“Volverán las oscuras golondrinas”…

Golondrinas_“Volverán las oscuras golondrinas”… pero no “en mi balcón sus nidos a colgar”, como diría el sevillano Gustavo Adolfo Bécquer, creador de las famosas Rimas y de las fantásticas y bellas Leyendas. En primer lugar porque no tengo balcón, sino una simple, aunque hermosa, ventana. En segundo lugar porque ellas han decidido hacer su nido, no junto a mi ventana, sino en sitio más resguardado del viento y de la lluvia. ¡Sabia decisión!

Es verdad que “una golondrina no hace verano”, como diría el gran Cervantes (El Quijote, capítulo XIII, 1ª parte). Pero, aunque estemos al comienzo de la primavera, yo agradezco a estas pequeñas aves blanqui-negras, que se hayan acercado hasta mi casa. Hacía mucho tiempo, años, que no veía golondrinas por estos lares sanfernandinos.

Cuenta una antigua y piadosa tradición que fueron las golondrinas las que quitaron las espinas de la corona de Jesús. Y aunque no sea sino una ficción popular, me caen simpáticas, con su vuelo ligero, su tripita blanca y su negra capa reluciente.

Gozo al verlas ir y venir, trayendo (me imagino) su poquito de barro, que no sé de dónde lo sacan cuando no llueve, en su diminuto pico. Van haciendo su nido con paciencia, y me imagino que con entusiasmo. Va a ser su hogar, el lugar donde unos huevecillos muy pequeños y pintos, darán lugar a los pequeños golondrinos. Para ellas no hay paro laboral, ni crisis económica. Eso es cosa de los humanos, que nos saltamos las normas, queriendo aprovecharnos de las circunstancias, y pagando las consecuencias de tantas incoherencias.

Comentando el comportamiento de estas avecillas, al igual que los demás pajaritos, me preguntaba, hace unos días, una persona, dotada de una gran sensibilidad hacia el reino animal: ¿Quién les enseña esa sabiduría? Cada uno puede darse la respuesta que crea más idónea. Pero no me cabe la menor duda de que hay un Creador que ha puesto su tarjeta de identidad en los cromosomas de estas criaturas, y les ha dado el poder de “crear”.

Mientras el hombre, animal racional e inteligente, es capaz, también, de perfeccionar la creación, también tiene el poder (y lo ejerce) de destruir esa misma creación.

Y después del verano, cuando sus crías sean capaces de volar, se marcharán para siempre de mi lado, y, tal vez, ya no volverán. Así lo dice también el gran poeta romántico del siglo XIX:

                     …pero aquéllas que aprendieron nuestros nombres…

                         ésas… ¡no volverán!

                                                                                                             Félix González

Share

5 Responses to ““Volverán las oscuras golondrinas”…”

  1. Querido Félix, no fueron las golondrinas sino un petirrojo, cuando todavía eran pardos, quien arrancó una espina de la frente de Jesús. Desde entonces, desde tan encomiable hecho, fueron distinguidos por siempre con la mancha de sangre roja que le salpicó al que hizo la hazaña.
    http://4.bp.blogspot.com/_SK_6IFTToCo/TDThoG0RCwI/AAAAAAAAAo8/q1rZwne2GbE/s320/petirrojo.jpg
    .
    “pero aquéllas que aprendieron nuestros nombres…
    ésas… ¡no volverán!”
    Porque G A Bécquer supo que esa intensidad en el amor, no duraría. El momento mágico nunca regresa, y las golondrinas, las madreselvas y las palabras de amor que estuvieron presentes no coincidirán jamás para volver a ser tan feliz.
    Félix, es muy posible, que vuelvan tus golondrinas porque el amor, que has elegido o que te ha elegido, no se desvanece.

  2. ¡Pero qué poetas habéis salido los dos!!!!, qué maravilla, precioso!!!!, Susana, no dejas de sorprenderme, cuando meditas, parece que te sabes la Biblia de memoria, con tus citas,,,,me pregunto: ¿cómo es posible…….?, siempre tienes la contestación acertada y enriquecedora,
    un abrazo/Pilar

  3. Susana: gracias por tu sabia aportación sobre los petirrojos. Veo que eres una experta en ornitología, además de tus conocimientos planetarios y los satélites (sobre la luna ).
    De todos modos llamaré a capítulo a golondrinas y petirrojos, para resolver el comflicto de la corona de espinas.
    La tradición anglosajona se inclina por los petirrojos, pero en mi tierra (en castilla) siempre se ha atribuido lo de las espinas a las golondrinas. Son distintas versiones. Cada cual que se quede con lo que prefiera. Yo como lo aprendí de niño, me quedo con las golondrinas. Aunque seguramente no fueron ni unos ni otras, sino José de Arimatea, en el descendimiento. Nueva versión.

  4. Supongo, Pilar (y no es mucho suponer) que habrás pasado una Semana Santa muy piadosa, dada tu gran sensibilidad. Me alegro que así haya sido.
    Me alegro que te haya gustado el tema de las Golondrinas. Feliz Pascua.

  5. Does your website have a contact page? I’m having problems locating it but, I’d like to shoot you an e-mail.
    I’ve got some recommendations for your blog you might
    be interested in hearing. Either way, great blog and I look forward to seeing it grow over time.

Discussion area - Deja un comentario