Los ¿por qué?

interrogantes.jpg

Dicen que hay una etapa en la infancia en la que los “¿por qué?” tienen una importancia decisiva en la psicología infantil. Sobre cualquier situación, acontecimiento o afirmación, el niño pregunta: ¿por qué? Y estos se enlazan uno tras otro hasta aburrir. Es una necesidad psicológica, porque la curiosidad por una parte, y la falta de conocimientos, por otra, hacen que surjan continuamente las preguntas. Podríamos decir que preguntar es un método de conocimiento. Y esto vale, también, para los adultos. Sin embargo, ocurre que el adulto, muchas veces, tiene reparo o vergüenza en preguntar, para que no le consideren ignorante; cuando, en verdad, los que suelen preguntar suelen ser los más inteligentes e inquietos intelectualmente, porque son los que mejor ven las dificultades o más deseo de saber manifiestan.

         Y toda esta digresión ¿a qué viene? Viene sencillamente, porque me he dado cuenta de que preguntamos poco.  Y ello obedece a tres posibles razones: a) nos da vergüenza, b) nos creemos que ya lo sabemos todo, c) somos poco inquisitivos y nos contentamos con aceptar las cosas, las afirmaciones y los hechos sin ver a qué obedecen, o sin constatar su veracidad o su razón de ser. La inmensa mayoría de la gente, acepta las cosas que “siempre se han dicho” o “siempre se han hecho” sin preguntarse  el “por qué” se  dicen o se hacen.

          Ciñéndome a las afirmaciones en el terreno de la Iglesia o de lo religioso, ¿cuánta gente se hace la pregunta: ¨por qué?”. ¿Por qué se dice que el Papa es infalible? ¿Por qué se cambiaron algunas partes del Padrenuestro? ¿Por qué ahora se puede comulgar en la mano cuando antes estaba prohibido tocar la sagrada hostia? ¿Por qué se ha retrasado notablemente la edad de la Confirmación? ¿Por qué se hacen una serie de signos, y qué significan los mismos, en la celebración del bautismo? ¿Por qué las mujeres no pueden ser sacerdotes? ¿Por qué no se pueden casar “los curas”? ¿Por qué la Iglesia no admite el divorcio?… Y podríamos seguir poniendo mil “por qués” más.

       Muchas veces la gente se contenta con criticar o no aceptar algunas cosas, sin preguntarse el “porqué” de las mismas.  Y yo me pregunto: ¿por qué?

One Response to “Los ¿por qué?”

  1. Félix: desde tu sincero artículo del 17 de diciembre, esperaba que nos brindaras el siguiente.
    Nuestras dudas y nuestros anhelos juegan una mano cada uno. Buscamos conciliarlos, y es entonces, cuando surgen preguntas interesantes, hasta el punto, de que lo que nos respondamos determinará la manera de vivir los días.
    Todos vamos tras la felicidad, pero ¿podrá lograrse sin ser, no sólo felices, sino muy desgraciados los hombres?
    Por lo menos los cristianos, nos sumamos a una Vida-Resurrección, pero ¿cabe una salvación que no abarque a todos?
    No vemos nada de claro que la injusticia en el mundo revierta, pero ¿podremos tener tanta esperanza como para radiar una confianza decisiva en Dios?
    Igual son mis preguntas retóricas, pero son las que me hago.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)