuando niega, la obligación de construir una nueva afirmación, se entiende al menos de intentarla. Es importante tener en cuenta que el adjetivo piadoso, utilizado por Ortega, tiene poco que ver con el uso que hoy en día se da a esta palabra. El filósofo se refiere a la piedad tal como se entendía clásicamente entre los romanos de la república y el imperio. La pietas  latina era la virtud que caracterizaba al buen ciudadano que asumía su responsabilidad en la res publica. Creo que un elemento, que habría que tener en cuenta en el análisis de la crispación, es la impiedad con la que enfrentamos la convivencia española. Todos somos responsables de la cosa pública y todos estamos llamados a construir una sociedad más sana especialmente en el ámbito de las relaciones humanas. Muchas veces nos tenemos que preguntar qué aportamos cada uno para construir una “nueva afirmación o al menos para intentarlo”. Repito que el dolor es algo connatural con el ser humano y se mueve en “un ámbito en el que, a penas ha dejado huella la palabra”, como diría Rilke, sin embargo entre todos podríamos hacer un poco menos dolorosa nuestra sociedad al evitar la crispación. Y, por favor, no dejemos algo tan serio en manos de unos pocos, los que hemos venido a llamar “clase política”, porque todos somos políticos, es decir miembros de esta sociedad organizada en forma de Estado, y todos somos responsables de su construcción o destrucción.

 

Enrique Losada

5 Responses to “La impiedad”

  1. Estoy enamorado de esto…

  2. One needs 3 things to be truly happy living in the world: some thing to do, some one to love, some thing to hope for.

  3. No matter how bad your heart has been broken, the world doesn’t stop for your grief. The sun comes right back up the next day.

  4. Accept what was and what is, and you’ll have more positive energy to pursue what will be.

  5. Until you make peace with who you are, you’ll never be content with what you have.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)