España, país de misión

Debo confesar que hay algunas  actuaMapaESPANAciones, palabras y gestos de nuestra “jerarquía” (otras veces son ciertas omisiones o silencios) que me producen cierta desazón como cristiano de a pie y como pastor. Y tal vez, mucho más como “pastor”, por lo que lleva consigo de tener que orientar a otros, y debatirme entre lo que mi conciencia (y a veces el sentido común) me dicta y las orientaciones o imperativos que vienen dados.

     Nuestros obispos, a pesar de que hace tiempo ellos mismos dijeron que ”España es país de misión”, no parecen creérselo demasiado. ¿Lo dijeron, acaso, para no desentonar del Papa que había dicho que “Europa era país de misión”, o es que estaban convencidos de verdad de que en eso, también España es Europa? Digo que no parecen estar convencidos de lo que afirmaron, porque siguen actuando como si se tratara de la España católica “de toda la vida”. Y, hermanos obispos, la España de hoy no es católica, aunque todavía se pueda decir que es un país bautizado. Basta mirar los estudios hechos sobre las prácticas cristianas, sobre los valores cristianos, sobre su afecto a la Iglesia, sobre la desconfianza de las enseñanzas de los obispos, etc… Y no hablemos del      alejamiento y pérdida de la Juventud, del abultado colectivo del mundo obrero, de una no pequeña parte de los intelectuales…

 Pero lo peor no es el haberlos perdido; lo es, sobre todo, el no saber cómo recuperarlos.

Cuando, hace unos años, el Papa anunció la necesidad de una “nueva evangelización”, una buena parte de los pastores  nos alegramos porque parecía que aquello era una lucecita que podía prender fuego e iluminar la oscuridad de la fe perdida. Pero no. Aquello no pasó de ser un fuego de artificio, o un fuego fatuo, que se encendió con la mejor voluntad. Se escribieron algunos libros, explicando en qué consistía esa nueva evangelización; pero se quedó en los libros, porque no supimos ponerlo en práctica. Hoy, desgraciadamente, ya no se habla de esa nueva evangelización, aunque en el fondo se reconoce que es necesaria.

   ¡Cuántas energías se emplean, a veces, en causas definitivamente perdidas! ¡Y cuánto prestigio y credibilidad se pierde en cosas menos importantes! Hay cosas esenciales en la enseñanza y práctica de Jesús, en el Evangelio, en las que la Iglesia (en este caso los obispos) deberían poner mucha más “carne en el asador”: dar más importancia a la pobreza de muchos, y las riquezas de tantos; a la marginación en muchos de los ámbitos de la vida humana, en la paz, en el acercamiento real, no a los “hermanos separados”, sino a los “hermanos de los que estamos separados”, el consumismo insultante, unas liturgias de la Eucaristía y de los demás sacramentos, que sean vivas y eficaces en la vida de fe de los creyentes, etc…

     Esta es mi visión, y confieso que como pastor, todo esto me inquieta, me desazona, a veces, y me crea con frecuencia un cierto conflicto a la hora de actuar; aunque no me quita la paz, ni las ganas de seguir trabajando por el Reino. ¿Debo ser fiel a mi conciencia y manera de ver las cosas, o debo renunciar a ello y seguir algunas directrices, o falta de directrices de la jerarquía, con las que estoy en desacuerdo?  Si quiero ser fiel al evangelio, fiel a Jesús, me veo obligado a transgredir algunas normas. Jesús lo hizo frecuentemente, con libertad de espíritu. Y Jesús no sólo fue incomprendido por los de su tiempo, sino que fue considerado como “pecador”: por entrar en casa de un pecador público (Zaqueo), por dejarse tocar por una prostituta (la Magdalena), por curar en sábado, por no ponerse del lado de la injusticia y del poder. Pero fue fiel al Padre y consecuente con su conciencia.

