El fabuloso e inabarcable universo

Hace unos días, todavía de vacaciones, leyendo el último libro del controvertido teólogo alemán Hans Küng: “Lo que yo creo”, me llamó la atención una reflexión suya sobre el universo. Hablaba de esos mundos inmensos que superan (por ahora) nuestra capacidad de abarcarlo. Recordaba algunas cifras que había leído sobre esas galaxias que tienen cada una millones de estrellas (todas mayores que el mismo sol), y existen miles de galaxias. Un universo tan inmensamente grande, y cuyas distancias son tan sumamente enormes, que no se pueden medir. Por eso se les da el nombre de distancias “siderales”, que es como decir mucho y no decir nada.

Cerré el libro, y me quedé pensando en la grandeza de ese universo del que se sabe todavía tan poco, pero que sobrecoge.

El hombre, habitante de un planeta pequeño como es la tierra, que se cree el rey del universo y el ombligo del mundo, trata de descubrir el gran secreto al que apenas ha tenido todavía acceso.

El hombre, el terrícola, desea saber si es el único ser inteligente y libre que habita en la inmensidad del cosmos, si existen otros mundos habitados. Y ahí entra la imaginación, y se estudian los llamados “objetos voladores no identificados” (ovnis). Y después vendrán las películas presentándonos a extraterrestres de formas distintas, fruto de la imaginación de los cineastas. Pero en definitiva, seguimos en la misma ignorancia.  No se puede negar la posibilidad de la existencia de otros seres, pero tampoco podemos afirmar su existencia.

En tiempos ya pasados, recuerdo que, incluso, se planteaban problemas de tipo teológico (más fruto de la imaginación que con verdadero fundamento). Por ejemplo, se decía: en caso de que existan otros seres, ¿habrían pecado, también, ellos? Y en caso afirmativo ¿habrían sido redimidos por Cristo? ¿Tendrían conocimiento de Jesucristo?, etc, etc.  Todas esas preguntas no pasan de ser, por ahora, elucubraciones y ganas de rizar el rizo.

La grandeza de la creación nos puede ayudar a considerar la grandeza del Creador. Recuerdo haber leído que uno de los astronautas rusos, al volver a tierra después de un viaje espacial, dijo que allí arriba no había encontrado a Dios. Y me parece lógico y normal, porque si no lo llevaba en el corazón, difícilmente lo iba a encontrar fuera de él.

A Dios no se le puede encontrar por las esquinas del universo, si antes no se le ha encontrado, hecho perdón, bondad y misericordia. Nadie puede “demostrar” la existencia de Dios; pero puede creer en Él por la fe.

                                                                                                               Félix González

2 Responses to “El fabuloso e inabarcable universo”

  1. Me lo compraré mañana a ver si sigue en la línea de sus últimos trabajos. Siempre resulta estimulante un autor tan libre en sus pensamientos

  2. Me lo compraré mañana a ver si sigue en la línea de sus últimos trabajos. Siempre resulta estimulante un autor tan libre en sus pensamientos

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)