Noviembre en Putina Punco (Perú)

Liz noviembreCelebrar la fiesta de los difuntos aquí en Putina Punco, Perú, es algo peculiar. El sábado 31 la gente que había venido del campo al pueblo, se aglomeraba en las cooperativas para hacer sus compras de los ingredientes para el pan. Algunos comenzaron a hornear ese mismo día, otros hasta el día siguiente; lo importante es que el pan tenía que estar listo para el día primero antes de las doce del día, ya que la costumbre y creencia es que las “almitas” (l@s difunt@s) vienen a partir de las doce del día primero  y se despiden a la misma hora del día dos.

Nosotras las hermanas sscc junto con una familia que nos animó, elaboramos también nuestro pan y empanadas en el horno de leña que tenemos en la parroquia. Para la gente en general, ésta, es una oportunidad para convivir como familia y estar junt@s, es como un día de fiesta y se percibe en el ambiente.

Al preparar la masa, vamos conversando, riendo, bromeando, … y mientras la masa reposa, tomamos nuestra gaseosa para refrescarnos un poco, pues hace mucho calor. Ahora viene el momento de la horneada… y como es primera experiencia para tod@s en hacer pan, los primeros panes se nos queman, pero lejos de molestarnos, eso es un motivo más de risa.

Así nos pasamos la tarde elaborando el pan y las empanadas hasta las ocho de la noche, cada cual sacando su propio arte para darle diferentes formas al pan; pero obviamente sin que  faltaran las formas típicas de este día: las famosas guaguas de pan (pan con forma de bebé).

La horneada fue mejorando un poco, y aunque nuestro pan no quedó tan bien como esperábamos, lo cierto es que disfrutamos mucho de ese momento.

El día dos por la mañana la gente ya comienza a dirigirse al cementerio llevando sus “atados”. Ese día, las personas que tienen almitas recientes, preparan su tómbola:  arreglan la tumba con caña haciendo un arco, luego sobre una tela negra, colocan el pan que hornearon, junto con maná , hoja de coca, cigarros, gaseosa, cerveza, fruta, comida; generalmente lo que le gustaba al difunto o difunta.  . Muchos niños y niñas está listos con sus bolsitas para recoger lo que les van a dar luego de rezar; esa es la costumbre.  Nuestra motivación para ir al cementerio era ver, conocer y vivir esa costumbre; los mismos niños y niñas nos animaron para armar el grupo que iría a rezar. También nosotr@s llevábamos nuestros saquillos, pues éramos much@s, nos organizamos para hacer una sola colecta y luego repartir.

Llevamos las panderetas, el bombo, quenas y zampoña. Comenzamos nuestra aventura a las 9:30 am, en medio de un sol radiante que quemaba. Nos dirigimos hacia  el cementerio,  parecía como un día de campo.  Al llegar al lugar, la mayoría de la gente nos era conocida, pues en varias ocasiones hemos acompañado a enterrar a sus difuntos.

Primero comenzamos ofreciendo nuestra oración, luego algunas personas llegaron a solicitarnos.  Los ojos de l@s niñ@s se abrían cuando nos daban algo y así mismo se entristecían cuando en otro lugar no recibíamos absolutamente nada. Así pasamos la mañana hasta antes del medio día, pues como les había dicho las almitas se retirarían a las doce y para esa hora ya todo tenía  que estar levantado. Era increíble ver que faltando unos minutos para las doce, la gente puntualmente comenzó a bajar del cementerio. Ahora se dirigían a sus casas para almorzar juntos. Nuestro grupo venía feliz, cargando sus dos bultos.

Al llegar a la parroquia nos sentamos en grupo para refrescarnos tomando gaseosa, mientras nosotras vaciábamos los saquillos para comenzar la repartición. La gran sorpresa fue  que habíamos juntado 16 gaseosas de a 2 litros, alcanzaba para cada niñ@;  luego partimos la piña que nos dieron para comer un trocito cada uno y así mismo repartimos lo demás. Sin dar ninguna explicación previa, percibimos que los niñ@s captaron el sentido de ir en grupo y del compartir. Nos pusimos a recrear nuestras experiencia del día, gozando con lo que habíamos vivido; los niños y niñas estaban felices y su felicidad era la nuestra.

Luego para cerrar con broche de oro concluimos nuestra experiencia del día yéndonos al río a nadar; el rico calor que hacía, nos invitaba a refrescarnos con el agua del río.

Tod@s junt@s nos fuimos de paseo,  los niños, niñas y adolescentes estaban felices de que “las hermanas” fueran por primera vez con ell@s al río.

5 Responses to “Noviembre en Putina Punco (Perú)”

  1. la verdad esta linda foto de putina punco

  2. imagenes

  3. la verda esta bonito la imagen

  4. This A Good Way To Appreciate The Teacher As They Put Their Efforts To Train Students. UK Dissertation Writers Appreciates The Teachers.

  5. I Genuinely Appreciated Understanding It. Sitting Tight For Some More Incredible Articles Like This From You In The Nearing Days

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)