Continuación auto-entrevista

Había prometido continuar con el tema del cielo y el infierno. Lo prometido es deuda, y las deudas hay que pagarlas. Allá va.

Felix-y-hermanos-sscc

 Félix (primero a la derecha) con hermanos ss.cc.

__  Pregunta: Hablemos primero del Cielo. ¿Cómo lo entiendo o me lo imagino?

__  Respuesta: En mi respuesta entra parte imaginativa (¿cómo me lo imagino?). Pero también hay afirmaciones que son lógicas y derivadas de ciertos conceptos admitidos por la teología y por el sentido común (no siempre el más común de los sentidos).

 En primer lugar diré que el cielo no es un lugar a donde se vaya o deje de ir. Tampoco se puede decir que el cielo está “arriba” como se suele señalar cuando se habla de él. El único “cielo” que se encuentra arriba es el firmamento (nubes, estrellas, etc..). Pero el cielo en el sentido escatológico, es sencillamente “el encuentro definitivo y gozoso con el Dios Padre que nos espera”. Nuestro cuerpo material ( el que nos sirve en esta vida para relacionarnos, para vernos, para procrear, etc..) se queda aquí (se pudre, se aniquila, se quema.. ) San Pablo dice que resucitaremos con un “cuerpo glorioso”. Yo no sé si Pablo sabía bien de qué se trataba. Yo, desde luego, no exactamente.

Como todo eso de la resurrección y el cielo es algo que pertenece, como tantas otras cosas, a lo mistérico, no es fácil hablar de ello. Lo que sí cabe es la esperanza y la confianza en el Dios bueno. Si Jesús dijo (en lenguaje coloquial) que él se iba, para marcarnos el camino y prepararnos una morada, eso da paso a la esperanza. Y la esperanza no defrauda. Cuando yo era niño y me hablaban del cielo (bastante desafortunadamente), me lo imaginaba como un gran teatro, todos sentados en butacas cómodas, todos muy serios y atentos, contemplando a Dios toda la eternidad. Siempre era mejor que ir al terrible infierno que se nos pintaba, aunque resultase aburridísimo, a mi corto entender de niño. Hablando del misterioso cielo, la imaginación queda inoperante. Supera todas las posibles imaginaciones. Yo repito que me quedo con ese encuentro maravilloso con el Dios que me ama sin límites. A todo lo demás renuncio a imaginármelo por falta de datos.

 Yo creo que el hecho de que el conocimiento de lo que es el cielo, queda tan en nebulosa a nuestro limitado entender, es lo que hace, que a pesar de la fe, no se encuentren muchas personas que deseen la muerte para encontrarse con ese Dios y ese cielo (que sería lo más lógico). Y por eso, en parte, es tan fuerte el miedo a la muerte, que es, precisamente, la puerta que noss proporciona su acceso.

__ Pregunta: Las cosas que no son evidentes, no suelen quedar muy claras. Y no sé si mi pensamiento ha quedado mínimamente esclarecido. Pero pasemos al tema del infierno. Aunque es menos agradable que hablar del cielo, es algo que está ahí, y no se puede ni se debe soslayar. Este es mi pensamiento acerca del infierno..

__ Respuesta: ¿Existe el infierno?¿No existe? Hoy día hay opiniones para todos los gustos. ¿No va en contra de la misericordia infinita de Dios? Para mí el infierno, al igual que el cielo, no es un lugar (y mucho menos de fuego); es más bien una situación, por la cual el condenado queda privado para toda la eternidad de la presencia y goce de Dios. ¡No creo que se pueda imaginar mayor desolación y pena! El infierno no es algo creado por Dios, algo pre-existente. Yo pienso que el infierno lo hace posible el hombre que decide su destino. Y la razón es la libre elección, fundada en la libertad del hombre.

