Los jóvenes, la sexualidad y la Iglesia

jovenesiglJóvenes, sexualidad e Iglesia, son tres realidades que no se llevan bien. Quiero decir que los jóvenes no aceptan los criterios, normas y mandatos de la Iglesia sobre el tema de la sexualidad. El 75%, según la encuesta de la Fundación Santa María, considera que la Iglesia tiene una postura anticuada sobre la vida sexual. Y creo que no les falta razón a los que así piensan.

Muchas veces me he preguntado el por qué de una postura tan cerrada de la Iglesia, en materia de sexualidad. Se me ocurre que una de las causas,  o “porqués”, descansa en que la iglesia ha sido tradicionalmente (y sigue siendo) regida y  orientada por hombres célibes.

Otra pregunta es, por qué ha dado, y sigue dando, tanta importancia a la sexualidad, a los pecados contra la castidad, que si pueden ser los más frecuentes, no son, de forma alguna, los más graves. ¿Dónde queda la Fe, la Esperanza, y, sobre todo, la Caridad?

Los jóvenes, que con frecuencia se pasan de liberales, pero que no arrastran los viejos complejos de las generaciones anteriores, y que, por otra parte, son más críticos y, tal vez, más clarividentes en algunos aspectos, no pueden entender ese estar a la defensiva con la sexualidad. Y naturalmente no están de acuerdo con la postura represiva de la Iglesia.

Excelentes y muy valorados moralistas, españoles y extranjeros, tampoco coinciden con los cerrados criterios de la Iglesia. Todo ello le debería llevar a reconsiderar su postura.

Es verdad que los jóvenes, para los que no existen límites en muchos casos, no son el último criterio de comportamiento, ni en ese ni en otros temas. No obstante, vale la pena escucharles y tratar de comprender la parte de acierto que puedan tener. Y que tienen. Dios también habla, con frecuencia, por los más jóvenes. Y hay que escuchar sus intuiciones.

La Juventud nunca ha sido cómoda ni fácil en las relaciones con el pensamiento adulto. Yo diría que gracias a Dios. Porque si no fuese así, dejarían de ser jóvenes, para convertirse en adultos inmaduros. El joven debe ser inmaduro, porque no puede menos de serlo. La fruta también tiene un proceso de maduración hasta llegar a su punto. No puede estar madura cuando apenas ha salido de la flor. Un joven, maduro como un adulto, sería un “monstruito”; y los monstruos están bien para los comics, o para asustar a los niños malos. Pero esos mismos jóvenes, cuya normal inexperiencia les distingue de los adultos, tienen una sensibilidad a flor de piel, tienen intuiciones valientes, y muchas veces muy acertadas. Por eso hay que escucharlos. La Iglesia debe prestarles oído con gran interés, máxime cuando los dirigentes eclesiásticos son en su inmensa mayoría, más que adultos, ancianos.

Un diálogo permanente y sincero, presidido por el amor y el respeto mutuo, entre generaciones, sería enriquecedor y muy provechoso para las dos partes. Y en el tema de la sexualidad, tal vez se tendrían que reconsiderar muchos de sus enfoques actuales.

                                                                                                           Félix González

 

17 Responses to “Los jóvenes, la sexualidad y la Iglesia”

  1. Estoy de acuerdo en que estos temas son cuestiones que generan rechazo en muchos cristianos y eso debe llevar a la jerarquía de la Iglesia a replantearse algunas cosas. Pero replantearse no sigifica dar la razón. La Iglesia no se rige por un sistema de televoto como Gran hermano o tantos concursos de la tele, donde el pueblo es quien decide. ¿Debe ser así? Creo que no. También me hago la pregunta desde la perspectiva contraria. A lo mejor la voz profética es ir a contracorriente en estos temas y sobra recordar que a muchos profetas no les hicieron caso. Lo que quiero decir es que me parece que la cuestión es más compleja de lo que ud plantea

  2. Amigo Bueno Mártir: Gracias por tu aportación. Estoy de acuerdo en que la Iglesia no se rige por votos, ni siquiera por mayorías. Tampoco digo que los jóvenes lleven razón en todas sus reivindicaciones; ni mucho menos. Creo que lo digo muy claramente. Ciertaente la cosa es compleja, como tú dices. Lo que quiero decir y digo es que, a veces, los jóvenes tienen ciertas intuiciones acertadas y que Dios habla también por ellos. En definitiva, que la Iglesia haría bien en estudiar profundamente algunas cuestiones sobre el tema de la sexualidad. No se trata de aceptar todo lo que le llega, pero sí estudiarlo y estar abierta a algunos cambios de criterios si se llega a ver con cierta claridad que por ahí pueden ir las nuevas concepciones en algunos temas, Hay muchos buenos moralistas que piden también el estudio de ciertas cuestiones.
    Feliz Año Nuevo.

