Cristianos, “no-practicantes”

genteCon cierta ligereza y naturalidad, hablamos de “cristianos no practicantes”. Hace unos días el dimisionario Cardenal de Sevilla Carlos Amigo, decía en una conferencia: “eso de cristianos, no practicantes, ¿qué es?”. “Podrán ser cualquier cosa, menos cristianos”, añadía.

Se podrá estar o no estar de acuerdo con su afirmación; pero no cabe duda de que lleva mucha razón. Porque ser cristiano no es estar bautizado, ni se trata de aceptar intelectualmente una serie de verdades teológicas o morales, ni siquiera de conocer el Evangelio. Ser cristiano es tratar (en lo posible) de seguir a Jesucristo en su manera de comportarse (en la práctica). El apóstol Santiago dice:”también los demonios creen, y se estremecen”. Se trata de “seguir”, no de conocer. Los fariseos y doctores de la ley conocían mucho a Jesús, porque le espiaban constantemente;  pero no podemos decir que “siguiesen” a Jesús. Fue en Antioquía donde comenzaron a llamar “cristianos” a los que seguían las enseñanzas de Jesús, tratando de ponerlas en práctica.

Si uno que ha estudiado una carrera universitaria o profesional (médico, electricista…) no ejerce su profesión, no  podremos decir que sea médico o electricista (aunque tenga los conocimientos que le han dado sus estudios). Hay no pocas personas que  ejercen una profesión distinta de la carrera u oficio que han estudiado. Y se les conoce por la profesión que ejercen, y no por los estudios cursados.

Hay muchos que han sido practicantes en su juventud, y después lo van dejando, poco a poco, hasta abandonar por completo la práctica (sacramentos, oración, compromiso, etc…) ¿Cuál es la causa de este alejamiento? No creo que se pueda hablar de una sola causa, ni tampoco que en todos se opere el mismo proceso. Una sociedad y ambiente en el que lo cristiano se va ocultando, si no diluyendo, no facilita la fidelidad. Tampoco lo facilita (y sí lo dificulta) el desenfreno en las costumbres, la supervaloración de las cosas materiales, el confort, la ley de lo más cómodo, ciertas amistades que influyen negativamente, la ignorancia, el desprestigio de la Iglesia en ciertas situaciones, la persecución solapada o descarada por parte de instituciones políticas… Pero sobre todo ello, yo pondría la falta de profundidad y madurez de la fe, que al menor vendaval o constante vientecillo, la debilita o ahuyenta.

No es nada fácil “nadar contra corriente”; exige un esfuerzo mayor, y produce un mayor cansancio.

Otra situación distinta es la de aquellos que no han recibido una iniciación a la fe por parte de la familia (casos normales y frecuentes, hoy día); que sólo tienen, prendidos con alfileres, unos conocimientos mínimos, adquiridos en la preparación de la Primera Comunión, y allí finalizada. Estos, naturalmente, tienen mayor dificultad en vivir la práctica cristiana. Sin tratar de quitar la parte de responsabilidad de cada uno, quiero decir que las causas no son solamente las apuntadas; hay otra razón importante y, a veces, decisiva, que es la poca, y a veces mala, formación que se ha dado a los seglares, unido a lo teórico de esa formación. Seguimos teniendo, en gran mayoría, desgraciadamente, muchos cristianos no practicantes; es decir…

                                                                                                                    Félix González

6 Responses to “Cristianos, “no-practicantes””

  1. Imposible no estar de acuerdo.
    L.G-Carvajal también suele advertir, como escaso, del modo de ser cristiano que responde a que de niños nos dieron cuerda y aún no se nos ha gastado…
    Y tomando estas reflexiones como base, siento que un cristiano no puede quedarse en un determinado nivel. Lo percibido un día, se abre a una visión que supera la percepción anterior. Lo aceptable en una etapa, da paso una exigencia que contenga más presencia. Comenzar a estar en diálogo es más transformador que mantener el mismo monólogo.
    El cristiano, más allá que practicante, debería ser cristiano en evolución. Si reconocemos a Cristo como Camino será porque vamos hacia él, que se muestra cada día más cerca, cada día más íntimo.
    Sabiendo, por otra parte, que los obstáculos, las distracciones, nuestra capacidad de ofender, la dificultad para pensar en el conjunto, nos impiden ir con la mínima celeridad. (Como en los sueños que quieres correr y avanzas muy lentamente).

  2. Totalmente de acuerdo.
    Falta ayuda para pasar de una fe infantil a una fe adulta, al menos en el ambiente en que me muevo.

  3. Esta claro .,adorando,todo se entiende. Cuando las rodillas se doblan , corazon se inclina , la mente se calla ante enigmas que nos soblepasan .Hay esta el cristiano .

  4. Susana: el llegar a ser cristiano es todo un proceso que dura toda la vida, hasta que podamos decir con Pablo:”es Cristo quien vive en mí.” Dicen que el artista, nace. Hablando del cristiano, detemos que decir que”no nace, sino que se hace”. Y esa es la tarea de cada día, cada hora y cada minuto. Todo lo que no sea así ,es perder el tiempo de las oportunidades que se nos ofrecen. Y el tiempo en este caso no es oro, es santidad, fidelidad y vida en Cristo. Chao, Susana.

  5. Querida Ruth: es cierto que la tarea importante que tenemos entre manos es la de ir convirtiendo una fe infantil, inmadura y débil, en una fe adulta. Estoy de acuuerdo en que, a veces, no se encuentran apoyos para ir haciendo ese proceso, pero hay que intentar encontrarlo. La oración (hablar con el Señor, y ESCUCHARLE), es muy importante y eficaz. Él es el mejor maestro y el mejor director. Un abrazo

  6. Veo, Manuela, que sabes recoger, como una hormiguita, todo aquello que es bueno. Sé, además, que sabes poner en práctic todo aquello que lleva a Dios. Gracias por tus aportaciones, que aunque sean cortitas, son muy sabrosas. Lo bueno, si breve, dos veces bueno. Gracvias.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)