¿Qué modelo de catequesis?

   ctequesisComo tantas cosas en la Iglesia, la Catequesis está en revisión desde hace ya bastante tiempo. Revisión que hasta ahora nos ha llevado a la conclusión de que hay métodos que “ya” quedan un tanto obsoletos. Que valieron en otro tiempo, pero que debido a los cambios profundos que se han originado, tanto en las costumbres como en la misma conciencia de las gentes, han perdido su eficacia o actualidad. Todos los catequetas están de acuerdo en ello, y la inmensa mayoría de los catequistas sufren las consecuencias de ese desajuste.

  Lo que ya no está tan claro es el nuevo estilo, los nuevos métodos, la nueva realidad de lo que debe ser la catequesis, o qué nueva dirección habrá que tomar para acometer con eficacia testimonial los nuevos tiempos. Sabemos que ya no todo lo actual sirve, o sirve menos, pero no se ve con claridad lo nuevo. Y no es extraño que sea así, ya que ese desfase está ocurriendo en muchos aspectos de la vida civil y eclesial.

  Este tema de la catequesis es algo que me ha preocupado con frecuencia y desde hace mucho tiempo. A veces la dificultad mayor está más bien en la falta de preparación de los catequistas (pedagógica y doctrinal), aunque no se puede negar que aportan un bagaje impresionante y muy ejemplar de buena voluntad, y de optimismo cristiano.

 Otras veces, el problema está en las orientaciones o costumbres inveteradas poco actualizadas, poco reflexionadas, emanadas de los Secretariados diocesanos.

  Hoy quiero romper una lanza por un tipo de catequesis que puede aportar una cierta novedad. Quiero llamarla: “Catequesis familiar”. Algunos aplican este nombre a la catequesis que se da por una parte a los niños y por otra parte a sus padres. Es un esfuerzo laudable que produce sus frutos y que ayuda a conectar la familia con la catequesis de los hijos.  Pero mi pensamiento va algo más allá, y ahí es donde creo que se da la novedad de la “catequesis familiar”, en el sentido que yo la entiendo.

  La familia no está dividida en compartimentos estancos: por un lado los padres, por otro lado los hijos, etc; sino que forma una unidad que se inter-relaciona fuertemente. Por otra parte se habla hoy mucho de que falla la transmisión de la fe (o como otros gustan llamar, la “educación en la fe”) en la familia. La catequesis de los padres ayuda a subsanar esta deficiencia. Pero me parece que falta una mayor conexión, en el mismo acto catequético, entre padres e hijos.

   Si se recuerda, anteriormente se tenía lo que llamábamos “Misa de Niños”;  después se llamó “Misa con Niños”, porque no parecía acertado separar a los niños del resto de la Comunidad cristiana celebrante. Por último, ha parecido mejor llamarla:“Misa familiar”, a la que se invita encarecidamente a los padres que asistan y participen juntamente con sus hijos.

  Ese sería, de alguna forma, el modelo de “catequesis” que propongo. No separar a padres e hijos a la hora de la catequesis, sino hacer todo el proceso juntos, haciendo desaparecer, incluso, el nombre de “Catequesis de infancia”, y sustituyéndola  por la nueva expresión de “Catequesis familiar” (los nombres también son importantes, porque suelen expresar la idea que hay detrás de ellos).

  No se me oculta que habría que salvar ciertas dificultades prácticas; y, sobre todo, una manera de dar la catequesis, tanto en la elección de los temas, como el modo de exponerlos; usando el lenguaje más cercano a los niños, que posiblemente también se haría más asequible a los padres, porque se evitarían ciertos latiguillos y expresiones, con frecuencia muy clericales y poco asimilables, incluso para los adultos. Es  cuestión de ponerse a reflexionar sobre todo ello.

   En algún próximo post, tal vez me anime a exponer más detalladamente mi propuesta y su posible puesta en marcha. Insistiendo en el enfoque de los nuevos temas. Mientras tanto, lo dejo ahí para que otros, si quieren, lo recojan y piensen también en sus ventajas, para potenciarlas, y en sus dificultades, para tratar de obviarlas en lo posible.

                                                                                                     Félix González, ss.cc.

