El P. Ángel García y el P. Damián

pangel1.jpgEn el número de julio de la revista 21 aparece un testimonio del P. Ángel García, Presidente y Fundador de la Asociación Mensajeros de la Paz, un sacerdote comprometido con diferentes causas para promover la paz y la igualdad en situaciones diversas. Me resulta llamativa la imagen que utiliza del P. Damián con un crucifijo en una mano y portando en la otra una esponja para atender a los enfermos. Es decir, la coherencia entre la fe y la vida. Por eso habla también de que Damián puede ser un “guía virtual” para todos nosotros hoy. “Mi” Padre Damián.De niño, el Padre Damián era para mí, como para muchos compañeros de seminario, una especie de héroe. Su imagen era inconfundible: vestido de blanco, rodeado de enfermos, y entre palmeras, como se identificaba entonces, en aquella posguerra asturiana, a los lugares remotos; y ningún lugar sonaba tan remoto como Molokai. En el breviario tuve durante muchos años una estampa suya en la que aparecía arrodillado ante dos leprosos moribundos, con el Crucifijo en una mano y con la esponja para lavarles en la otra. A él me encomendé muchas veces, convirtiéndole en una especie de confidente, de guía virtual, como dirían los jóvenes de hoy. El Padre Damián era para nosotros, más que un apóstol, un aventurero de la Fe, en su más noble sentido de la palabra, y creo que por eso nos atraía tanto. Especialmente a mí. Sin ninguna duda, y tal vez sin darme cuenta, el ejemplo del Padre Veuster me ha acompañado toda la vida. Me ha acompañado su modo de entender su consagración a Dios a través de la entrega a los hombres, su forma de vivir la Fe a través de la caridad, su manera de encontrar a Dios en los más débiles, en los más pobres, en los marginados; eso de la estampa, el crucifijo en una mano, y la esponja en la otra. En unos meses subirá a los altares un hombre que a través de su ejemplo, y en todo momento me recuerda lo mejor de la Iglesia, lo que de ella me gusta, lo que en ella de verdad merece la pena, lo que la hace buena y justa. En alguna ocasión, cuando he emprendido algún viaje humanitario a zonas de conflicto, de esas consideradas peligrosas, políticos, funcionarios, o incluso o personas cercanas me han desaconsejado ir, diciendo que no era prudente, que había mucho riesgo. Entonces yo pienso en esa “Santa Imprudencia” de quienes son, como el Padre Damián, pioneros del amor: los primeros jesuitas, Don Bosco, la Madre Teresa, Vicente Ferrer… Ellos descubrieron la verdadera esencia del ser humano: “querer y dejarse querer”; ellos encarnaron la verdadera esencia del mensaje de Jesús, “amar como Él nos amó”. Que el ejemplo del Padre Damián nos ilumine siempre, y su fuerza nos anime a no dejarnos arrastrar por la “cobarde prudencia” de los descreídos.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)