Matrimonio, ¿sacramento para quién?

El matrimonio, sea civil o religioso, aparece cada vez más en crisis. Parejas que no se entienden y se separan con cierta facilidad, ya sea al poco tiempo de unirse, ya sea después de muchos años; con hijos o sin ellos. Que de todo hay.

Basta encender el televisor, en cualquiera de los programas del corazón o de noticias baladíes y profanas, para enterarse del gran número de parejas que se separan, con apariencia amigable o no. Y cada día con más frecuencia.

Yo soy partidario de que cuando una pareja no puede vivir relativamente feliz, y no se prevé una posible mejora en el futuro, deben separarse, para no vivir en un infierno, muchas veces insufrible. Pero no debe ser lo normal que personas que se han conocido suficientemente bien durante un tiempo más o menos largo, y dicen haberse querido con tanta intensidad, acaben por no quererse, por no entenderse, incluso por odiarse.

Y aquí entra mi reflexión sobre el sacramento del matrimonio. ¿Muchas veces me he preguntado:¿por qué hay tantas parejas que celebran el sacramento, o lo que muchos llaman “pasar por el altar”, y después se separan con tanta facilidad?

La respuesta es que, ciertamente, lo único que han hecho ha sido, solo, ”pasar” por el altar, como podían pasar por el ayuntamiento o el juzgado. ¿Dónde queda el sacramento en esos casos?

Por eso creo que sería una buena y acertada medida, que todos celebrasen el matrimonio, primero civilmente, y más adelante el sacramento, aquellos que tengan una suficiente estabilidad, y su fe les pidiera celebrar el sacramento.

El matrimonio civil tiene su valor social e histórico; pero celebrar un sacramento es algo propio y exclusivo de aquellas personas o parejas que son creyentes, y saben a lo que se comprometen y el sentido de lo que celebran.

La situación del matrimonio como sacramento no ha estado siempre clara sino que las consecuencias jurídicas y teológicas del mismo se han planteado con todo rigor a lo largo de los siglos X-XIII, sobre todo por obra de la Escolástica (Alejandro de Hales, San Buenaventura, Alberto Magno, etc.). Y no hay que escandalizarse por este procedimiento. No siempre en la Iglesia se consideró el matrimonio como un sacramento, aunque sí como algo querido por Dios. Todo el contexto sacramental se fue definiendo y aclarando a lo largo de siglos, hasta llegar, finalmente, al Concilio de Trento (s. XVI), donde se definieron, definitivamente, los siete sacramentos, y entre ellos el matrimonio.

No seamos puritanos, y tratemos de salvar y colocar en su lugar el sacramento del matrimonio.

                                                                                                              Félix González

 

7 Responses to “Matrimonio, ¿sacramento para quién?”

  1. Según lo que se puede concluir de muchos estudios en Estados Unidos, donde han tenido este problema más tiempo, los que se juntan sin casarse civilmente antes de casarse, sea civilmente o religiosamente tienen mucha más posibilidad de divorciarse. Si el matrimonio civil, que según la doctrina católica para un cristiano no no es más que una suerte de concubinato, se toma como una especie de prueba, es probable que los resultados serán los mismos, más divorcio.
    Además, según la doctrina de la Iglesia la unión sexual de personas no casadas sacramentalmente, no está permitida, es fornicación o adulterio, según el caso. ¿Lo que propone es que la Iglesia promueva la forniicación? ¨¿Cómo cuadra eso con la doctrina clara de la Escritura y la tradición de la Iglesia que rechaza esto. Porque el ideal del matrimonio cristiano es difícil de alcanzar en una época histórica justifica el intento de abandonarlo o diluirlo. Pues la propuesta cristiana siempre ha sido algo muy difícil para cualquiera y sin la gracia de Dios imposible..

  2. Hola Thomas: posiblemente no te falte razón en algunas de tus afirmaciones. Los divorcios y las separaciones están a la orden del día, desgraciadamente. Pero lo que yo quiero destacar en mi b reve escrito es la necesidad de salvaguardar el sentido del sacramento. Sabemos que una parte muy importante celebran el sacramento (se casan por la Iglesia) sin una suficiente razón de fe. Influyen muchas causas: la trdición, la familia, la ceremonia, etc.. Por eso creo que sería necesario no trivializar el sacramento. No olvidemos que no siempre en la Iglesia católica el matrimonio se consideró como sacramento. Y que la Iglesia reconocía el matrimonio civil (según el derecho romano) como válido y querido por Dios. Para revalorizar el sacramento es por lo que creo que sería bueno no recibirlo hasta ue esa unión se consolide y sobre todo se consolide la fe. Claro está que aquellas personas cuya fe está bien araigada podrían casarse desde el principio con celebración del sacramento. Mi propuesta es para aquellas parejas cuya fe no es algo fundamental en sus vidas.

  3. Valiente artículo, Félix.
    Lo suscribo absolutamente.

  4. Very informative and helping us to learn a lot.

    carpetcleaningkamloops.ca

  5. MyLowesLife is an online portal developed by the company to help their employees with tracking the work, viewing the schedule, seeing previous paystubs and managing the benefits and much more… MyLowesLife

  6. Here you can talk to India’s best astrologers, tarot reader, Vastu experts or numerologists over call or order report with just Rs 100

  7. Essay on health & nutrition writing services are essential for college nutrition coursework writing services seekers and Nutrition Research Paper Services.
    https://researchpapers247.com/nutrition-research-paper-services/

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)