El Evangelio por encima de normas y leyes

        No hace mucho tiempo, escribía  el teólogo José Ignacio González Gonzalez FausFaus, en una carta abierta, titulada: “A los hermanos Obispos”, entre otras muchas cosas, lo siguiente: “Quiero ser cristiano y serlo con la máxima fidelidad al Evangelio. Pero debo confesaros que la institución eclesiástica es la cruz de mi fe”. Y luego daba sus razones de tal afirmación.

Yo no me atrevería a hablar de “la cruz de mi fe”, pero sí debo confesar que hay muchas actuaciones, palabras y gestos de nuestra “jerarquía” que me crean cierta desazón como cristiano de a pie y como pastor. Y tal vez, mucho más como “pastor”, por lo que lleva consigo de tener que orientar a otros, y debatirme entre lo que la conciencia (y a veces el sentido común) me dicta y las orientaciones o imperativos que me vienen dados.

     La imagen que se da de la Iglesia, con ciertas formas de hablar y de amenazar, es la de “una institutriz gruñona y provecta que, a base de riñas, trata de afirmarse a sí misma, más que educar”. Son palabras, también, de González Faus.  La Iglesia (la Jerarquía) tiene derecho a decir ciertas cosas, pero nunca tiene derecho a perder las formas. Perdiendo éstas, se pierde autoridad, y hasta el mismo mensaje se oscurece.

   Nuestros obispos, a pesar de que hace tiempo ellos mismos dijeron que ”España es país de misión”, no parecen creérselo. (¿Lo dijeron, acaso, para no desentonar del Papa que había dicho que “Europa era país de misión”, o es que estaban convencidos, de verdad, de que en eso, también España es Europa?). Digo que no parecen estar convencidos de lo que afirmaron, porque siguen actuando como si se tratara de la España católica “de toda la vida”. Y, hermanos obispos, la España de hoy no es católica, aunque todavía se pueda decir que es un país bautizado. Pero hay que mirar los estudios hechos sobre las prácticas cristianas, sobre los valores cristianos, sobre su afecto a la Iglesia, sobre la indiferencia o la ignorancia, etc… Y no hablemos del alejamiento de la Juventud. A una Iglesia española (y tal vez de otros lugares) que perdió el mundo obrero en el s. XVIII, que perdió a los intelectuales en el s. XX y que en este siglo constatamos que también ha perdido la juventud, ¿qué le queda? Echemos una mirada a las iglesias en general (con gratificantes excepciones): ¿qué feligresía celebra la Eucaristía? Personas, en general, muy mayores. ¿Quiénes están integrados en grupos o asociaciones? Personas mayores, y casi siempre las mismas en todo.

¡Cuántas energías se emplean, a veces, en causas definitivamente perdidas! ¡Y cuánto prestigio y credibilidad se pierde en cosas menos importantes! Hay cosas esenciales de el seguimiento de Jesús, en el evangelio, en las que la Iglesia (en este caso los obispos) deberían poner mucha más “carne en el asador”: la pobreza (y las riquezas), la marginación de tantísimos hijos de Dios, en todos los ámbitos de la vida humana, en la paz, en el acercamiento real a los “hermanos separados”, (¿por culpa de quién?), el consumismo insultante, unas liturgias de la Eucaristía y de los demás sacramentos, que sean vivas y eficaces en la vida de fe de los cristianos, etc…

  Nada de ello afecta a mi fe, a estas alturas. Pero confieso que como pastor, me inquieta, me desazona, a veces, y me crea con frecuencia un cierto conflicto a la hora de actuar. ¿Debo ser fiel a mi conciencia y manera de ver las cosas, o debo renunciar a ello y seguir algunas directrices, o falta de directrices de la jerarquía, con las que estoy en desacuerdo?  Si quiero ser fiel al evangelio, fiel a Jesús, me veo obligado a transgredir algunas leyes o normas (Jesús lo hizo frecuentemente, con libertad de espíritu). Tal vez sea tachado de rebelde, de poco obediente, de orgulloso, de poco fiel a la iglesia, de…

Pero pienso que Jesús no sólo fue incomprendido por los de su tiempo, sino que fue considerado como un “pecador”, al entrar en casa de un pecador público (Zaqueo), al dejarse tocar por una prostituta  la Magdalena),  al incumplir la ley sagrada del sábado (curaciones ), etc… Era judío y “le obligaban” las leyes del pueblo judío. Pero siguió su conciencia y el mandamiento nuevo del Amor, con todas sus consecuencias, siendo fiel al espíritu de la ley, más que a la pura letra. En alguna ocasión dirá:”La letra mata, pero el espíritu vivifica”

