Jesucristo-Iglesia

cadenas-rotas

Alguien ha escrito, recientemente, que ”Jesucristo no estaría de acuerdo con la Iglesia”. Esto se ha dicho tantísimas veces, que casi no impacta demasiado. Y, sin embargo, es algo que merece la pena, pensarlo.

Es como si alguien fundase algo, y sin embargo ese “”algo”, después, no respondiese a lo que quiso fundar, directa o indirectamente. Sería un fiasco, y el fundador estaría descontento y en desacuerdo con esa realidad.

Se suele discutir sobre si Jesús fundó, o no, la Iglesia. La respuesta depende de cómo se enfoque, y lo que quiera decir con la palabra fundar.

Ciertamente, Jesús no la fundó directamente, pero puso las bases para que surgiera. La Iglesia surge tras la marcha de Jesús al cielo. Sus apóstoles son los que se encargan de ir fundando comunidades (pequeñas iglesias) por todo el mundo conocido, preferentemente el mundo greco-romano. Después, esas iglesias necesitan unirse, tener unas normas, unos criterios, etc, que van creciendo a través de los siglos. Se va perfeccionando la “institución”, aunque tal vez, se vaya perdiendo entre la masa, la sencillez, la vitalidad y la sensibilidad de Jesús, de los comienzos. Esa Iglesia “universal” se va mirando cada vez más a sí misma, sin tener suficientemente en cuenta a Jesús. Y se va convirtiendo en lo que antes del concilio se llamaba “sociedad perfecta”. Será a partir del Concilio, cuando se retoma el sentido de “comunidad de Jesús”.

La limitación humana, unida a intereses espurios de sus dirigentes y   la torpeza y falta de espíritu evangélico, han ido haciendo que la Iglesia se aparte del evangelio y se mire al ombligo. Naturalmente, esa Iglesia no es la que quiere Jesús, porque se olvida de él, para centrarse en ella misma. Hay un oscurecimiento de Jesús, y un mayor protagonismo de la Iglesia. Por eso, si la Iglesia no pone en el centro de todo su quehacer a Jesús, está falseando sus comienzos y su identidad.

La llegada de Francisco, es como un nuevo aliento, una nueva esperanza; y así lo percibe el pueblo cristiano (e incluso el no cristiano). Este Papa no habla continuamente de castigos, de prohibiciones, de sexo; habla de misericordia (como Jesús); habla de perdón (como Jesús); habla de iglesia de los pobres (como Jesús); habla de salir a las periferias (como Jesús), etc.

Y, en la medida que le es posible, vive lo que predica; a pesar de la contra que encuentra incluso en su entorno.

Ojalá que entre todos, vayamos dando vuelta a la Iglesia para que sea Jesús el que esté en el centro de todos sus objetivos y actividades. Por mucho que haga Francisco, sino los demás no apoyamos, poco se conseguirá.

                                                                         Félix González

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)