7 Responses to “¿Qué modelo de catequesis?”

  1. ¡Fíjate, los adultos, si llevan años oyendo homilías!
    Sin la búsqueda en la Palabra (y en su explicación) de los fallos que rodean normalmente nuestras vidas y que desde una comprensión cristiana deberíamos eliminar, no hay evolución personal que valga.
    En las misas de familia, en el colegio por ejemplo, se ha conseguido una infantilización del conjunto que ni despierta a los niños ni interpela a los adultos.
    El mensaje del Evangelio es un mensaje de alta madurez humana. Al no ser así, las palabras y las fórmulas que nombran los misterios, pierden conexión con las vidas particulares y de ninguna manera consiguen producir transformaciones.
    Un ejemplo lo vimos con las Primeras Comuniones, y todos los años pasamos por la Navidad y la Pascua, y las familias (donde cada uno piensa una cosa) no quedan impregnadas de nada nuevo. Tiene más fuerza en estos casos, respectivamente, el traje y la fiesta, la cena y los regalos, y salir pitando de vacaciones.
    “…, buscad y hallaréis,…” (Mt 7,7)
    Falla la búsqueda ¿Qué podría mover a la gente a buscar?
    ¿Mirad como se aman?

  2. No todos se dan cuenta de que han ocurrido cambios muy importantes en la vida familiar, en la sociedad y en los comportamientos personales. Y que todo eso lleva consigo la necesidad de nuevos planteamiento pedagógicos y religiosos.También es verdad que cosas que sirvieron en otros tiempos, ahora no sirven. Ha surgido un hombre nuevo, y hace falta un estilo nuevo. “No se puede echar vino nuevo en odres viejos. A vino nuevo, odres nuevos”. Lo difícil es encontrar los caminos que nos lleven a acertar. Y eso conlleva riesgos.; riesgos que hay que correr para no caer en el inmovilismo. Ahora que estamos en vísperas de Pentecostés, se nos invita a seguir confiando en el Ëspiritu. ¡Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor!

  3. Tienes mucha razón son muros con los que muchos catequistas venimos años pegandonos y denunciando pero pocos nos escuchan
    Como bien dices ha evolucionado todo, el ser humano de hoy no es el de ayer y sin embargo seguimos intentando que llegue el mensaje de jesús de la misma manera que antes.
    Pienso que el primer obstáculo con que nos encontramos es el de la popia Iglesia y a las pruebas me remito, el nuevo catecismo para niños implantado por decreto es infumable de la manera que viene y todos hemos tenido que recurir a materiales complementarios a este catecismo y a mil maneras mas para poder llegar al niño y a su familia, de todas formas sí hay que cambiar el sentido de las catequesis
    -¿ porqué estan enfocadas a los sacramentos?-
    y como tu bien dices debe de ser una catequesis familiar, continuada, que no tenga límite de acabar o comenzar en relación a un sacramento, deben de ser una catequesis continuada y vivida desde la vida parroquial y desde la propia familia, con ello quitaríamos mucha de la parafernalia que están envolviendo ciertos sacramentos.
    Otro asunto es el tema de los catequistas, la mayoría con muy buena voluntad no estamos preparados para afrontar dicha misión, además de vivencia hace falta pedagogía y seguimos dando una catequesis de aprendizaje en torno a un libro mas que de transmitir la vivencia y la Palabra, Jesús sólo se valía de las vivencias diarias y de su entorno para predicar la Palabra, buen método.
    Recuerdo con cariño que una hermana de la congregación me dijo una vez que mi único libro de catequesis fuera la Biblia, la Palabra de Dios y desde luego que tenía mucha razón.
    Bueno de todo esto hay muchas cosas que hablar, muchas que cambiar y espero que nuestra Iglesia pueda darse cuenta de ello – ¡¡ menos mal que tenemos al Espíritu!! y a gentes como Felix y a muchos mas que por lo meno lo plantea y lo denuncia.
    Seguiremos hablando del tema…….

  4. Ana: te has despachado bien.Yo sé que es un tema que te preocupa desde hace tiempo. Los últimos intentos de cambio se han quedado en “agua de borrajas” , y sólo han tratado de lavar un poco la cara. Pero son los “mismos perros atados con los mismos collares”. Yo sé que no es fácil, ni por parte de “los curas” (mucho menos de los Obispos), ni por parte de los catequistas (aunque tengan buena voluntad), ni por parte de las familias. Pero hay que romper una lanza en favor de un cambio real. Y seguir soñando mientras no se pueda hacer otra cosa, pero din desanimarse, formando opinión, y esperando que alguna vez se haga caso al Espíritu. Un saludo.

  5. I appreciate your efforts in preparing this post. I really like your blog articles.

  6. Get the dissertation writing service students look for these days with the prime focus being creating a well researched and lively content on any topic.

  7. I am glad to see this brilliant post, all the details are very helpful and useful for us, keep up to good work.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)