Dios quiere que todos se salven. De acuerdo. Pero Dios le ha dado la libertad al hombre, que en uso de la misma podría no aceptar esa salvación que se le ofrece. En ese caso, Dios respetaría esa decisión, porque no nos priva de la libertad. Y si uno muere rechazando libre y autónomamente la salvación que Dios le ofrece, en ese momento se crearía el infierno, que, como he dicho, sería esa situación de apartamiento absoluto de Dios. ¿Cabe mayor infierno?

Sin embargo creo que la misericordia de Dios es tan infinita y ama tanto al hombre, que en el último instante de la vida, Dios dará una luz tan grande para ver lo que es estar con Dios y lo que significa quedar privado de Él, que el hombre no podrá menos de elegir libremente lo mejor. Por eso, creo que, aunque la existencia del infierno sería posible, fundado en la libre elección humana, sin embargo, en la práctica, no se debe dar nunca esa situación. Con lo cual contesto a la existencia del infierno, creyendo que podría darse en teoría, pero que en la práctica no se da. Nadie es tan necio, que el momento de elegir su futuro eterno, no elija lo mejor, si se le muestra.

Tengo que estar en absoluto desacuerdo con Santa Teresa (aunque la admiro), cuando decía que, en alguna de sus visiones, veía caer al infierno las almas, como cuando caen en una nevada los copos de nieve.

Hay un teólogo español actual, González Carvajal, que en su libro ”Teología para universitarios” se pregunta: ¿Existe el infierno? Y él mismo se contesta diciendo:” Sí, pero está vacío”. Mi respuesta es algo distinta: No, pero se puede crear en cualquier momento, ya que es una situación, decidida libremente por el hombre.

A mí me queda relativamente claro, dentro de lo que forma parte del misterio de Dios. No sé si otros pueden compartir conmigo esta manera de verlo.

                                                            _______

Nota: Tal vez algún día vuelva sobre otros aspectos transcendentes de nuestra fe: ¿cómo entiendo, en la sucesión del tiempo, la muerte, resurrección, ascensión al cielo de Jesús y el envío del Espíritu Santo?

                                                                                                               Félix González

 

 

6 Responses to “Continuación auto-entrevista”

  1. Lo he leído muy a gusto.
    La imaginación puede dispararse y sugerir estimulantes imágenes; con mi fantasía pienso en una mesa, con una dimensión de más, que permite estar sentado a cada uno al lado de todos los otros. Y eso es para mí estar reunidos en Cristo.
    Con la eternidad quedaría suprimido el tiempo y vibraríamos en un instante eterno.
    Pero lo que intuyo como más apasionante es la exaltación de nuestras emociones. Todas ellas, ensayadas en una larga vida, tienen su razón última en poder desbocarse: la alegría, el entusiasmo, el encuentro, la liberación de perdonar y ser perdonado, los ojos de los otros enamorándonos, el flotar sin peso porque nadie más sufre; todo será ya, besos, comida y bebida, cantando como ebrios y llorando.
    Sobre el infierno, no he encontrado otra diferencia, salvo volver a que “la nada no existe”, en las respectivas respuestas de Luis González-Carvajal y tuya. Qué hermoso sería poder creerlo y que nos conmoviera, que fuera la evolución de nuestro credo, sería gratuito por nuestra parte como siempre lo ha sido por parte Dios: su gracia y la nuestra.
    El “cómo” salvarnos-todos se lo podemos dejar a Dios, el “cuándo” creo que compromete todos nuestros momentos.
    Un abrazo de salvados.

  2. Susana: me gustan tus aportaciones, porque siempre pones entusiasmo, finura, y una gran sensibilidad espiritual. Tu imaginación, tampoco se queda corta a la hora elucubrar. Me gusta. ¡Que Dios te siga bendiciendo!

  3. Thanx for sharing such useful post keep it up :)

  4. I’m really impressed with your article, such great & usefull knowledge you mentioned here

  5. Pretty helpful material, much thanks for this article

  6. thanks for this article https://123gamesfree.com/games-free-jewel-quest/

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)