Una sentencia cobarde e hipócrita

        Eccehomo   La sentencia más famosa de la historia, fue una sentencia cobarde e hipócrita. Es la sentencia más famosa e importante, porque el reo fue el más importante y famoso de la historia humana: Jesús de Nazareth.

Fue una sentencia “cobarde e hipócrita”. Me refiero a la que dictó Poncio Pilato, prefecto de la provincia romana de Judea, entregando a Jesús a los judíos, y a la chusma, manipulada y enervada.

Fue “cobarde”, porque la dictó el miedo a perder sus privilegios y su poder, que dependían del emperador romano. Y fue “hipócrita”, porque con el gesto de lavarse las manos, quiso dar a entender que no quería hacerse responsable de una decisión más justa, liberando al prisionero, en el que “no veía delito alguno”, según su propia confesión.

Un juez cobarde, una sentencia injusta, y un reo inocente. La cobardía y la injusticia se alían para condenar al más inocente y benefactor de toda la historia humana.

Pero antes y después de este juicio sumarísimo y de esta sentencia injusta y cobarde… ¡cuántas injusticias, cuántas cobardías, cuantos intereses creados, y cuánta gente y pueblos machacados, marginados por los intereses de los fuertes y la despreocupación de la inmensa mayoría, olvidados de por vida y condenados a sus débiles y escasas oportunidades.

Y la historia más perversa se sigue repitiendo generación tras generación, sin grandes sobresaltos de los que se consideran justos, honrados y solidarios.

Por una parte están los explotadores (los Pilatos sin miedo a enriquecerse a costa de los demás), y por otra parte están los Pilatos que se lavan las manos.

El hambre, la falta de cultura, las carencias de todo lo indispensable para sobrevivir como personas con dignidad, son las consecuencias de las nuevas sentencias cobardes e injustas.

La indiferencia, la falta de solidaridad, el escaso compartir, son las causas, también, de las injustas y cobardes sentencias.

Cristo, el Cristo total, los miembros del cuerpo místico de Cristo, siguen siendo objeto de aquella sentencia cobarde, reproducida en cada tiempo.

Alguna vez he oído a miembros de cofradías,  una frase que se considera jocosa, pero que no tiene ninguna gracia según mi parecer. Es esta: “Gracias a Pilatos tenemos Semana Santa. A punto estuvo de dejarnos sin ella”.

Las semanas de pasión, con los nuevos Pilatos o sin ellos, siguen estando vivas en la carne de tantos hermanos nuestros, hijos de Dios. ¡Ojalá que algún día seamos más conscientes del drama humano!

                                                                                                  Félix González

2 Responses to “Una sentencia cobarde e hipócrita”

  1. Cobarde e hipócrita, yo, cada vez que pienso que fue Pilato, o cualquier otro, o la Conferencia episcopal, o los que critican demasiado a la Iglesia, o …

    Mateo 25, 42-45
    Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber; era forastero, y no me acogisteis; estaba desnudo, y no me vestisteis; enfermo y en la cárcel, y no me visitasteis.
    Entonces dirán también éstos: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento o forastero o desnudo o enfermo o en la cárcel, y no te asistimos?”
    Y él entonces les responderá: “En verdad os digo que cuanto dejasteis de hacer con uno de estos más pequeños, también conmigo dejasteis de hacerlo.”

  2. Todos (casi todos), Susana, tenemos que entonar el “mea culpa”, por todas las csas que tú citas en tu respuesta al post. ¡Qué pena que no seamos más sensibles a las necesfdades vitales y urgentes de nuestros hermanos! (?)
    Cuando se hace algo especialmente mal, se suele decir “no tiene perdón de Dios”. Yo creo que el único que es capaz de perdonar nuestra insensibilidad y falta de solidaridad es Él. Los demás no nos o perdonarán. Un fuerte abrazo.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)