Del confinamiento -cenáculo- a la comunidad del resucitado

RESUCITAR A LA COMUNIDAD…

Este tiempo de confinamiento en nuestras casas puede ser laboratorio de salvación y apertura a la verdad de la comunidad. El hombre imagen de Dios, está llamado a ser comunitario, a vivir en fraternidad de criatura con toda la naturaleza, fraternidad humana con todos los hombres, fraternidad confiada y filial con el Padre y en el Hijo. Dejemos que el Espíritu abra nuestros balcones y que el aplauso se haga verdadero en el deseo profundo de construir una comunidad llena de justicia y de paz, de amor para todos  sin dilapidación, ni exclusión.

cuadro1II Domingo de Pascua
No sólo resucitó Jesucristo, sino que con él lo hizo la comunidad. Una vez que Jesús resucita su empeño permanece intacto en el deseo de fecundar la comunidad, de la fraternidad en medio del mundo, que avanza por los caminos del Reino de Dios y su justicia.

La fuerza del resucitado viene en favor de la comunidad para rehacerla y fundamentarla en una roca verdadera, en la fe firme de que el crucificado ha resucitado y vive para siempre. Que la muerte ha sido vencida, que el amor y la justicia han ganado la batalla y ahora todos somos de la vida, el Padre nos ha ganado en su gratuidad de amor extremo en Cristo.

El maestro no se rinde ante el discípulo que fuera de la comunidad se resiste a creer. Lo busca, lo trae al centro de la comunidad, y en ella con un amor infinito le adentra en la experiencia de tocar la muerte vencida para encontrarse con su Señor y su Dios.

Hoy vivir al resucitado es mantenernos en el empeño de una verdadera comunidad en la que cabemos todos y en la que se respeta el camino y el proceso de cada uno en su búsqueda de la verdad y del espíritu.

En estos días que estamos recluidos en el cenáculo por esta pandemia, podemos hacer el proceso de encontrarnos con El, de entrar nuestros dedos en sus llagas y nuestras manos en su costado, para darnos cuenta del dolor del mundo y de los que en medio del dolor se abrazan para consolar, sanar, bendecir, colaborar, entregarse y arriesgar a fondo perdido. Ahí podremos reconocer y recobrar el verdadero rostro del hombre y de Dios.

Ahora que estamos cada uno en nuestra casa, que tenemos que respetar estar recluidos para favorecer a la comunidad, ahora es el momento de convertirnos a la verdadera comunidad en lo humano, lo ciudadanos, lo profesional, lo familiar y también en nuestra fe a nivel eclesial. Recobremos el verdadero sentido comunitario en el que nos hacemos imágenes auténticas de nuestro maestro, él que resucitado siguió empeñado en construir comunidad. Que los aplausos y la reflexión de estos días nos lleven a la verdadera comunidad con la naturaleza, la humanidad y con nuestro Dios. Seres: naturaleza, hombre y Dios

 

What do you want to do ?

New mail

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)