                                                                                                                Félix González

6 Responses to “España, país de misión”

  1. Todos los días deberíamos quedar emocionados por el mensaje del Evangelio. Si una vez lo hizo, y ahora ya no, seremos como los de la sal que pierde el sabor.
    A los cristianos se les debería tener en cuenta, no por el número de ellos, sino porque son capaces de ser reconocidos como diferentes, con un horizonte distinto.
    No sólo son pastores los que llevan ese nombre. Los padres son pastores de sus hijos; los amigos, unos de otros; las relaciones de poder entre cristianos podrían ser irreconocibles; el interés por los problemas de los demás, el tema de conversación; surgirían partidos con propuestas renovadoras o revolucionarias, toda celebración eucarística, una experiencia mística: en latín o sin rigor en la liturgia; etc.
    Si Europa tiene que ser evangelizada, así en abstracto, no es por que haya pocos cristianos, sino porque los que hay, muchos o pocos, no convencen o no convencemos.
    Y la pregunta siguiente es ¿de qué estamos convencidos para después convencer con nuestra vida?
    Ahí, ahí, que no nos termina de cambiar la vida.

  2. Efectivamente, no se trata de cantidad, sino de calidad. Nadie es cristiano por el hecho de estar bautizado, o pertenecer a la secular cristiandad. SDer cristiano es distinto: se trata del seguimiento de Cristo, cuyos pasos nos va señalando el Evangelio. Si no lo vivimos así ¿cómo podremos convencer a nadie de la excelencia de ese seguimiento? Creer es comprometrse. Jesús no jugó a obedecer al Padre, sino que cumplió su voluntad con todas sus consecuencias. Hasta la muerte de cruz.

  3. Soy comentarista nuevo en el blog, como puedes suponer. A través de Fernando Cordero he tenido información de su existencia. La curiosidad y algo más me han impulsado a entrar. He leído varios artículos. Al leer “España, país de misión” he recordado inmediatamente la reunión de hace un par de semanas con los adultos de la Comunidad 12, coincidente día y hora con la que tú tienes los martes.
    Reflexionábamos sobre el evangelio de Marcos. Concretamente Mc 4, 26-32. Terminamos la reunión creo que bastante confortados porque la “semilla” tiene fuerza en sí misma “duerma o vele, noche y día”, germina y crece sin saber cómo… y en el caso del grano de mostaza, las aves del cielo llegan a anidar…
    En algún sentido lo vimos reflejado en nuestra Comunidad. Siguendo con Marcos, la última reunión (Mc 4, 35-41) fue también muy enriquecedora, pues las tormentas y tempestades, a nivel personal y eclesial, somos conscientes de que no harán sucumbir la barca. Jesús es la fuerza de la semilla y está siempre a nuestro lado, aunque, por el momento, nos parezca silencioso y dormido.

  4. Mu y amigo Salvador: gracias por tu sabio comentario. Estoy de acuerdo con cuanto dices. La semilla del Reino tiene potencia y fuerza por sí misma para ir creciendo. Lo que pasa, desgraciadamente, es que ese crecimiento puede irse relantizando por los obstáculos que ponemos en su desarrollo. Y la Iglesia (Jerarquía y pueblo), que no es el Reino, pero es un instrumento para irlo logrando, por su deficiente colaboración puede no estar contribuyendo, en algunos aspectos, en algun tiempo, en algunos sectores, a que el çReino de Dios no resplandezca suficientemente para ser visto por todos. ¡Seguro que tu Comunidad sí que es Reino de Dios! ¡Ánimo! Un abrazo.

  5. І’m gone to inform my little brotɦеr, that he should also pay
    a quick visit this webpage on regular basis to take uρdated from most up-to-date gosѕip.

  6. Within the following report, we’re likely to discuss 5 paid and free composing tools and sites developed to lessen student’s stress and efforts! Discover how to write a cause and effect essay. Discover three ways to organize an outline. Investigate our writing samples. https://dengenchronicles.com/on-the-way-to-writing-a-narrative-essay

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)