“Existe el infierno”

El infierno de los desahucios

(Publicado: http://www.hoac.es/2012/12/11/el-infierno-de-los-desahucios/)

El otro día me confiaba el arzobispo su preocupación por la doctrina que a veces se enseña tanto en las aulas de teología como en los púlpitos de las iglesias, y hacía referencia, entre otras, a esta cuestión singular del infierno, le había llegado que algún sacerdote negaba la existencia del infierno, aunque seguro que le preocuparía más que se negara la existencia del cielo, cosa que parece que todavía no se ha hecho públicamente; aunque del cielo se habla muy poco, y cuando se hace  no sé yo si da ganas de ir … o como decía el viejecito, al animarle diciendo que iría a la casa del cielo: “como en casa de uno, en ninguna parte”. Yo le daba vueltas después y pensando en las clases que yo imparto y en lo que predico, de alguna manera coincidía con él, y lo explico.

No hay duda que se dan situaciones infernales en la sociedad y en el mundo, y se han dado en todos los momentos de la historia; el momento actual no iba a ser menos, y aquí tenemos la crisis que cada día se despacha con noticias en los periódicos y en las televisiones que nos ponen los pelos de punta. Los últimos datos los acabo de ver desayunando, quinientos desahucios en España al día, trece a la semana en Extremadura… junto a ellos hoy un joven se ha lanzando desde el puente y está muriendo, el otro día se suicidó el jefe de la policía municipal, se vuelven a hacer EREs mortales en empresas de gran alcance en España y en la región, Iberia y Gallardo… y detrás de esas noticias sufrimiento y muerte. Cuando el ser humano llega a estas situaciones de sufrimiento que lleva a la muerte, hay que dejarse interpelar por ellas; es cierto que puede haber bastante de enfermedad y de misterio personal en algunas de ellas, pero eso no debe obviar aquellas situaciones que nos hablan de un infierno creado humanamente que exige responsabilidades objetivas y asunción de culpabilidades personas y sociales.

Los desahucios en España han llegado a provocar muertes, se han dado en contextos de situaciones que tenían todos los componentes de lo que caracteriza a lo infernal: situación de sufrimiento radical, que permanece en el tiempo, ante el que no se pueda hacer nada, y que nos espera solución alguna porque se presenta irreversible; situación radical de no vida y de muerte permanente que impide la esperanza. Estas situaciones de desahucios tienen en muchos casos todos estos componentes, junto a muchas otras realidades de sufrimiento: hambre, paro, droga, maltratos… sin duda se presentan como situaciones infernales en el mundo.

Y son estas situaciones las que reclaman y presentan una cuestión radical: ¿hay justicia y sentido en la vida? Si lo hay tiene que ser total y para todos. Ni que decir tiene que el sentido lo habrá si hay vida recuperada y realizada; pero también el sentido requiere que no quede impune el que crea situaciones infernales, que hacen vivir en el infierno a los otros, en muchas ocasiones a los más débiles, sencillos y pobres de la sociedad. En ese sentido las parábolas evangélicas cobran en la actualidad un valor iluminador tremendo, sobre todo dos de ellas, una la del rico Epulón y Lázaro que hace que el rico tenga que encontrarse con el muro que él mismo levantó ante el pobre con su indiferencia y opulencia indolente, y la otra la de aquel hacendado (Bancos) que ante la ruina pide al todopoderoso que le perdone su deuda (inyecciones de tesoro sin interés), pero al salir a la calle se encuentra con pobres que le deben poquitas cantidades (hipotecados), que le piden paciencia para pagarle, pero los entregan a la justicia, para que los vendan a ellos y a sus posesiones y paguen más de lo que deben, con intereses injustos e inhumanos. Claramente estas parábolas tan vivas demandan justicia y lanzan a los opresores a enfrentarse con la objetividad de su culpa y con la posibilidad real de su condena, de que ellos mismos estén construyendo su propio infierno al crearlo para los demás.

Ciertamente esa es una de las razones en teología para hablar del infierno, las situaciones humanas infernales que reclaman objetivamente la responsabilidad y la culpa de los que las crean, y las encara con ellas para que teman lo que puede ser propio futuro y cambien de actitud.