  3. Feliz Año Felix.
    Totalmente de acuerdo contigo en que “Dios también habla por los jóvenes”… y también en que hay actitudes (pecados) mucho más importantes. Por no decir que muchos jóvenes dan una lección a muchos adultos en facetas como el compromiso, la solidaridad y la coherencia… Y habría que, tal vez, aplicar a nuestra Jerarquía lo del perro del hortelano…jeje. Un abrazo

  4. Como madre, como adulta, como cristiana, como heredera de una moralina que echaba para atrás, me esfuerzo en entender que tienen de contrario al mensaje del Evangelio, las relaciones sexuales…y no lo encuentro.
    Un cristiano con pareja tiene que saber de fidelidad, de confianza, de crecer juntos o respetando los ritmos, de que no empiece y acabe la felicidad en un universo cerrado de dos; pero que todos estos dones se expresen en la forma responsable y natural de relaciones sexuales es, sin duda, otro don de las relaciones personales.
    Quizá sea aplicable lo siguiente: “La verdad no se impone de otra manera sino por la fuerza de la verdad misma, …. ” (Lumen Gentium).

  5. Yo también me pregunto porqué las relaciones sexuales, dan tanto morbo, se consideran “pecado” si no es para procrear etc, etc. No se nos dijo “creced y multiplicaos”?…
    Si es algo inherente al ser humano, y creado por Dios por que es “malo”? …porque proporciona placer?.
    También la comida proporciona placer…y hay que ver como algunos célibes sustituyen el primero por el segundo…(observen : la mayoría de ellos gordos como pavas…)

  6. Ana, perdona, pero me parece de mal gusto tu comentario hacia los célibes…

    No dan ningún morbo las relaciones sexuales, simplemente es saber guardarse de algo tan íntimo como es tu cuerpo , para saber entregarlo a la persona que amas con la bendición del Señor

    Pilar

  7. Estoy de acuerdo, Félix, y quería subrayar la importancia del diálogo. Los jóvenes no pueden aceptar unas normas que les parecen incomprensibles ni necesitan una serie de prohibiciones en materia de sexualidad, sino un diálogo en el que puedan escuchar cómo viven su sexualidad diferentes personas -célibes incluidos- y expresar cómo comprenden ellos la suya. En todo aprendizaje hay equivocaciones, pero puede que nos sorprendiera comprobar cómo en donde algunos solo ven cizaña también crece un trigo que otros no hemos sabido cultivar.

  8. Susana: había que distinguir entre una relaciones sexuales maduras, bien en el matrimonio o en la pareja estable, que no sólamente no son malas sino todo lo contrario. Son la mayor expresión del amor y de la entrega. Y por tanto, entran en el conjunto de la entrega mutua y del don mutuo. Pero no vale lo mismo para las relaciones entre los adolescentes. Todo esto necesitaría un tratado de sexualidad, de madurez humana, de amor y entrega, etc, que aquí y ahora no se puede llevar a cabo.

  9. Ruth: es importantísimo lo que subrayas sobre el diálogo. Las cosas no se aceptan a golpe de mandato. La inteligencia requiere un razonamiento. A veces, incluso, un acercamiento por medio del corazón. Es muy importante para los jóvenes, el que tengan una sana información del sentido de la sexualidad, su sentido positivo y su grandeza. Pero también deben saber usar esos medios: momento, situación, madurez, etc… Un sano y cordial diálogo les ayudaría a los jóvenes a comprender el sentido de la sexualidad.

  10. Pilar estoy de acuerdo contigo en ese saber guardarse, con dominio de sí, para luego donarse en plenitud, con fidelidad y ternura, a la persona amada.
    Pero también me da rabia ver el daño que se ha hecho a muchas personas con una represiva moral sexual …y me viene a la cabeza la frase: “Lían fardos pesados e insoportables y se los cargan a la gente en sus hombros…”
    No está muy lejos la época de los confesionarios donde se preguntaba “morbosamente” sobre los pecados en materia sexual, y no se daba importancia a otros como ostentación, soberbia, faltas de caridad, etc etc…
    Pido perdón por el comentario con respecto a la gula.

  11. Hola Ana, esa época de la que hablas, gracias a Dios ya ha pasado, la Iglesia ha luchado para que eso sea “agua pasada…”, no debemos hablar desde el rencor, la Iglesia ya ha pedido perdón por muchas cosas,,,,lo pasado, pasado está, no podemos, no debemos colgarle a la Iglesia permanentemente los errores cometidos, todos tenemos errores, todos queremos rectificar y ayudarnos los unos a los otros. Ana, tenemos que estar unidos a la Iglesia, que es nuestra familia y defenderla!!!
    A veces, no debemos mirar lo que hacen otros, nosotros , individualmente debemos mirarnos a nuestro interior y ver esas faltas de ostentación,soberbia,caridad…, procurar ir limpiándolas de nuestro corazón para imitar a Nuestro Señor.

