La política

   Nunca he pertenecido a ningún partido político cocongreso_diputados1ncreto y ni siquiera he tenido esa tentación. Por otra parte, puedo asegurar que en ninguno de los actualmente existentes, y seguramente ningunos de los posibles, encajarían mis principios y convicciones.

   Pero el hecho de no formar parte de un partido, no significa que no me interese la “política”. Me interesa y mucho. Y “pasar” de ella me parecería una gran irresponsabilidad. No puedo ser indiferente al modo de organizar la convivencia de los ciudadanos. Todo lo que pertenece a la “polis”, debe afectarme y me afecta. No me puede dar igual que existan unas leyes justas o injustas; no puedo ser indiferente a una ideología u otra, porque en ella se juega la dignidad del hombre y los derechos fundamentales; no valoro igual un estado de bienestar que una situación de carencia para todos. No me es lo mismo un estado totalitario que una democracia, una situación de libertad que otra de esclavitud y censura…. Y así podría ir pasando por tantas cosas  ante las cuales uno no puede sentirse indiferente.

La palabra “política”, al igual que los “políticos”, está muy deteriorada y minusvalorada. Mucha gente está desilusionada por los hechos y las situaciones que los políticos imponen. Pero eso sólo no es la política (aunque forma parte de su juego).

Yo entiendo por política, todo aquello que afecta a la realidad de la familia humana, bien sea a niveles planetarios (globalización), bien sea a otros niveles más reducidos (pero siempre importantes): nacionales, autonómicos, municipales. Todo aquello que afecta a la sociedad en general y a los individuos en particular, forma parte de la política. Y el modo como se resuelvan los problemas o se organiza la convivencia, es política.

Lo que verdaderamente desalienta a la mayoría (especialmente a los jóvenes) y hace que tenga tan mala prensa la política y los políticos, es el modo de actuar de estos últimos; cuando no se guarda el respeto al contrario; cuando se aprovechan de las ventajas que puede acarrear el cargo; cuando privan los intereses creados, sobre el bien común; cuando se endiosan, cuando queda de manifiesto la falta de honradez, etc…

Sin embargo, a pesar de todo, creo que no se puede generalizar con tanta facilidad como se hace en ocasiones. La expresión:¡todos los políticos son iguales!, refiriéndose a los aspectos negativos, se me antoja totalmente injusta. Conozco personas metidas en la política de partidos, que son honradas y buscan el bien común. Esto no quiere decir que siembre acierten. Pero sí que lo intentan.

Otra expresión que se oye con relativa frecuencia es esta:¡la política es una porquería!. Tampoco es verdad. La política es un noble ejercicio, necesario y útil. Solamente es una ”porquería”, cuando se ejerce mal.

                                                                                                             Félix González

3 Responses to “La política”

  1. Es como si la democracia, los partidos, los cauces democráticos, la independencia entre los poderes, los diferentes ámbitos de las administraciones públicas, el Estado laico, ser socios de la UE y del Euro, los derechos a la salud, educación, pensión y desempleo, la libertad de prensa, etc.; pertenecieran a un plano de desarrollo social superior al de los agentes que los desarrollan, concretan o utilizan, sean estos políticos, empleados públicos o ciudadanos.
    Una avanzada maquinaria social, y unos operarios y usuarios que no han evolucionado al mismo tenor, ni humana ni socialmente.

  2. Según Aristóteles el hombre es un animal político por lo que nunca creo que puede pasar de la política, le puede interesar más o menos pero siempre tendrá una tendencia. Distinto es que estemos de acuerdo o no con un partido un otro, con unas tendencias u otras pero nunca nos serán indiferente.
    Como cristiana no me es indiferente, sería volver la espalda a las realidades que vivimos, a los compromisos que puedo adquirir, a la participación en la vida ciudadana y para ello me remito al concepto de los griegos con esta cita:
    “Para los griegos el universo era un producto de la razón, y por lo tanto los mandatos de los dioses se fundaban en ella. La religión era algo muy personal, por ello permitían la libertad de cultos y la libertad de conciencia, en el grado más amplio. En el ideal griego, la vida del hombre tiene que ir en consonancia con las leyes de la naturaleza y los principios de la razón. Al ser el hombre un animal político (Aristóteles y su Zoom politikon) y siendo el Estado necesario para el desarrollo de los ideales humanos, este no necesitaba más justificación. El Estado y el hombre formaban, unidos, un sistema de vida social, y no cabía esperar que tengan aspiraciones contrarias. Todo lo que contribuyera al fortalecimiento de los intereses humanos constituía una función pública”
    Distinto es el uso del sistema político y ahí te doy la razón Félix, hay muchas personas desencantada con los políticos actuales, por ello no digo que no existan los verdaderos políticos de vocación entregados a su compromiso con la sociedad, pero existe más del otro tipo “el politiquillo” más preocupado por sus intereses personales, de partido, etc… que del ciudadano y para eso estamos nosotros, la sociedad, para recordarles cuáles son sus funciones.
    ¡Recuerdo mi época de juventud, época de transición, con ideales y luchando por ellos y con políticos de raza! y me pregunto:
    ¿Qué les ocurre hoy a los jóvenes que pasan de todo? y….
    ¿Qué les ocurre a los políticos de hoy que han olvidado la esencia de la política?

  3. Ana: Te veo muy ducha en cuestiones helénicas. No viene nada mal un poco de ilustración. Interesantes tus últimas preguntas:
    1º¿Qué les ocurre, hoy, a los jóvenes, que pasan de todo? Sencillamente se sientes defraudados, trahicionados. Suelen tener un buen olfato para detectar lo que es auténtico y honrado. Y no lo encuentran, salvo excepciones que confirman la regla.
    2º- ¿Que les ocurre a los políticos de hoy, que han olvidado la esencia de la política? Las cosas que no interesan o que interesan menos, se olvidan fácilmente. Y hoy, la veracidad, la coherencia de vida y de pnsamiento, la honradez, están en baja en la estima de muchos. El afán de medrar y de conservar el privilegio se coloca en primer lugar. ¡Qué pena!

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)