Como vemos hoy hay que seguir hablando del infierno, que ahí está, pero con modos y lenguajes nuevos. Y lo que está claro en la teología, es que el Dios cristiano ni crea ni quiere el infierno, éste y su posibilidad real, se fundamenta en el mal que el hombre puede realizar y que puede quedar fijado definitivamente para los que lo crean en la tierra a sus hermanos. Para los demás, cristianos y hombres de buena voluntad, ni qué decir tiene, que al igual que Dios ni queremos, ni creamos, ni debemos dejar que otros produzcan situaciones infernales, a lucha abierta contra el infierno de los desahucios, como ha dicho el cardenal Rouco en la apertura de la asamblea plenaria de la Conferencia Episcopal. Así que tarea tenemos los obispos y los curas si queremos explicar en las aulas de teología y en los púlpitos la posibilidad real del infierno, porque solo hay que poner en abierto todas las situaciones infernales que nos rodean de injusticia y sufrimiento radical y, desde ellas, hablar de la responsabilidad objetiva del pecado que las causa y las mantiene, y que provocan tanto dolor y desesperanza, amén de la libertad de la gracia de la salvación que se ofrece pero que de ningún modo se impone. Está visto que a nuestro Dios las imposiciones no le gustan nada de nada, y mucho menos las infernales.

6 Responses to ““Existe el infierno””

  1. Desde luego “Jesús descendió a los infiernos”, tal como lo dice el credo; haberlos haylos, pues (en plural) y los que queremos seguir los pasos del maestro habremos de descender también a esos infiernos que mencionas. Saludos, pepe.

  2. Muy buena lectura social y actualizada de lo que supone el mal como realidad en medio de nuestro mundo; habrá que acoger estos lenguajes nuevos para sembrar el evangelio en nuestra realidad. Como siempre estás sembrado por lo bien que explicas y te explicas, … un saludo

  3. Pero ¿De cuántos infiernos hablamos? De los que hablas tú, ya estaban antes de Epulón. Desde luego a mí me preocupa más éstos que tenemos aquí. Cuando yo esté en el cielo, me va a preocupar poco el otro.

  4. Yo creo que todo infierno tiene su final en Cristo.
    Desde la hégira -en burro o en patera-, hasta el escarnio y la humillación absolutos -preso, torturado, difamado, traicionado, incomprendido por los suyos-.
    Todo comienzo tiene su acabamiento en Cristo. Su vida de amor, mansedumbre y humildad revienta en Gloria el aparente infierno.
    .
    Infierno es todo el sufrimiento antes de liberarlo y en nosotros, los cristianos, que formamos el tejido intrahistórico de Cristo, recae el vivir y respirar en una conciencia de unidad que Dios sabrá cómo concretar:
    ”No seréis vosotros los que habléis, sino el Espíritu de vuestro Padre”. (Mt.10,20)

  5. Bravo Pepe, esto está muy bien hecho. Me gusta mucho lo que has escrito. Una lúcida reflexión escatológica. Se nota que sabes.

    Carlos

  6. Empezare por decir que no soy creyente,me gusta ir con la verdad por delante.
    Soy una persona mayor y he pasado por muchas situaciones dificiles en mi vida.
    Siempre me he hecho una pregunta,que me gustaria se me contestara.
    No somos los mas pobres,los mas beatos,no somos los mas pobres,los que mas robamos,ni cometemos mas pecados que los mas ricos.
    Pero, ¿Porque siempre son los mas ricos,los que abusan de los pobres,los que hacen sufrir sin ningun miramiento a los mas desfavorecidos?
    Y peor aùn, ¿Porque los ricos siempre van de la mano de la Iglesia ? O ¿La iglesia de la mano del mas rico?
    ¿Porque al igual que la iglesia no admite entre sus fieles,incluso excomulga a sacerdotes por razones de ideologia o razon social,No rechaza a esos que se les llena la voca de Jesucristo y el evangelio?

    Si son los que nos unden en la miseria y a algunos los conduce a la muerte,por desesperación,¿porque la iglesia los protege,participa en sus eventos de notoriedad ante el publico?

Discussion area - Dejar un comentario






He leído y acepto las condiciones generales y la política de privacidad


Información básica sobre protección de datos
Responsable: REVISTA REINADO SOCIAL 21RS (más info)
Finalidad: • Gestión de la adquisición del producto, suscripción o donativo, así como la tramitación de los mismos.
• Envío de comunicaciones relacionadas con el proceso de compra, las suscripciones o los donativos.
• Envío de comunicaciones y ofertas comerciales, por diferentes medios, incluidos los medios electrónicos (email, SMS, entre otros). (más info)
Legitimación: Ejecución de una compra online, suscripción o donativo. (más info)
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. (más info)
Derechos: Acceso, rectificación, supresión, cancelación, y oposición. En determinados casos derecho a la limitación del tratamiento de sus datos. (más info)
Información adicional: Puede consultar toda la información completa sobre protección de datos a través del siguiente enlace (más info)
Los enlaces de (más info)