“… hasta que faltan”

vaso-agua Hay cosas que no se valoran “hasta que faltan”. Por ejemplo, ¿quién cae en la cuenta de la luz eléctrica, mientras alumbra? ¿Quién se da cuenta de la utilidad del agua corriente, mientras la podemos usar? ¿Quién valora el sol  y su luz, hasta que se nubla o se echa la noche? Y así podríamos pasar por todas y cada una de las cosas de que nos servimos, porque las necesitamos.

Pero si pasamos de las “cosas” a las personas, todavía es más evidente.  Cuando falta una madre, un hijo, una esposa, un buen amigo… es cuando se valora lo que significaban para nosotros y lo necesarias que eran.

Con estos ejemplos, quiero invitar a valorar lo que tenemos, antes de que falte. Y el hecho de valorar algo, lleva consigo agradecerlo. Un doble agradecimiento: a las personas, a los servicios… y a Dios.

Sí, a Dios, porque es el que está detrás de la bondad de esas cosas y de esas personas. ¿Le damos las gracias, cada mañana, por el regalo de un nuevo día, y por la noche, por los bienes recibidos durante el día? Se dice que “el que no es agradecido, no es bien nacido”.

Pero no solamente echamos en falta y valoramos cosas y personas, también se echan en falta y se valoran algunos gestos y actitudes. ¿No hay que valorar una sonrisa recibida, un buen trato, un favor, un apretón de manos, una mirada comprensiva, un elogio que no sea adulación,…? Y ¿no lo echamos en falta cuando lo esperamos y no se produce?

Pues bien, si nosotros echamos en falta esas cosas, tendríamos que tener suma atención a que a otros no les falte por nuestra parte.

Esos pequeños (¿pequeños?) detalles, esos modos y formas de comportamiento con los demás, deberían ser algo a lo que le diésemos mucha importancia. Son, un poco, como la sal en la comida. Si falta, ya no tiene el mismo buen sabor. ¡Y además no cuesta tanto!

Es bastante menos trágico carecer de agua corriente o de luz eléctrica durante unas horas, a pesar del descontrol que se origina, que no poder gozar de una buena acogida, de una buena cara, de un gesto de amistad, de una agradable sonrisa.

               ¡Hay cosas que no se valoran suficientemente, hasta que faltan!

                                                                                                 Félix González López

One Response to ““… hasta que faltan””

  1. Y eso es la pobreza, lo que falta y, al tiempo, se necesita.
    Y también es eso mismo la soledad, el necesitar verse buscado en los ojos de otros y no encontrase.
    “Tendríamos que tener suma atención a que a otros no les falte por nuestra parte”, dices bien; con esta sensibilidad es más fácil encontrar un motivo para cada día. Vivir atentos, nos brinda un ‘esqueleto de humanidad’ que nos mantiene derechos, altos, desplegados…algo así, “no se valora suficientemente, hasta que falta” ya que nuestra vida podría verse desteñida de sentido, fuerza y alegría.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)