    Gracias y recibe un abrazo de mi parte,
    Pilar

  12. La Iglesia, hoy por hoy, no acepta como un bien las relaciones sexuales de unos novios corrientes, que desde luego no tendrán una sexualidad madura (¿!), ni falta que les hace, porque tendrán la suya, la propia de unos jóvenes; aunque tendrán que extremar la responsabilidad para no ‘abrirse a la vida’ antes de tiempo.
    ¿No te parece, que este tema hace agua por todas partes?
    Félix, hay mucha formas de no crecer bien; entre las peores, es abundar en el desprecio a otros. La sexualidad no queda al margen de las situaciones que pueden empobrecer, ya que entraña el riesgo de que los jóvenes individuos no tomen en serio a los otros ni a sí mismos. Por eso deben de recibir educación sexual y sobre todo emocional.
    El tema es capital, pero lo saludable es desligarlo de la moral y el pecado.

  13. Susana, no entiendo bien lo de desligar la sexualidad de la moral y el pecado. ¿Acaso no son morales todos los actos del ser humano y por tanto también la sexualidad? Y si todo lo que hacemos comporta esa dimensión moral, no está de más hablar de pecado, que parece que por haber vivido otra época ahora no se puede hablar de él. Humildemente, y espero que no se ofendan, pero suprimir ese concepto, tal y como a veces, quizás inconscientemente, intentan hacer, es desligar la fe de la vida

  14. Hola, Bueno Mártir:
    .
    Sobre el tema del pecado.
    Es tan importante que he puesto en el comentario un ejemplo de él: “abundar en el desprecio a otros” y añado que, casi todas las situaciones de pecado que puedas imaginar, van a ser concreciones de ese mismo enunciado. El mundo, su mercado, sus reglas caminan en la dirección contraria a la fraternidad que sería el “aprecio activo a otros”.
    .
    Sobre la dimensión moral.
    Estoy de acuerdo, rara vez nuestros actos son neutros. Pero he querido referirme a la moral cristiana. Sin entrar, porque me hastía, en los escándalos perpetrados; sin querer hacer leña con la Jerarquía, que ya tendrá bastante con su conciencia; y sin que sea mi argumento señalar la connivencia de nuestra Iglesia (Iglesia que es de Cristo) con lujo, poder, terratenientes, dictadores, honores y primeros puestos. Si de lo que hablamos es de moral sexual cristiana y Jesús hubiera tenido algo contra los homosexuales, las relaciones sexuales o el fin de un compromiso y la llegada de otro, lo hubiera dicho. Lo que sí dijo en el Evangelio de Mateo fue:
    -Jesús y el adulterio-
    5:27 Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio.
    5:28 Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón.
    5:29 Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo, y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.
    5:30 Y si tu mano derecha te es ocasión de caer, córtala, y échala de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno.
    -Jesús y el divorcio-
    5:31 También fue dicho: Cualquiera que repudie a su mujer, dele carta de divorcio.
    5:32 Pero yo os digo que el que repudia a su mujer, a no ser por causa de fornicación, hace que ella adultere; y el que se casa con la repudiada, comete adulterio.
    Jesús habla desde la posibilidad del Reino, por tanto, de fidelidad, de no romper el compromiso ni con el pensamiento, posiblemente en los versículos 29 y 30 está hablando de todas las formas de violencia y abuso. En el caso del divorcio, (hace la salvedad de la fornicación) Jesús habla novedosamente de no dejar a la mujer en desamparo, como bien han venido las leyes actuales a regular en las sociedades occidentales.
    A continuación sigue con su ambicioso programa moral, iniciado con la declaración de las Bienaventuranzas, y encontramos la perla de:
    5:44 Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen.
    .
    Sobre desligar.
    He pretendido enfocar el problema desde los riesgos, también morales, que tienen los jóvenes por el hecho de comenzar a vivir. Tenemos un cuatro por ciento de anoréxicos, la bebida en la calles es mucho más grave que la situación de orden público porque se están destrozando, las fiestas pueden durar hasta la noche del día siguiente, los macro-botellones están autorizados por los padres y los ayuntamientos y, por descontado, todo lo tocante a las drogas. También, de la necesidad de estar de continuo excitadamente vivo, participa en gran medida la sexualidad y los jóvenes, principalmente los jóvenes irresponsables, pueden hacer un saldo de su cuerpo, contraer Sida, encontrarse con un embarazo y complicarse con un aborto.
    .
    Espero haber sabido exponer mi punto de vista, tengo cuatro hijos adolescentes y mi mejor fuente es querer lo mejor para ellos. Quiero que sepan distinguir los riesgos, la injusticia, las necesidades de los otros y las propias. Quiero que encuentren que Dios es padre-madre y para eso también es importante la clase de madre que soy para ellos. Quiero, en esencia, que entiendan el respeto a los otros como el único camino del respeto a sí mismos.

  15. Sin ponerme de acuerdo con José Antonio Marina, veo que coincidimos en este punto.
    http://21rs.es/news/view/7373

  16. AOL customer service Number, Standard Helpline provides you with the best web administration solution. AOL Tech Support Specialists can access anywhere from any part of the world anywhere. The pool of buyers of callous clients and administrators made it inevitable to help make quality. You can also visit our website http://webslivesupport.com/aol-customer-service-number/

  17. I’m not that much of a online reader to be honest but your blogs really nice, keep it up! 토토사이트

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)