A propósito del pasaje de Jesús y la Samaritana (Jn 4, 1-42)

jesus y samaritana.     Jesús se ha sentado, junto a pozo, a descansar del camino. Llega la mujer, portando un cántaro para sacar agua.

. Es posible que tuviera sed, agotado del camino. Pero también es una escusa para entablar conversación con aquella persona. La mayoría de las personas necesitan, alguna vez, encontrar un momento de desahogarse con alguien que le dé confianza. Jesús lo sabe y se presta a ello. La mejor manera es comenzar sintiéndose necesitado de la otra persona, que implica confianza: Mujer, dame de beber.

. Jesús se ha rebajado a hablar con ella (Es hombre y además son enemigos irreconciliables). Además estaba mal visto, si no prohibido, que una mujer hablase en la calle con un hombre. Jesús se salta la norma (“No está hecho el hombre para el sábado, dirá en alguna ocasión, sino el sábado para el hombre). Y se arriesga.

. Naturalmente, recibe la respuesta que ya esperaba: ¿”como te atreves a hablarme y a pedirme agua? ¿No sabes que somos enemigos?

.Pero Jesús insiste. No se viene abajo. Algo le dice que aquella mujer le necesita. Por de pronto hay que ir rompiendo las enemistades entre judíos y samaritanos. Y ahora no le pide, le ofrece: “Yo podría darte una agua con la que no tendrías a tener sed nunca más”.

. El tener que ir todos los días (y acaso más de una vez al día) a sacar agua del pozo, es demasiado duro. Le gusta la oferta de Jesús. Pero todavía no se lo cree. ¿De dónde va a sacar el agua, si el pozo es profundo y no tiene cántaro? ¿Eres tú más que nuestro padre Abrahán?

. Jesús insiste: El agua que yo te daría formaría dentro de ti un manantial, y no volverías a tener sed.

. Es demasiado tentadora la oferta, como para no aceptarla. Y la mujer se rinde: Dame de esa agua.

. Pero Jesús sigue con su intención de ayudar a aquella mujer, en la que ha descubierto otro tipo de sed más profunda. Y dice: Anda ve a llamar a tu marido, y vuelve con él.

. Y ahí empieza la mujer a sincerarse, a liberarse, a decir la verdad, aunque la duele descubrirse ante un desconocido. “No tengo marido”.

. Has dicho la verdad. Has tenido hasta cinco; y el que ahora vive contigo no es tu marido.

. La mujer se queda asombrada, reconoce a Jesús como un Profeta. Y muestra interés por otras cosas: ¿Por qué dicen ellos, los judíos, que a Dios hay que adorarlo en Jerusalén, mientras que nuestros padres lo han hecho siempre en este monte Garicín.

. Interesante conversación. Jesús va a quitar obstáculos, prohibiciones, tradiciones. Lo que acerca a las personas es lo importante, no lo que las separa. “Todo eso ya ha pasado, ahora hay que adorar a Dios en espíritu y en verdad, no reducido a un lugar.

. La conversación sigue por derroteros religiosos, que era una de las causas de la enemistad entra las dos razas (judíos y samaritanos). “Sé que va a venir el Mesías; cuando eso ocurra nos lo aclarará todo”.

Jesús ya no anda con tapujos, se declara abiertamente: “Soy yo, que habla contigo”.

Ha ocurrido el descubrimiento más importante para aquella mujer, y tiene que comunicarlo lo antes posible. Corre al pueblo y lo anuncia: He encontrado al Mesías. Venid a verlo. Y todo el pueblo sale al encuentro de Jesús.

. Y muchos samaritanos creyeron en él, por lo que había dicho la mujer Y le pidieron que se quedara con ellos. Tenían mucho que aprender y aclarar.

Jesús no tiene prisa, aunque iba de camino. Se queda con ellos. Al cabo de los días los samaritanos le dicen a la mujer: Ya no creemos por lo que tú nos has dicho; le hemos escuchado y sabemos que este es el salvador del mundo.

_______

Añado unas preguntas para la reflexión personal, por si alguien quiere hacérselas. Será una manera de aplicarse personalmente el evangelio:

1-¿Qué es lo que más me llama la atención de Jesús en este pasaje evangélico? Y ¿Por qué?

2-¿Qué me llama más la atención de la samaritana? Y ¿por qué?

3- ¿Qué me dice este pasaje a mí, para mi vida?

4.- ¿Qué agua nueva necesito que me dé Jesús, y estoy dispuesto a aceptarla con todas

   sus consecuencias?

                                                                                                 Félix González

3 Responses to “A propósito del pasaje de Jesús y la Samaritana (Jn 4, 1-42)”

  1. En estas cuatro preguntas, cada una abre a la siguiente una puerta hacia la Realidad de Dios.

    1.- Jesús tiene/es el Agua Viva .

    2.- La samaritana es la sed y se abre a la posibilidad de saciarla.

    3.- La situación es intemporal y se reproduce en nosotros.

    4.- Si ya soy en Cristo, ya soy el manantial, ya soy.

  2. Susana: buen resumen de las cuatro prteguntas. Muy buena reflexión, para el que quiera entender.

  3. Regardless, I’m directly below now and also might such as notification give thanks to for a phenomenal configuration as well as an all-around interesting internet website. Kindly stand up for the amazing job. when you use a bona fide management, you might be fit for giving instructions.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)