Domingo III de Adviento

(Domingo de la alegría)

Nos encontramos ya a la mitad de este tiempo de Adviento, acercándonos, más y más, a la Navidad. Este domingo tercero de Adviento se llama en la liturgia: “Domingo de la alegría”. Un paso más en el acercamiento a la festividad del Nacimiento de Jesús, es motivo de alegría. Y si Vamos avanzando hacia un encuentro mayor con Jesús, todavía es mayor motivo de alegría.

Comienza el evangelio de hoy con una pregunta que hace la gente a Juan Bautista: “¿Entonces, qué hacemos?” El domingo pasado veíamos a Juan predicando un bautismo de conversión. Y la gente de buena voluntad le preguntaba qué tenían que hacer para llevar a cabo esa conversión. No bastaba con remojarse en el río Jordán. A ese gesto había que añadir algo más. Y por eso preguntan: ¿qué hacemos?

Y Juan les va contestando a cada uno según lo que necesitaban. Estas primeras recomendaciones eran para todos en general, servían a todos: “El que tenga dos vestidos que de uno al que no tiene, y el que tenga comida, que la comparte, también”. Después, según la profesión o el cargo que tuvieran les contestaba a cada más individualmente. A los que cobraban los impuestos para Roma (los publicanos) les decía:”No exijáis más de lo establecido; es decir, no os aprovechéis del cargo para robar a la gente.

Algunas gentes se preguntaban si no sería Juan, el Mesías, el Salvador que esperaban. Pero él  lo desmentía categóricamente. Su tarea era prepararle el camino, el que gritaba: “en el desierto, preparad el camino al Señor”. Sobre todo en el desierto de sus corazones.

Pues bien, ¿por qué no nos preguntamos, también, nosotros qué es lo que debemos hacer? ¿Por qué no se lo preguntamos al Señor, en la oración? Ya Juan Bautista nos ha invitado a compartir, a ser honrados y justos… Cada uno debe ver qué es lo que debe ir superando para que la conversión a que es llamado sea de verdad. No se trata de poner parches a nuestra vida: ser un poco mejores, dar alguna limosna… Eso puede estar bien, pero no debe ser suficiente. Examinemos nuestra conducta en todo: oración, trabajo, familia, vecindad, compromiso cristiano… Y veamos por donde puede haber algo que no marche conforme a lo que Dios tiene derecho a esperar de nosotros.

A veces nos encontramos en situaciones en las que no sabemos cómo actuar. Se ofrecen varias alternativas, no todas correctas. Estamos indecisos. ¿Qué hacer? Yo creo que hay una manera de salir del atolladero, preguntándonos con sinceridad: ¿qué haría Jesús en este caso? Y la respuesta vendrá.

Félix González

4 Responses to “Domingo III de Adviento”

  1. […] Domingo de la Alegría, por P. Félix González,ss.cc ,en Corazones en […]

  2. Estemos alegres el Mesias ya está cerca, la navidad se acerca. Conservemos la Oraciòn. Si le preguntasemos a Jesùs ¿Que quieres de nosotros? ¿Cuál es tu actividad en mi, nos portamos como verdaderos cristianos? Estamos en paz contigo?. No nos desanimemos y continuemos sigamos luchando para que entre Jesùs en nuestros corazones, Jesus está aquì el está presente en la Eucaristia, cuando dos o tres personas se reunen en ni nombre allí estoy yo en medio de ellos. En los hermanos/as, sobre todo y principal en los enfermos.
    Hágamosle caso, escuchemosle a Él todo lo que nos quiere decir, y llevemos una vida digna, cristiana como Él quiere que llevemos.

  3. Amigo Gonzalo: Buena reflexión. Seguro que si le preguntamos a Jesús, en la oración,qué quiere y espera de nosotros, escucharemos su respuesta.

  4. I admire this article for the well-researched content and excellent wording. I got so involved in this material that I couldn’t stop reading. I am impressed with your work and skill. Thank you so much.
    Do check
    Telstra email login

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)