XII Domingo del Tiempo Ordinario

coge-la-cruz-de-cada-dia-fa(¿Quién dice la gente que soy yo?)       

 

Ya había mucha gente que conocía a Jesús. Lo habían oído predicar, lo habían visto hacer milagros, compadecerse de los enfermos, lo habían oído hablar del Reino de Dios y de Dios Padre… Pero Jesús se preguntaba qué pensarían de él. ¿Era sólo un milagrero, un vulgar predicador, un presunto profeta? Siente la curiosidad, más bien la necesidad, de saberlo. Y para ello, se lo pregunta a sus discípulos. Ellos, que hablan con la gente, ¿qué han oído? ¿Qué dicen de él? ¿Quién dice la gente que soy yo?

Los apóstoles seguramente habían oído muchas cosas, pero nadie se atreve a contestar a Jesús. Tal vez no le agrade lo que dicen de él, sobre todo, sus adversarios: fariseos, letrados, sacerdotes… Porque los demás, la muchedumbre no tienen un criterio unánime: unos dicen que es Juan Bautista (que habría resucitado), otros que el profeta Elías  (desaparecido ya hacía siglos), o cualquier otro profeta.

Pero, sobre todo, le interesa a Jesús qué es lo que piensan ellos, los que le conocen mejor por vivir juntos, los que le comparten su vida. Y llega la pregunta lógica: Y vosotros ¿quién decís que soy yo?

Todos callan. Parece que tampoco lo tienen muy claro. Tienen miedo a equivocarse en sus respuestas. Es entonces, cuando Pedro, el más decidido, el intrépido, se atreve a hablar por todos, y dice: “Tú eres el Mesías de Dios”. Buena respuesta. Pero ¿de verdad sabía él, y lo sabían los demás, lo que significaba esa afirmación: el “Mesías de Dios”, es decir, el “enviado por Dios”, aquel a quien esperaba el pueblo judío hacía tantos siglos? Fuese lo que fuese, la verdad es que Pedro había dado en el clavo (aunque seguramente  no fuese de su propia cosecha, sino inspirado por Dios).

Y Jesús les dice que no lo se lo digan a nadie. Se lo prohíbe terminantemente (como dice el evangelio). ¿Por qué? Posiblemente porque  prefería que lo fuesen descubriendo por ellos mismos, a través de su Palabra y de sus Hechos.

Nosotros sabemos la respuesta a la pregunta de Jesús. La hemos recibido. Pero ¿la vamos descubriendo en la práctica (no sólo en la teoría) por nosotros mismos? ¿Quién es para ti, para mí, Jesús? ¿Lo vamos descubriendo en la oración, en su Palabra? Sería bueno que nos hiciésemos la pregunta cada uno, y cada uno nos la respondiésemos. Pero no una respuesta de libro, aprendida en la catequesis. Una respuesta vital, fruto de nuestra experiencia, fruto de nuestro trato con él.

Jesús, como hemos escuchado en el evangelio, aprovecha para darles una mala noticia: “Tengo que padecer mucho, ser desechados por los escribas y sumos sacerdotes, y ser ejecutado” Pero a continuación, les da una buena:”Pero resucitaré al tercer día”. Eso en cuanto a él. Pero también hay algo para ellos (y para nosotros):”El que quiera seguirme, que cargue con su cruz cada día”. Seguirle a Jesús no será un camino de rosas, no. La cruz nos saldrá al camino. Y hay que cargar con ella. Eso nos asemejará a Jesús. Porque también habrá una resurrección para nosotros.

                                                                                              Félix González

2 Responses to “XII Domingo del Tiempo Ordinario”

  1. “Y vosotros ¿quién decís que soy yo?”
    .
    ¡Va a llevar una vida el contestarnos a esta pregunta!
    Día a día se nos va desvelando que estamos incardinados a la Realidad de Cristo.
    Nuestra medida de Cristo nos la dará el ser Él.

  2. Cada día será nuevo, y cada día descubriremos una nueva faceta de Jesús. Por eso, también, cada día debemos preguntarnos ¿quien es Jesús?

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)