Lo injusto de una incoherencia

huelga 29 septNo dudo de que el derecho a la huelga sea (es) un derecho constitucional. Pero tampoco dudo, y con la misma fuerza, que el derecho al trabajo es también un derecho que defiende la Constitución.

Hoy es el día de la “huelga general” convocada por los sindicatos (¿en complicidad con el gobierno?). Todos los trabajadores pueden ejercer su derecho a la huelga, ciertamente; pero el mismo derecho tienen los trabajadores a trabajar si lo desean. Y muchos lo desean, bien por no estar de acuerdo con los motivos de dicha huelga, bien porque no están dispuestos a perder un jornal, que para muchos es vital en este tiempo de crisis económica. ¡No están las cosas para perder trabajo ni jornales!

¿Por qué cuesta tanto respetar la libertad de los demás, mientras ejercitamos la nuestra? Los llamados “piquetes informativos”, no son, en general, sino grupos violentos ejerciendo la incoherencia de defender sus derechos pisoteando los de otros. Y esa incoherencia conlleva una grave injusticia.

Y esa incoherencia  no sólo la manifestamos en tiempo de huelga, sino también en la vida de todos los días. Nos olvidamos fácilmente de aquel dicho, tan sabio, que dice:”no hagas a otro lo que no quieres que te hagan a ti”. Muchas veces los gobernantes ejercen presuntos derechos, ignorando los derechos de los ciudadanos; los pueblos más ricos y poderosos imponen la ley del más fuerte, olvidando que sus derechos terminan donde comienzan los de los demás, y mientras unos pueblos se enriquecen, empobrecen a otros.

La ley de la selva está instalada en los países más desarrollados. Pero mientras que lo que ocurre en la selva es debido a la necesidad de sobrevivir y a la selección natural de las especies, en los hombres, lo que prevalece es la avaricia, el deseo exagerado por un también exagerado bienestar. La violencia parece estar instalada firmemente de la naturaleza humana. Ya decía el sociólogo inglés Thomas Hobbes, que “el hombre es un lobo para el hombre”. ¡Qué lejos está esto del mandamiento del amor, dado por Jesús, vivido por Jesús, demostrado por Jesús!

La incoherencia, injusta, consiste en que en vez de amarnos, nos mordemos. En vez de comportarnos como hermanos, lo hacemos como lobos.

¿Por qué cuesta tanto dialogar, compartir las ideas y las convicciones? ¿Por qué es tan difícil escuchar atentamente las razones (o si-razones) del otro? ¿Por qué, de una forma solapada o descarada, queremos imponer nuestros criterios?

La naturaleza humana está dañada por el pecado, tanto personal como colectivo. Y fruto de ese pecado son los malos entendidos, la violencia, las incomprensiones…

                                                                                                             Félix González

6 Responses to “Lo injusto de una incoherencia”

  1. Si la gente pensara-pensáramos para el bien del conjunto, tanto de ciudadanos como del resto de los hombres, llegaríamos a estar de acuerdo.
    Todas las diferencias: religiosas, políticas, las guerras por los límites o por la supremacía, siempre tienen en común que, los míos, sobrevivirán si se eliminan los otros.
    Esto va más allá de nuestra naturaleza animal que persiste, es la aversión incrustada frente a lo diferente.
    Posiblemente de esa misma ciénaga sicológica surge el fanatismo, como la reacción incontrolada que suplanta la capacidad de buscar soluciones.
    Todos identificamos el vértigo como desmesura de la precaución, ¿por qué no se auto-observarán los grupos sociales, en colisión permanente, como enfermos de una patología, instalada en nuestra condición humana, y que agrede de forma preventiva?

  2. Me llama la atención (quizá porque la situación actual es muy diferente de la de 1978) que la Constitución contemple el trabajo como derecho y la huelga como derecho fundamental, más protegido.

  3. Esa aversión hacia lo diferente, Susana, creo que es una reacción de autodefensa de lo personal. Cuando, en realidad, la diferencia es una gran riqueza; pero siempre que se quiera respetar y valorar. Dios nos hizo distintos; cada uno con sus valores. Se dice que terminada la creación de una nueva persona, Dios rompe el molde para que no se repita. ¿Por qué querremos corregir la plana a Dios? La tentación del Génesis sigue imperturbable:”Seréis como Dios”.

  4. No me extraña Ruth que te sorprenda esa paridad entre el el derecho a la huelga y el derecho al trabajo. No tendría nada de malo si el derecho a la huelga respetase el otro derecho al trabajo. Se anula la libertad, pero no en derecho, sino en la mala práctica llevada a cabo por los “piquetes informativos”, que no son tales, sino coactivos y violentos. Lo ideal sería que cada uno pudiese ejercer su libertad sin enfrentamientos. Saludos.

  5. Supongo que pasado un tiempo este comentario caerá en el olvido… pero fue ahora cuando leí este artículo. Y,después de leerlo, vuelvo a recordar y cuestionarme varios temas. ¿Por qué no hubo ninguna entrada previa a la fecha que invitará a la reflexión sobre la huelga o, mejor, sobre las causas que la motivaron?. ¿Por qué en ambientes de Iglesia no se reflexionó sobre el tema desde las principios de la DSI en parroquias, comunidades, Diócesis,…?. ¿Por qué no pronunciamientos sobre el tema?. ( Salvo la HOAC, Pastoral Obrera y un Obispo, antiguo consiliario, nada de nada). ¿Por qué nadie habla de la imposibilidad de muchos trabajadores de hacer huelga por la presión de sus jefes?. ¿Por qué tanta indolencia ante la situación personas que no tienen trabajo, aunque por ley es un derecho?. Me preocupa más la falta de discernimiento y reflexión sobre el tema (antes, durante y después de la huelga) que la opción de hacer huelga o no. La reflexión no es el “corta-pega” de lo que determinados medios o “gurus de la opinión” sacan a la palestra en los medios de comunicación.

  6. Estimado José M. Santos: He leído tu comentario. Estoy bastante de acuerdo contigo. Pero las afirmaciones cuando son parciales no son del todo justas. Somos muchos los curas de barrios, donde hay tantos parados, los que hemos hablado antes, en y después de la huelga general. Y siempre defendiendo a los trabajadores. Pero lo cortés no quita lo valiente. Y también he dicho, y se lo he dicho a ellos, que no todos los medios son justos. Y si hay un derecho a la huelga, y cada uno lo puede y debe ejercer, hay también un derecho que ampara al que quiera trabajar por las razones que crea a su juicio. Hay trabajadores que no se pueden permitir prescindir de un sueldo, en estos tiempos de crisis, independientemente de que además pueda haber quien no vea justifiada la huelga general en determinados supuestos. Las cosas en su sitio. De todas formas estoy contigo en que en ciertas esferas se debiera haber hablado más del tema. Graias `por tu aportaión. Un saludo

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)