                                                                                                        Félix González ss.cc

10 Responses to “El Evangelio por encima de normas y leyes”

  1. Creo que tenemos motivos para no retroceder, si hemos tenido la oportunidad de entender algo.
    Cada uno sabe como ha llegado hasta el mensaje y cuándo ha podido dejar de ser impermeable.
    Así, con cada retroceso queda desvelado un avance; en cada desconcierto, una nueva luz; en cada fracaso, un cambio en lo perseguido; en el desamor, la justicia; en el sufrimiento de los propios, el telón de fondo del sufrimiento de la humanidad; en la insatisfacción, el vacío manifiesto de no orientarnos hacia algo superior; etc.
    Sobre lo iluminado ya no podemos dejar de ver. Tú, por ejemplo, si ves más claro que aquellos que quedan frenados por su miedo, su mal entendida responsabilidad, su fe como siempre y su vértigo a soltar el poder y quedare sin Iglesia; tendrás que seguir confiadamente, como aquí te muestras, buscando en cada situación como convencer desde el Reino y, si no ves que convences, será porque no puedes verlo todo.

  2. Gracias Susana por los ánimos y buen consejo que me das. Siempre es gratificante comprobar que hay personas que piensan como uno mismo. Eso ayuda a no creerse muy equivocado. A pesar de no gustarme muchas cosas de la Iglesia Institución, amo tremendamente a la Iglesia. Pero me gustaría que llegase el día del verdadero cambio al Evangelio. Espero no verlo, pero otros lo verán. Seguro. No puede fallar el Espíritu Santo.

  3. Esperamos que lo “veas”, que hay que tener esperanza y confío en que tengamos Félix para rato. Un abrazo, Fernando ss.cc.

  4. Gracias, Fernando. Pero “las cosas de palacio, van despacio”. Y los años de la vida corren como galgos. De todos modos, nunca se pierde la esperanza de ver “algún” cambio esperanzador.

  5. No eres el único que piensas de esa manera, creo que es el sentimiento que muchos cristianos de a pie tenemos.
    Vemos como nuestra jerarquía va por un lado y el Evangelio por otro y eso nos hace mirar a nuestas conciencias. Una vez me dijo un sacerdote de esta congregación, ante mis dudas, que si la Iglesia decía una cosa y mi conciencia amparada en el Evangelio decía otra, que siguiera lo que mi conciencia me decía; y creo que es lo que muchos cristianos estamos haciendo por el cariño que tenemos a la Iglesia, aunque pienso que es hora de dar algún que otro tirón de oreja, siempre desde el amor y el cariño.
    A mi, personalmente, me duele que se hable más de lo que dicen nuestros obispos que de la labor que tantos cristianos estan realizando de una manera callada.
    ¿Cuantos látigos sacaría Jesús en nuestra época?
    Confiemos en la fuerza del Espíritu que siempre ha acompañado la Iglesia, “porque si nos fijamos en la trayectoria mas de uno hechaba a correr”
    Jesús nos dejó un mandato- El Amor- y trabajando desde él sabremos seguir su camino y hacer lo que en cada momento nos pide-” hasta sus últimas consecuencias”
    Así que ¡¡Animo!! Felix que aún nos queda mucho por hacer y mucho por denunciar.
    Ana

  6. Querida Ana: Alegra compartir los sentimientos y los convencimientos con personas entregadas al servicio del Reino. Es verdad que la Iglesia debería dar un cambio copernicano, pero… Dios tiene paciencia, y no manda fuego del cielo. Tengámosla también nosotros, pero trabajando cada vez con más entusiasmo por el Reino de Dios. Eso sí que vale la pena. Gracias por tu aportación. No tengamos demasiado miedo a transgredir ciertas normas; Cristo fue el gran transgresor. Mi lema es:”Más evangelio y menos normas”. Un abrazo.

  7. Dios nos regalo un corazón de carne para que pudieramos guiarnos en nuestros actos y pudieramos saltarnos en ciertos casos para hacer el bien la ley.
    Si la ley que hay que cumplir no está en sintonia con nuestra conciencia, seriamos prisioneras de ambas.

  8. Struggling with mathematics? Need urgent help with mathematics word issues? Read on to learn how you can benefit from expert solutions. Your work will get you the very best outcomes. Drop us an email or give us a call stating,”I Write My Paper,” and we’ll look after the rest. https://smokedza.com/

  9. Inch paragraph is one hundred — 200 phrases such as essays, fifty — one hundred phrases for straightforward producing. Two paragraphs four hundred words such as essays 200 phrases for creating. 3 paragraphs 600 phrases such as essays 300 phrases to get composing that is effortless. https://ctschoolcounselor.org/article/nominations-csca-professional-recognition

  10. In the context of the disease in which the world is facing you and your family, join hands to protect your health against corona virus.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)