“Los niños, Dios en finito”

  1. “Mira que soy un niño…”

En estos días, no sé  por qué, el corazón y la vida me llaman a fijarme con una sensibilidad especial en los niños que me rodean; quizá porque Sonia nos ha recordado que hace seis años por estos días llegábamos del Perú, un grupo de quince personas- casi todos ellos universitarios-, tras un mes de estancia donde el lema era  más que ir a hacer, “dejarnos hacer”; lo ha revivido con un vídeo (http://www.youtube.com/watch?v=qSc7Drf3g9s)  que compuso Jini y Jofe  con rostros de niños que habíamos conocido allí.

Con esta sensibilidad oro y contemplo personajes de estos últimos tiempos, que en su infancia se hacen revelación para mí del Padre Dios, de su ternura y de su buena noticia, sí en el decir de Ricardo, estos niños son “buena noticia” del que es “La buena noticia”.

Daniel: vivo, atento y disfrutador.

Daniel- hijo de Marieta y Miguel, colaboradores de JEC- es muy vivo, atento y, sobre todo, tiene la gracia de saber disfrutar de cada cosa que hace o hacen a su alrededor. Se ha integrado de lujo en los días que hemos estado en Losar de la Vera con los estudiantes; yo me maravillo y recordando la máxima evangélica de hacerse como niños, pido al Buen Dios, que me ayude a ser así en la vida, y de un modo especial al celebrar la Eucaristía: que yo siempre esté vivo, atento, y sobre todo que sepa disfrutar. El evangelio de hoy lo pone claro: “El espíritu de Dios está sobre mí, me ha enviado a dar la buena noticia…a alegrar” ¿Es que hay misión más importante que dar la alegría, que ayudar a disfrutar de la vida en profundidad?  ¿Y puede alegrar  la vida a los otros alguien que no sepa disfrutar la suya?

Pablo: criado en el templo.

Pablo, el Domingo, mientras yo me acallaba interiormente antes de comenzar la eucaristía, se ha acercado a mí, me ha saludado con alboroz: ¡Hola, Pepe! Y tras darle una voltereta, se ha subido al presbiterio, alzándose ha flexionado el micro hacia él y ha gritado: ¿dónde estás…? Como si estuviera pensando en Dios. El venía a la eucaristía dominical en el seno de su madre Irene y acompañado por su padre, nació y siguió incorporado, allí juega, calla, grita, corre, habla… el templo para él es hogar, fiesta, familia, alegría, gente, pueblo, pan – se come los recortes de las formas que Ricardo, el párroco,  le da como abuelo preferido. Se está criando en el templo, como Samuel y Elí, sólo que su templo  es nuevo, porque está construido sobre la humanidad divina de Jesús, y ahí cabe todo porque no hay separación entre lo sagrado y lo profano; es nuestra casa, porque lo es del Padre que no ha hecho hijos en el Hijo.
Yo, internamente, he pensado en texto bíblico: “mira que soy un niño y no sé hablar…”; pero más la respuesta: “aquí estoy, envíame. Lo que tú me digas yo diré… y siento que quiere que hagamos un templo nuevo que sea plaza pública de hermanos y de ciudadanía, aunque haya resistencia desde las “tradiciones” que son preceptos humanos.

 Pablito: El universitario precoz

Tiene meses, y el otro día vino a visitarme, con sus papis Angelines y Jesús, a la universidad. Nos está dando una lección a todos de lujo, la que Dios da cada vez que una nueva criatura aparece en la historia, “Dios se hace fuerte en la debilidad”. Pablito ha llegado y se está encargando a de organizar la vida de todos los que les rodean: los abuelos maternos hablan de que ellos no sabían que a lo nietos se les puede querer y sentir hacia ellos  lo mismo que hacia los hijos, la abuela paterna habla de jubilación y la razón fundamental es poder disfrutar de esta nueva criatura y no perderse ni un minuto de su infancia, ya que no pudo hacerse con los hijos, los padres duermen menos que él para que él duerma y caminan según el marca con su lactancia y con sus deposiciones, que para eso tiene su personalidad y lo hace cuando quiere, y a todos se nos cae la baba cuando lo vemos, aunque sea dormido ancho y pancho…Qué buena lección para el mundo, y para el espacio universitario en el que nos encontramos la semana pasada: el centro de todo el universo la persona, y no por lo que puede hacer, saber, poder, sino por la dignidad de ser lo que es , un absoluto finito, la forma finita de ser Dios, lo que Dios en Jesucristo ha querido llegar a ser: “Un niño envuelto en pañales y acostado en la fragilidad del pesebre”

 Noelia: La agraciada.

¿Qué nombre queréis para esta niña? Y padres dicen con claridad: NOELIA. El sábado gocé celebrando el bautismo; lo pensaba antes de realizarlo: lo más grande que  hace la Iglesia es bautizar; qué misterio de la grandeza del amor de Dios. El Dios amor nombrando  en su corazón para la eternidad a una nueva criatura, en medio de la naturaleza, de la humanidad, de la Iglesia, de su comunidad parroquial, de su familia. Ella era la más importante para Dios y para nosotros en ese momento, se para el mundo y su  interior y gritaba: Noelia la agraciad de Dios para la eternidad. Y yo sintiendo este misterio disfruté paso a paso de la ceremonia, e hice lo posible para que la disfrutaran todos los presentes, hasta les di a oler el crisma consagrado, que todos alabaron por su perfume agradable; sí el perfume que Noelia tendrá según se vaya enconntrando conscientemente con Cristo en su existencia…

…..: la esperanza.

Y ahora pienso en quien todavía no tiene nombre, pero ya tiene corazón y  está en el corazón de los que le esperan, especialmente Blanca y Ale…. Es una fiesta la que sienten en su interior, porque a las razones personales de sentido y de esperanza, ahora se une la de un ser nuevo, que sin ser suyo, porque es  hijo de la vida, va a ser quien los  posea de un modo único y les motive para seguir esperando y soñando, desde el amor, en una humanidad de luz y de justicia. Te esperamos¡¡¡¡

One Response to ““Los niños, Dios en finito””

  1. Muy de acuerdo. Si en Losar no hubiera gozado de la compañía de Daniel, no habría vuelto igual de contento.

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)